728x90 AdSpace

Artículos
sábado, 13 de enero de 2018

Los saqueos aumentan “a toda revolución”

El hambre crece en la nación sudamericana; y pese al silencio oficial, se evidencia con acciones cada vez más contundentes. El robo de vacas y la muerte de personas en estas circunstancias dan cuenta de un incremento de la crisis a la que ni el Papa es ajeno.

Por aquello de que “genera zozobra”, la sola mención del término podría generar sanciones a quien la pronuncie en los medios venezolanos, pero es una realidad latente que sigue en ascenso. Se trata de los saqueos, que se multiplican casi tan rápido como las muertes por hambre en la nación sudamericana.

Tan solo el jueves 11 fallecieron cuatro personas, y al menos 15 resultaron heridas durante saqueos de comida en varias localidades del estado Mérida, ubicado en el oeste de Venezuela, de acuerdo con las denuncias de diputados de la oposición que estuvieron particularmente activos en redes sociales.

El parlamentario Carlos Paparoni, quien presidió la Comisión Especial de la Asamblea Nacional encargada de “estudiar la crisis alimentaria en el país”, fue uno de los que subió este tipo de contenidos a la red social twitter, en la que detalló que son varios los “días de conflictividad”.

Posteó la denuncia de saqueos a comercios, camiones “y enfrentamientos con militares”, al tiempo que hizo un parcial balance en el que reportó “cuatro fallecidos, 10 heridos y unos 100 detenidos”.

El video fue uno de los que se hicieron virales esta semana; entre otras razones por la grave novedad de lo que muestra, pues se observa a un grupo de hombres que al grito de “¡Tenemos hambre!” apedrea una vaca para matarla y robar su carne.

Apenas un día antes, se reportaba la muerte de un muchacho con poco más de la mayoría de edad, durante un saqueo a camiones con harina y pollo en Portuguesa. Lamentablemente, el caso no es aislado.

Circula un video en el que se observan los restos de harina de maíz en el piso y a grupos de personas recogiéndola con las manos. A los lados caminan funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, no exenta de la particular crisis humanitaria que vive el país.

Las protestas ocurren en una nación en la que no está “legalmente claro” qué es el odio, en el marco del instrumento aprobado en noviembre de 2017 por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), calificada como ilegal “engendro” político, por el saliente presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, que empezando el año renovó sus autoridades.

De acuerdo con la directora ejecutiva del Instituto Prensa y Sociedad (Ipys) Venezuela, Marianela Balbi, queda a discreción de los entes del gobierno de Nicolás Maduro definir cuándo hay “odio” o se incita esa emoción a través del discurso.

Una herramienta que no define qué se puede ser considerar odio o intolerancia, lo que la califica como una de las leyes más restrictivas de la libertad de expresión en la nación sudamericana.

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Carlos Albornoz, también fijó posición al rechazar las acciones y hacer un llamado a garantizar “el resguardo y protección dentro del marco legal, de las unidades de producción”, que según dijo, “hoy toman un significado sin precedentes en la grave crisis alimentaria que vive nuestra nación”.

Recordó que el sector productivo es hoy “como ningún otro” la principal esperanza “para superar este gravísimo escollo que vive Venezuela”.

Mientras que Paparoni, de su lado, rechazó los actos que ocurrieron en la Hacienda Miraflores en Palmarito, estado Mérida, porque “destruirán con mayor rapidez nuestra producción nacional y traerán más hambre y escasez”.

Ya en la primera semana de enero el cardenal arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Savino, había pedido al gobierno nacional prohibir o limitar el uso de armas de fuego en el control de protestas por alimentos, medicinas y gasolina, a fin de evitar el derramamiento de sangre.

“El gobierno debe impedir los saqueos, pero sin utilizar armas de fuego en las manifestaciones”, dijo, al tiempo que recordó a la administración Maduro su responsabilidad en los hechos al reiterar que: “Esto se evita suministrando los productos de primera necesidad”.

Venezuela sufre un grave problema de desabastecimiento de alimentos e hiperinflación, algo que produce “un sufrimiento muy grande” y una situación que “a nosotros eso nos preocupa”, había dicho.

Mientras que hace apenas 4 días, el Papa Francisco le recordó al mundo a través del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede que Venezuela, una nación en la que piensa “especialmente”, sigue atravesando “una crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes”.

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Los saqueos aumentan “a toda revolución” Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos