728x90 AdSpace

Artículos
jueves, 11 de enero de 2018

7 remedios alternativos respaldados por la ciencia para el resfriado y la gripe

Detesto estar enferma. Detesto cuando mis hijos se ponen enfermos, detesto cuando mi marido está enfermo y, desde luego, detesto especialmente cuando yo estoy enferma.

Tan pronto como alguien en mi casa cae enfermo por algo, empiezo a rezar para despabilar mi sistema inmune  y desinfecto los pomos de las puertas como si no hubiera un mañana.

Como madre y antigua maestra, estoy dispuesta a probar lo que sea con tal de asegurar que no me contagie de cualquier virus que circule por ahí y también para acortar la enfermedad de mis hijos, que además son asmáticos. Desde aceites esenciales hasta bayas de saúco, he explorado todos los ámbitos curativos.

Como partidaria de la “medicina natural” pero también firme defensora de la medicina moderna, a menudo he tenido la sensación de estar agarrándome a un clavo ardiendo cuando bebo extraños brebajes y rocío aerosoles aromáticos por mi casa, todo con la esperanza de no pillar un resfriado (o algo peor).

Pero resulta que hay un puñado de remedios alternativos demostrados científicamente que podrían acortar o reducir la gravedad de ese temido resfriado común o que te ayudarán a prevenir o plantar cara al virus desde el principio (ya que no existe cura verdadera).

Y ya que normalmente no hay peligro en probar suplementos que refuercen el sistema inmunológico recurriendo al supermercado local (aunque siempre es mejor pedir consejo a tu médico primero, claro), prueba con estos siete remedios que tienen el respaldo de estudios científicos:

Sí, esas pequeñas píldoras llenas de esta vitamina en concreto podrían ayudar a acortar los periodos de constipado, siempre que empieces a tomarlo en las 24 horas siguientes a la aparición de los síntomas del resfriado.

El zinc no reduce necesariamente la gravedad del resfriado, pero un resfriado más corto sigue siendo un gran alivio. En lo referente a ayudar a tus hijos a superar más rápido el catarro, no se han realizado estudios suficientemente concluyentes que demuestren la utilidad del zinc. Con este remedio, mejor ceñirse a su uso en adultos.

Tu tienda local de artículos naturales seguramente tiene todo un refrigerador dedicado a la venta de una multitud de probióticos. ¿Pero merece la pena comprar esas caras pastillas repletas de bacterias “buenas”?

Los estudios dicen que sí, que los probióticos sí contribuyen a mejorar la función inmune y que una dosis regular puede, de hecho, reducir el número de resfriados y la duración de las enfermedades contraídas.

Hay que señalar que en los muchos estudios realizados, los efectos de los probióticos eran positivos, pero marginales, aunque como los probióticos se consideran seguros y sin riesgo, ¡no hay peligro en probarlos!

Hay muchos probióticos seguros disponibles para niños y, en cualquier caso, siempre podéis comer alimentos ricos en probióticos, como yogurt, kombucha y chucrut.

Hay un motivo por el que una taza de té calentita con un chorreón de limón y una cucharada de miel suena tan bien cuando estás enfermo: el limón tiene un aporte extra de vitamina C y la miel tiene propiedades antivirales que quizás impidan la actividad viral en los resfriados.

La miel también ha demostrado ser un excelente inhibidor de la tos y una ayuda para dormir durante un constipado, sobre todo para niños que podrían ser demasiado pequeños para pasarse con los medicamentos antitusivos (eso sí, la miel nunca debe darse a bebés menores de un año).

Es segura y sabrosa, así que la próxima vez que alguno de los niños coja un resfriado, ¡avituállate con miel para ayudarles a mejorar!

Al igual que la miel, usar una irrigación nasal salina es algo totalmente seguro (solo hay que asegurarse de usar agua destilada en vez de agua corriente).

Es un gran remedio para mujeres embarazadas, niños y otros que quizás no puedan tomar remedios tradicionales contra el catarro.

Aunque usar un lavado nasal no prevenga en realidad el resfriado, ha demostrado que disminuye y alivia los síntomas, además de que recupera antes a las personas y disminuye la ingesta de antibióticos.

Puede que usar te resulte extraño al principio, pero merece la pena soportar la incomodidad inicial para conseguir alivio de esos molestos síntomas, ¡sobre todo cuando te ayuda a mejorar más rápido!

La mayoría somos conscientes de que tenemos margen para bajar un poco el ritmo y dedicar tiempo a vivir en el momento (o incluso añadir más oración en nuestras vidas). Resulta que dedicar tiempo a cuidar de nuestra alma ¡puede beneficiar de verdad a nuestro cuerpo!

En un estudio de 2012 financiado por el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de EE.UU., un grupo de adultos se dividió en tres grupos: uno que realizó formación en meditación y mindfulness, otro que realizó un plan de formación en entrenamiento físico y un grupo de control que no realizó nada.

Los del grupo de meditación sufrieron menos resfriados y enfermedades, infecciones más breves y menos graves y faltaron a menos días de trabajo que los demás en el resto de grupos.

El grupo de ejercicio tuvo una ligera ventaja sobre el grupo de control, pero el grupo de meditación experimentó el cambio más significativo. Aunque se trata del primer estudio de esta clase en relación a meditación y resfriados y gripe, definitivamente merece la pena probarlo.

En la misma línea del té caliente con miel, el caldo de pollo suele parecer la cena perfecta para alguien que siente venir el resfriado.

Estudios recientes explican por qué: podría contener una serie de sustancias con efectos medicinales beneficiosos.

La sopa podría ayudar con los síntomas de catarro y otras infecciones respiratorias gracias a un ligero efecto antiinflamatorio.

También se ha descubierto que el caldo caliente de la sopa despeja los senos nasales incluso mejor que beber o sorber agua caliente.

Después de todo, parece que mamá tenía razón: un buen caldito es de verdad una de las mejores medicinas cuando caes enfermo.

Una verdad más de las de las madres: descansar de verdad ayuda a recuperarte de un resfriado común. Intentar tirar para adelante con cabezonería y seguir con el trabajo o las actividades diarias no te va a hacer ningún bien. Así que, durante la próxima temporada de resfriados y gripes, prueba con algunos de estos remedios alternativos y date un buen descanso. Acurrúcate en el sofá con un té caliente, tu caldo y un buen libro y date permiso para descansar hasta que te sientas mejor.

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: 7 remedios alternativos respaldados por la ciencia para el resfriado y la gripe Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos