728x90 AdSpace

Artículos
sábado, 30 de diciembre de 2017

Jesús cada domingo: Reavivar la pertenencia


Por Pbro. Dante Gabriel Jiménez Muñoz Ledo


Al celebrar hoy “La Sagrada Familia”, podemos tomar esta hermosa imagen de La Familia de Nazaret. No es una familia normal desde nuestras categorías culturales; parece más bien una familia “atípica” si consideramos que la madre es virgen, el padre es Dios, José ejerce una paternidad legal y espiritual, y el hijo es divino y humano. Sin embargo, esta misma condición a través de la cual Dios ha querido venir al mundo, nos permite comprender que la familia tiene un universo insondable de formas de manifestarse. En el centro de esta familia y de todas las familias del mundo encontramos esta constante: la necesidad de una relación de pertenencia y el lugar en el cual ser educados, instruidos y ayudados a descubrir nuestra vocación más alta.

 Incluso nuestras familias disfuncionales, ¡cuánta riqueza alcanzan cuando se esfuerzan por vivir una sana pertenencia y un proyecto mínimo de familia!

 José y María han insistido en educar a Jesús en la tradición de los que esperaban la liberación de Israel. Llevan al Niño para presentarlo y consagrarlo al Señor. No solo por mera tradición, sino para marcar en la historia personal, familiar y comunitaria, la ascendencia y la pertenencia de Jesús a la familia de Abraham y, así, a la de su Padre Dios.

 A nosotros hoy, nos viene muy bien retomar este sentido vivencial y ritual de nuestra pertenencia. Especialmente ahora, cuando vivimos un tiempo en el que las raíces se pierden en las ideologías del relativismo y el secularismo. Un mundo, además, que no se interesa mucho en dar continuidad a sus instituciones y a la memoria de sus antepasados.

 ¡Qué tesoro tan grande recuperar nuestra pertenencia familiar y religiosa, y tomar vida de esta experiencia!

Intentemos tres actitudes para reavivar nuestra pertenencia

1-Mantengamos el vínculo por la honra

 Nuestros referentes vitales siempre estarán ahí: son nuestros padres y hermanos. Honrar a los padres en la sabiduría sapiencial de Eclesiástico, nos permite recoger las bendiciones de Dios: quedar limpio de pecado y acumular tesoros. Encontrar alegría en los propios hijos y en la oración escuchada, tener larga vida y consuelo.
 ¡Qué gozo inmenso tener la posibilidad de cuidar a nuestros padres en la vejez, y experimentar que nuestra vida tiene un grado de pertenencia a ellos!

2-Vivamos la vida familiar con un sentido de consagración

 En este sentido hay que celebrar la pertenencia cuantas veces nos lo permitan las circunstancias de la vida. Implica crecer en una fuerte espiritualidad de comunión y dejar de lado el pensamiento individualista.
La consagración a la vida y al amor familiar no depende de ceremonias, sino de actitudes; por eso podemos enseñarnos mutuamente, acompañarnos y mostrarnos magnánimos, humildes, afables y pacientes.

3- Hay que sostenerse como piedras vivas

 El anciano Simeón, movido por el Espíritu fue al templo, y encontró a la familia de Nazaret. Estuvo seguro de ver en aquel Niño al Salvador.
Lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios por permitirle tan grande don. Simeón reveló que Jesús sería puesto como piedra de toque para ruina y resurgimiento de muchos.

 Nosotros podemos sostener la vida familiar así, como piedra de cimiento, para levantar el proyecto familiar. La pertenencia implica también esta carga, similar a la de María: “…y a ti, una espada te atravesará el alma”, pero en el propio ejercicio de carga, viene dada la capacidad para dejarse atravesar.
 ¿Quién soy desde mi pertenencia familiar y religiosa?
  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Jesús cada domingo: Reavivar la pertenencia Puntaje: 5 Reviesado por: Diocesis de Celaya