728x90 AdSpace

Artículos
sábado, 9 de junio de 2018

Un laico, ejemplo de la santificación de la enfermedad, nuevo santo de la Iglesia

VATICANO, 09 Jun. 18 (ACI Prensa).- La Iglesia católica proclamará santo al laico italiano Nunzio Sulprizio, proclamado beato por Pablo VI en el año 1963 y ejemplo de santificación de la enfermedad y del trabajo.

Nacido en la localidad italiana de Pescosansonesco el 13 de abril de 1817, Nunzio Sulprizio padeció durante su infancia las consecuencias de la pobreza, la enfermedad y del maltrato desde que fallecieron sus padres y fue acogido por su tío materno, que le obligó a trabajar como herrero en condiciones inhumanas.

Lejos de lamentarse, el pequeño Nunzio vio en sus sufrimientos la posibilidad de santificarse. Así, cumplió sin protestar las duras tareas que le obligaba a realizar su tío, que, además, le prohibió acudir a la escuela y casi no le daba de comer.

Como resultado de estas difíciles condiciones de vida, Nunzio Sulprizio desarrolló una grave infección en una pierna que, al no tratarse, le causó una minusvalía. Ni siquiera así su tío se apiadó de él y siguió obligándole a trabajar en las tareas más duras de la herrería e incluso lo sometió a maltratos físicos.

A pesar de ello, el pequeño nunca alimentó un rencor hacia su tío. Acudía a Misa siempre que podía y procuraba rezar el rosario a diario.

Finalmente, la infección de la pierna aumentó, por lo que acudió al hospital donde no quisieron tratarlo por considerar que su enfermedad era incurable. Ante la evidencia de que en esas condiciones no podía seguir trabajando, su tío lo expulsó de casa condenándolo a la mendicidad y a la pobreza extrema.

La situación de Nunzio llegó entonces a oídos de otro tío, militar de profesión, que indignado por la indigencia en que vivía su sobrino lo acogió y lo llevó ante el coronel Felice Wochinger, quien decidió hacerse cargo de él y de su tratamiento médico.

De esta manera, gracias al coronel Wochinger, en 1832 Nunzio, que entonces tenía 15 años, ingresó en el Hospital de Incurables. Allí su salud mejoró notablemente, aunque no llegó a recuperarse del todo, y comienzó a prepararse para recibir la Comunión.

Durante los dos años en que permaneció en el hospital, alternando períodos de notable mejoría de su salud con períodos de empeoramiento, dio muestras de una gran cercanía a Dios: impartía catecismo, preparaba a los pequeños para la confesión y la primera comunión y desarrolló una profunda vida interior en la que la santificación del dolor era la piedra angular de su espiritualidad.

Una vez abandonado el hospital, Nunzio se trasladó a casa del coronel Wochinger, quien lo trató como a un hijo. A él le transmitió su voluntad de consagrarse a Dios. Sin embargo, la infección de la pierna empeoró y el avance de la gangrena se hizo imparable.

Tras meses de grandes dolores y fiebre alta, Nunzio Sulprizio falleció el 5 de mayo de 1836 en Nápoles.

 

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Un laico, ejemplo de la santificación de la enfermedad, nuevo santo de la Iglesia Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos