junio 2012
3D 40 días por la vida 52 Jornada de las comunicacione sociales Aborto Abusos de ministros ACI América ACI España ACI Perfiles ACI Prensa Mundo ACI Prensa Vaticano ACI Vida y Familia ACIPrensa Adoracion Noctura Diocesana Adoración Nocturna Mexicana Adviento Agencia Zenit Agustinianos Aleteia Animacion Aniversario Aniversarios Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Año 1937 Año 1942 Año 1947 Año 1949 Año 1950 Año 1956 Año 1961 Año 1962 Año 1966 Año 1981 Año 1984 Año 1994 Año 1995 Año 1997 Año 1999 Año 2000 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2006 Año 2007 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2014 Año 2016 Año 2017 Año de la Misericordia Año nuevo 2019 Años 20 Años 30 Apaseo el Grande Aplicaciones Android Arquidiocesis de Morelia Articulos Asamblea Diocesana de Pastoral Asamblea Diocesana de Pastoral 2017 Asamblea Diocesana de Pastoral 2018 Asesinatos de sacerdotes Atletismo Audio Aventuras Avisos Urgentes Bajío Basado en hechos reales Bautismo del Señor Bazar de la Fe Beatos de la Diocesis Belico Biblia Bien Común Biografico Boletín Caballeros de Colón Campamentos Capilla del Barrio de Santiaguito Cara a cara Cardenal Cáritas Carmelitas Casa "El Buen Pastor" Casa de Ejercicios de Atotonilco Casa de Oficios Casa de Oracion Silencio y Paz Catedral de Celaya Catequesis Celaya Celebraciones CEM Centro de Tanatologia y Psicologia de Vida AC Centro Humanitario Caminemos Juntos CEPCOM Cine epico Cine Familiar Cine religioso Cineforum Circulares CODIPAC codipaccya Colectas Colegio Mexico Colombia Columna Comedia Comisaria de Tierra Santa Comision de Medios Digitales Comonfort Comunicación Comunicado Conciertos Conferencias Congresos Congresos Eucarísticos Conoce las sectas Conociendo el Seminario Conozca Primero su Fe Conservatorio de Musica Construyendo ciudadanía para el bien común Consultoria Familiar Convivencia Coral La Purísima Cortazar Cortazar. Cristianas de hoy Cristo Cristo te llama Radio Cuaresma Cuasi-Parroquia Fray Elías del Socorro Nieves Cuasi-Parroquia San Juan Pablo II Cuentos Curia Curso Introductorio Cursos Custodia de Tierra Santa Decanato I-San Antonio Decanato II-Sagrario Catedral Decanato III-San Miguel Decanato IV-Divina Providencia Decanato IX - Dolores Hidalgo Decanato V-Apaseo el Grande Decanato VI- Juventino Rosas Decanato VII-Comonfort Decanato VIII_San Miguel Allende Decanato X-San Luis de la Paz Defensa de la Familia Deporte Desastres Naturales Descargables Devociones Día del maestro Dibujos Animados Dimension Apostolado para Laicos Dimension Cine Radio y Television Dimension Prensa Escrita Dimension Vida Diocesis de Celaya Diócesis de Celaya Diocesis de Querétaro Diocesis de Tabasco Divina Misericordia Divorciados en Nueva Unión Documental Dolores Hidalgo Domingo de adviento Dominicas de Maria Domund Drama Edad Media Editorial El Espacio del Padre Carlitos El Evangelio de hoy El Papa El Papa en México El Papel de la Mujer en la Sociedad Actual El Sol del Bajio Elecciones Elecciones 2018 Entrevista Escolapios Evangelio del domingo Evangelio meditado Evangelio. Eventos Fake News Fallecimientos Familia Fantastico Festejos Festivales Festividades Fiestas Patronales Formación Permanente Franciscanos Francisco Eduardo Tresguerras Fray Arturo Ríos Lara OFM Fray Elias del Socorro Nieves Frayñero Gaudete et exultate Guanajuato Guerra Civil Española Hermano Asno Historia Historias cruzadas Historico Homilías Hora Santa Horarios de Misas Ideologia de genero Iglesia Imagenes Imagenes de la Diocesis Indulgencias Infantil Inquietud Nueva Instagram Instituto Misioneras Guadalupanas de Jesús Evangelizador Intenciones de Oración Intenciones para la Santa Misa Interseminarios Intriga Invitación Irapuato ITES Jesus cada Domingo JMJ JMJ 2019 Jornada de las comunicaciones Jóvenes Juegos Olimpicos Jueves Santo Juntos por Mexico Juventino Rosas La Hora de la Misericordia La Hora del Padre Edgar Larrea La Retama La verdad os hará libres La Voz del Pastor Laicos Las Catequesis del Papa Legionarios de Cristo León Libros Liturgia Liturgia de las Horas Madres al Frente de una Familia Mayo mes de la Virgen María MCM Mensaje del Obispo Mensajes Merkabá Mi Nueva Catedral Miercoles de Ceniza Miniserie de TV Minutos para Dios Misa Crismal Misa de Niños Misioneras Guadalupanas de Jesus Evangelizador Movimiento Familiar Cristiano Catolico Musica Catolica Musical Navidad no al aborto No Fake News Nombramientos Noticias Novenas Obispado Obispo Obispo de Apatzingán Obispo Emerito Obispos Obituario Obras Obras de Misericordia OFM OFS Oraciones Oratorianos Ordenaciones Padre Angel Espinoza de los Monteros Padre Carlos Sandoval Padre Dante Gabriel Jiménez Muñozledo Padre Hugo Valdemar Romero Ascencion Padre Samuel Damian Pascual Padre Vidal Rodriguez Turrubiate Panamá Panegírico papa Francisco Párroco Parroquia Cristo Salvador Parroquia Divina Providencia Parroquia El Sagrario-Catedral - Celaya Parroquia Espiritu Santo - Celaya Parroquia Jesus Nazareno Parroquia La Asuncion - Dolores Hidalgo Parroquia La Asunción de María - Celaya Parroquia La Divina Providencia Parroquia La Inmaculada Concepción - Villagrán Parroquia La Resurreccion - Celaya Parroquia La Sagrada Familia - Celaya Parroquia La Santa Cruz Parroquia La Santísima Trinidad Parroquia Ntra Sra de Guadalupe - Cortazar Parroquia Ntra Sra de Guadalupe - Los Rodriguez - San Miguel Allende Parroquia Ntra Sra de los Dolores - Cañada de Caracheo Parroquia Ntra Sra de los Dolores - Dolores Hidalgo Parroquia Nuestra Señora de Fátima - Celaya Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe - Mexicanos Parroquia Nuestra Señora de la Salud - Celaya Parroquia Nuestra Señora del Carmen - Celaya Parroquia Sagrado Corazón - Celaya Parroquia Sagrado Corazón de Jesús y San Andres - Apaseo el Alto Parroquia San Antonio de Padua - Celaya Parroquia San Antonio de Padua - Dolores Hidalgo Parroquia San Felipe de Jesús - Celaya Parroquia San Francisco de Asis - Comonfort Parroquia San Francisco de Asís - Comonfort Parroquia San José - Celaya Parroquia San Jose - Cortazar Parroquia San José - Xoconoxtle - Dolores Hidalgo Parroquia San Juan Bautista - Apaseo el Grande Parroquia San Judas Tadeo Parroquia San Luis Rey Parroquia San Martín de Porres Parroquia San Miguel Arcángel - Celaya Parroquia San Miguel Arcángel - San Miguel Allende Parroquia San Pedro Apostol - Mineral de Pozos Parroquia San Pedro y San Pablo Parroquia Virgen de las Tres Ave Marías - San Luis de la Paz Parroquia Virgen de los Pobres Parroquia Virgen de los Pobres - Celaya Parroquias Parroquias Ciudad Episcopal Parroquias Foráneas Partituras Pascua Pasionistas Pastoral Campesina Pastoral de la Cultura Pastoral de la Familia Juventud Laicos y Vida Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral del Turismo Pastoral Familiar Pastoral Juvenil Pastoral Liturgica Pastoral para la Comunicación Pastoral Profetica Pastoral Social Pastoral Vocacional Paz y Bien para los Hermanos de Hoy Peliculas Peregrinacion Anual a la Montaña de Cristo Rey Peregrinaciones Periodico Redes Persecucion Religiosa Platicas Cuaresmales Poesia religiosa Politica Posada Sacerdotal 2018 Presbiterio Preseminario Procesiones Profanaciones Promocion Vocacional Provida Provincia Eclesiastica de Morelia Provincia Eclesiástica del Bajío Provincia Franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacan Proyecto Familia Unida Purisima Concepcion Quienes somos Radiovaticano Rectoría Cristo Rey - Apaseo el Grande Rectoria San Martin de Terreros Rectoria Santa Ana Rectoria Santa Teresita - Dolores Hidalgo Rectoria Santuario de Guadalupe - Celaya Rectoria Templo de El Carmen Rectoría Templo de San Francisco-Celaya Rectoria Tercera Orden - Dolores Hidalgo Rectorias Rectorias Ciudad Episcopal Rectorias Foráneas Reflexion del Domingo Regnum Christi Religion Religión Reportajes Representación Via Crucis Resurreción Retiros Rosa Guadalupana Rosario Viviente Sábado Santo Sacerdotes Sacerdotes Operarios Diocesanos Sacrilegios Sagrado Corazón de Jesús San Luis de la Paz San Miguel de Allende Sanación y Liberación Santa Misa en vivo vía TV Santuario de La Villita - Apaseo el Grande Sector Matrimonios Semana Santa Semillas para la Vida Seminario de Celaya Seminario Diocesano Seminario San Felipi Benizi Seminaristas Serie de TV Servidoras de la Palabra Servidores de la Palabra Servitas Siervos de María Siglo XIII Siglo XIX Siglo XVI Siglo XVII Siglo XX Sistema de Información del Vaticano Sitio de Jericó Slider Talleres Tarimoro Telefilm Television Catolica Templo de la Cruz - Rectoria - Celaya Templo de La Piedad - Rectoría - Celaya Templo de Los Remedios - Comonfort Templo de Maria Auxiliadora - Rectoria - Celaya Templo de San Francisco - Salvatierra Templo Tierras Negras - Celaya Toluca Toma de posesion Ubicacion Universitarios Vía Crucis Viacrucis Vicaria de Pastoral Vida Vida Consagrada Vidas de Santos Video Viernes Santo Virgen de Guadalupe Virgen Maria Visita del Papa Francisco Visitas Pastorales Celaya Vocación Vocero de la Diocesis Voto Yeshua Zona Norte Zona Sur

Pbro. Juan Galván Sánchez
Para quien conoce, ha caminado y saboreado la Sierra Gorda en el noreste del estado de Guanajuato, comprenderá el por qué Dios ha dado a la gente de esa parte de nuestra entidad y Diócesis un cariño especial por las cosas de Dios. 

El contacto con la naturaleza y el silencio propio de la serranía, son las condiciones perfectas para que el alma se ponga en comunicación con su Creador, con nuestro Padre Dios.

Esa es la sensación que uno tiene cuando uno platica con el Padre Galván Sánchez, forjado enmedio de una familia humilde cuyos padres inculcaron en sus hijos el amor al Santo Rosario y a la Santa Misa, elementos que en conjunto crean las condiciones para que Dios pose su mirada en ésta y conceda la gracia y don de la vocación sacerdotal.


Tranquilamente sentado en una de las sillas giratorias del espacio que ocupa la Vicaría Episcopal de la Comisión Diocesana de Pastoral de Comunicaciones, empieza a narrar un poco de su vida y de los antecedentes que le llevaron de la mano al llamado al sacerdocio, hecho que se concretó el 29 de junio de 1991, es decir, hace 21 años.

- Sus papás, ¿quienes fueron?, le preguntamos al Padre Juanito, como sus amigos y hermanos sacerdotes en ocasiones le llaman.

Con voz pausada y amable, va respondiendo. Don Victorino Galván Arvizu y Doña Eugenia Sánchez Arvizu conformaron una familia con seis hijos que la bendición de Dios otorgó a este matrimonio. Originario de la comunidad de San José de la Cruz, en el municipio de San Luis de la Paz, considerado la puerta del noreste de Guanajuato. Una comunidad en plena zona serrana.

SAN JUAN DE LOS RANGELES.- Escuela Primaria
"Ignacio Zaragoza", donde iniciara estudios el Padre
Juan Galván Sánchez.
Recuerda que la mayor parte de la niñez la realizó en San Luis de la Paz y "seguimos conservando la casa paterna", indicó. Esto mantiene la estrecha relación con sus raíces serranas, las cuales se ve de inmediato las mantiene vivas en su persona.

Sus primeros estudios los realizó en la primaria Ignacio Zaragoza, en la comunidad de San Juan de los Rangeles, para de ahí pasar a la cabecera municipal de San Luis de la Paz y cursar el nivel medio básico en la Escuela Secundaria Técnica No. 25, ubicada a la salida de la comunidad de Pozos, Gto.

No tarda en salir la sonrisa. "Yo lo que quería era llevar la especialidad o Taller de Mecanografía. Al final, la tecnología que acabé llevando fue la de Electricidad. Deseaba mecanografía porque quería darle oportunidad al gusto que tengo de escribir, pero el cupo estaba saturado e involuntariamente - o voluntariamente por parte de la escuela- me echaron a ese taller".

Hace aparición el suave llamado de la vocación al sacerdocio: Al final, ni técnico agropecuario, ni bachiller, ni profe.

"Al terminar la secundaria, nace la pregunta entre los compañeros: Y tú, Juan ¿A dónde te vas a ir? En aquel entonces, había pocas opciones en San Luis de la Paz. Los jóvenes ludovicenses sólo teníamos tres opciones. Una, los estudios de nivel medio superior de corte agropecuario en el llamado CETA No. 34, localizado en la Comunidad de La Huerta, a un costado de la carretera 57 que lleva a Piedras Negras, Coah. La segunda, la Preparatoria Oficial y, la tercera, estudiar para maestro de primaria, es decir, la Educación Normal Primaria en la escuela San Luis Rey. Eran las únicas opciones".

SAN LUIS DE LA PAZ.- Templo Parroquial
de San Luis Rey.
"Algunos de mis compañeros hablaban de irse a estudiar a la Universidad de Chapingo. Otros, acudir hasta Celaya al Instituto Tecnológico. Otros más a los planteles en Querétaro o de San Luis de la Paz".

"Pero, ya llevaba yo algunos elementos que me iban a empujar a estudiar y llevarme a algo sobrenatural. En alguna ocasión, mi familia, de catolicismo arraigado y de rezo de todas las noches del Santo Rosario, ya fuese mi madre o mi padre quienes dirigieran esta devoción y que no faltaba, además de acudir a la Santa Misa, ayudaron a conformar ese llamado. Yo pienso que aquí está parte de la clave".

Eran noches donde en el silencio de la Sierra Gorda o en la tranquilidad de San Luis de la Paz, donde el aparato de televisión o la computadora conectada al internet no se convertían entonces en el estorbo para manifestar, en un acto de amor, la devoción a Cristo y a su Madre. La pobreza material se convertía en gran ayuda para la Pobreza de Espíritu y se transforma a Dios en el Sumo Bien, Todo Bien, el Bien Total. El único tesoro para el corazón. De ahi la grandeza de las familias nacidas en estas latitudes. En ese ambiente fue creciendo la semilla sembrada en quien ahora es el Padre Juan Galván.

"Asi que", continúa narrándonos el Padre Juanito, "al término de mis estudios de secundaria, tuve el deseo de acercarme al párroco de la Parroquia San Luis Rey, en aquel entonces el Padre Manuel Urbina Mendoza".

"En mi interior consideré y contemple la posibilidad del sacerdocio, entrar al Seminario. Sin consultar a nadie, yo sólo acudí a ver al Señor Cura de la Parroquia de San Luis Rey".


Mons. Alberto Suárez Inda,
Arzobispo de Morelia
"Hable con el Padre Urbina y le dije que tenía inquietudes de entrar al Seminario y él muy amablemente me dio la carta, que es el documento necesario para acceder a esta máxima casa de estudios eclesiásticos de la Diócesis de Celaya, para acudir a ver a Don Alberto Suárez Inda, ahora Arzobispo de Morelia y en aquel entonces primer rector de la Diócesis de Celaya".

"Acudí primero con la carta al Obispado, lugar que años después se convertiría en el actual sitio donde presto mis servicios administrativos. Eran los tiempos en que el Padre y Pastor de nuestra Diócesis lo era Mons. Victorino Alvarez Tena".

"Aqui conocí a Don Alberto y las cosas se dieron fácilmente, con elementos de aprecio y afecto hacia mi. Se dio el caso que ya había pasado el preseminario, sólo faltaba el examen de admisión en el Colegio Marista, que en aquel entonces era la institución educativa que nos ofrecía sus espacios para cursar el bachillerato. Presente el examen, lo pasé e ingresé", sonríe.

El 8 de agosto de 1981, inicié mi presencia en el ambiente de la formación hacia el sacerdocio ministerial, ya en el ambito eclesial. Es decir, cumpliré 31 años de esta presencia en nuestra Diócesis, lo dice con alegría.

Mons. Jesús Humberto Velázquez Garay
En el caminar del llamado al sacerdocio hay momentos de crisis. En algún momento se dio esto, preguntamos al Padre Juanito. "No considero que hubiese momentos de crisis, pero sí incertidumbre sobre cuál camino seguir. Sobre todo, esto se dio en la etapa de filosofía. Sin  embargo, al finalizar este período de formación quedó clarificada la opción vocacional".

Sus padres, quienes gozan ya en el cielo, alcanzaron a ver y disfrutar en sus corazones devotos las ordenaciones diaconal y presbiteral de su hijo. ¡Cuánta alegría no debió darse en estos hermanos al ver el fruto de la oración familiar diaria en la casa, concretada en una vocación sacerdotal!

Hay un momento de reflexión que se plasma en la mirada del Padre Galván y dice: "Mi padre falleció el día que cumplí 41 años. La muerte es tristeza, pero a la vez es alegría para el corazón del cristiano. La tristeza del momento de la muerte queda eclipsada por la esperanza en la resurrección", acotó el presbítero.

El 29 de junio de 1991, a los 10 años de haber ingresado al Seminario, es ordenado sacerdote por la imposición de manos de Mons. Jesús Humberto Velázquez Garay. Tenía el Padre Juanito 27 años de edad cuando el Señor lo llamó y aceptó seguirlo renunciando a todo.

Recorriendo la Diócesis.

SAN DIEGO DE LA UNIÓN.- Templo
Parroquial de San Diego de Alcalá
El Padre Juanito se reclina sobre la silla giratoria, mira hacia el techo y empieza a recordar su peregrinar de servicio por la Diócesis durante estos 21 años.

Su primer destino, la Parroquia San Diego de Alcalá, en el municipio de San Diego de la Unión. Mi primer párroco, recordó, lo fue el Pbro. Miguel Vázquez Lino, actual párroco en Rincón de Centeno, recordó con nostalgia.

"Posteriormente, acudí a estudiar a la Universidad Pontificia de México, para obtener el grado de licenciado en Derecho Canónico", indicó.

Regresé al Seminario Diocesano de Celaya siéndome encomendada la tarea de Coordinador Vocacional, teniendo como Rector a Mons. Luis Lozano Velasco.

De ahi, se me envió a Dolores Hidalgo CIN, Gto., a la rectoría del Templo de la Tercera Orden, iniciando ese período en la Parroquia La Asunción. Posteriormente se me destinó al Templo de San Felipe de Jesús, en la colonia Benito Juárez, de la ciudad episcopal y que casualmente será erigida parroquia

Finalmente, soy enviado al templo de la Santa Cruz, en la calle de Morelos, donde soy el actual rector. Dicha rectoría se encuentra dentro de la jurisdicción de la Parroquia La Asunción, puntualizó.

CELAYA.- Templo de la Santa Cruz
En cuanto a los cargos ocupados en la diócesis, el Pbro. Galván Sánchez ha sido decano en el Decanato de Dolores Hidalgo, sumando un global de siete años en este servicio.

También ha ocupado el cargo de Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico, con un total de 4 años de servicio.

Pasó luego a ejercer durante cinco años, el cargo de Vicario Judicial en el Obispado.

Es invitado a integrarse a la planta de formadores docentes del Seminario Diocesano de Celaya y se convierte en Profesor de la asignatura de Derecho Canónico a los formandos del nivel de Teología.

Mons. Lázaro Pérez Jiménez, III Obispo de Celaya, le da el nombramiento de secretario canciller y moderador de la Curia, que es su cargo actual, desde el año 2007 como secretario y desde el 2010 a la fecha, moderador. Esta última función se la asigna el actual Obispo de Celaya, Mons. Benjamín Castillo Plascencia

¿Cuál es su recuerdo más grato en su vida presbiteral?, cuestionamos a nuestro entrevistado.

No necesita pensarlo mucho. "Mi recuerdo más grato en mi vida presbiteral, es el inicio de mi ministerio, que  muchos sacerdotes consideramos como el "primer amor". Una entrega total a los fieles en el servicio, sobre todo en las comunidades. Se auna a esto la respuesta y disposición de las personas para recibir el mensaje. Esto da una conexión espiritual. Percibía la aceptación primero del mensaje y luego del portador del mensaje".

Su recuerdo más triste, ¿Cuál ha sido?, preguntamos con respeto.

"Quizá lo más triste, en lo humano para mi, fue la enfermedad de mi madre. Durante 10 años casi postrada por un derrame cerebral, afectándole su capacidad motriz. Se prolongó, pero fue una cruz llevadera con la ayuda de Dios".

"A lo largo del tiempo he ido consolidando la fe. Esto a través de las circunstancias y un sentido profundo de pertenencia a la Iglesia. Verla realmente como una familia y como lo que es".

"Es una familia en donde no hay vinculos de sangre, pero sí vinculos espirituales muy fuertes. En mi caso, ese pasar de los años ha logrado ello. Esto mismo hace que tenga el propósito de seguir sirviendo y trabajando".


El Padre Juanito, ya casi para terminar la amena entrevista donde devela parte de su vida, de los inicios de su vocación y de su servicio sacerdotal, nos pide tomar nota de lo siguiente para sintetizar este caminar y su estrecha relación con Cristo y su Iglesia, sembrada y cultivada en la oración y la Sagrada Eucaristía por sus padres: "Una frase de Juan Pablo II y que hago mía: ver el pasado con gratitud, vivir el presente con intensidad y el futuro con esperanza".

Un recuerdo que nos sirve de remate y reflexión sobre esta vida familiar y sacerdotal del Padre Juanito nos lo presenta con sencillez, en una actitud nacida en el ambiente de la Sierra Gorda, en la alegría de la música campesina serrana, del Huapango Arribeño y de la pobreza ancestral que la gente del noreste de Guanajuato vive desde hace muchos años, entre el caminar de horas en las terracerías y veredas para llegar a su destino y el duro trabajo en la tierra de temporal que reseca espera las lluvias vidas del Golfo de México:

"Ya siendo sacerdote, cuando ya no estaba mi papá, a veces llegaba yo a la casa de mi mamá, en esas salidas de visita a la familia". 

"Ya no rezábamos el Santo Rosario. Ya no estaba el jefe de la casa y mi mamá pasaba por los padecimientos de su derrame cerebral". 

"Pero mi madre tenía siempre estas palabras para mí: Reza por lo menos un Padre Nuestro antes de acostarte".

Para muchos fieles de la Diócesis de Celaya, hablar del Padre José Margarito Ceballos Vázquez es recordar homilías dichas con vehemencia, con voz fuerte y ronca y con mucho real sentimiento y emoción.

Es recordar a un confesor con palabras recias para el pecador que no se arrepiente, buscando hacerle conciencia de sus pecados y de lsa ofensas cometidas contra Dios, y de palabras de consuelo para el pecador que se arrepiente, reiterándole lo grande de la misericordia de Dios y el amor que el Señor tiene para con sus hijos.


Al cumplir en este 2012, el 30 de agosto, 53 años de vida sacerdotal, era obligado entrevistarlo. No costó mucho trabajo. Sus palabras fluyen,, los recuerdos se agolpan en su memoria y a sus 79 años de edad pareciera estar viendo pasar con nitidez y claridad las escenas que componen toda una vida dedicada a Dios y al prójimo.

No puede quitarse de encima, para quienes lo vemos y lo hemos conocido de cerca, la sencillez que le viene de sus raices familiares.

José Margarito fue el cuarto de los 11 hermanos nacidos del matrimonio de Don Leonardo Ceballos Cervantes y de Doña María de Jesús Vázquez Rivera, quienes ya gozan de de Dios y que eran originarios del municipio de Abasolo, a unos pocos minutos de la ciudad de Irapuato, rumbo a Pénjamo y a La Piedad, Michoacán.

Hace 13 y 9 años respectivamente, dice el padre Margarito, a quien cariñosamente así llamamos desde hace muchos años, entraron ellos a la Casa del Padre. Siempre los tuvo junto a él en sus años de ancianidad hasta que el Señor los llamó a su presencia, cuando estuvo en la Parroquia Inmaculada Concepción, en la ciudad de Villagrán, Guanajuato.

Fuimos una familia numerosa, reconoce el sacerdote diocesano. Empieza a pasar lista: Catalina, María del Socorro, finada. María Leonor, finada. José Margarito, María de Jesús, Jorge. Daniel, María Dolores, María del Carmen, Luz Maria y Salomón.

Abasolo, Guanajuato, a principios del Siglo XX, lugar
de origen del Padre José Margarito Ceballos Vázquez.
Creció en un ambiente de piedad. Mi papá fue un administrador de una hacienda muy grande, pero nunca faltaba a la Santa Misa del domingo. Recuerdo que mi mamá le decía: "Oye, dinos que dijo el Padre en Misa", y mi papá nos llevaba la hojita del domingo, donde venía la Palabra de Dios y nos explicaba el Evangelio del día.

Mis padres fueron personas muy piadosas. En la casa se rezaba el rosario y recuerdo, cita el Padre Margarito, que de niños mi mamá nos llamaba de uno por uno. Ella en su silla, y nos ponía todos los días y de rodillas a rezar un Padre Nuestro, tres Ave Marías y la oración que toda madre enseña a sus hijos: "Ángel de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día".

Sobre el cómo se dio el llamado a la vocación, que fue lo que activó el encaminarse a la formación sacerdotal, tiene una explicación que se asemeja mucho a la de otros sacerdotes de nuestra diócesis: Fui acólito, responde.

¿Cómo me fui al Seminario? Responde rápido y empieza a hablar con ese tono de emoción que ya le reconocemos cuando habla de las cosas queridas, de los recuerdos amados y nostálgicos. Habla con respeto de quien le acompañó en esos momentos de su vida. Pareciera que está en el instante mismo en que los vivió.

Fui del grupo de acólitos de mi pueblo, explica. Era en ese entonces mi párroco, allá en Abasolo, el padre Ramón López Lara. Fue un hombre de intensa piedad eucarística y siempre lo veia haciendo oraciòn ante el santísimo.

Cierra los ojos. Pareciera estar viendo al padre López Lara de rodillas, frente al sagrario, frente al Santísimo Sacramento del altar: "Cuando se ponía a orar, parecía una estatua. Estaba inmóvil. Concentrado". Narra el padre Margarito que admiraba también mucho al Señor Cura por sus homilías, sencillas pero profundas y recuerda que este buen sacerdote, para el bien de sus fieles y la formación humana y cristiana de ellos fundó una pequeña escuela parroquial auxiliado por su vicario, el Padre Guadalupe Patiño, quien fuera condiscípulo de quien fuera posteriormente Arzobispo de Morelia, Mons. Estanislao Alcaraz y del padre Don Manuel Pérez Gil, reconocidos en la historia de la Iglesia diocesana de Morelia.

Fueron estas cosas las que empezaron a mover en el interior del entonces jovencito José Margarito el deseo y el discernimiento a la vocación sacerdotal. Nos daba clase el Señor Cura y su Vicario, recuerda y fue entonces que me conmovió, por todo lo que he dicho, la figura del Señor Cura y fue lo que me hizo pensar.

Sigue y dice con emoción: Es donde vi la encarnación de Cristo en un hombre. Su modo de mucha caridad para con la gente. Era un hombre muy amable. Mostraba, plasmaba los rasgos del pastor fuera de serie.

Nuevamente, el Padre Margarito cierra los ojos. Pinta a detalle la escena en donde ve que en su natal Abasolo había dos centros de vicio y el párroco López Lara, acompañado de una persona minusválida, de nombre Carlos Lara, salían por las noches en dirección de dichos tugurios, no para sumarse a la clientela, sino para sacar a cuanto personaje encontrara en esos lugares y mandarlos a sus casas.

Pero no solo eso. Al Padre López Lara le fluía la imaginación, y a semejanza de los primeros misioneros que recorrieron las México y las tierras de la Arquidiócesis de Morelia, escribía sus propios dramas teatrales y con ello catequizaba a la gente. No olvida el Padre Ceballos Vázquez que su párroco formó un equipo de gentes que se destacaron en el arte dramático.

Fue esta gracia externa del Padre López Lara lo que me hizo pensar en el sacerdocio.

Fue así como llegó el momento de darles a sus padres la noticia. Cuando les comunqué que me iba al Seminario, nos cuenta, como que no vi mucho entusiasmo, pero mi mama era muy respetuosa. Me dieron la bendicion, y dejaron que Dios hiciera el resto.

De ahí, sólo una vez me visitaron en el Seminario, precisamente cuando estaba yo en segundo de Latín, recuerda con precisión y nostalgia.

Fuí alumno fundador de la Escuela Apostólica Santa María de Guadalupe, que se ubicó en Salamanca, Guanajuato. Corrían los años cuarentas. Esta escuela fue fundada por Mons. Luis María Altamirano y Bulnes, Arzobispo de Morelia de 1941 a 1970. Este centro fue un lugar para recibir a los aspirantes al Seminario de Morelia en la zona del Bajío. Se envió como director al Padre David Gómez y como subdirector al padre Jesús Murillo Díaz, recién llegado del Seminario de Montezuma.

Montezuma era un seminario localizado en los Estados Unidos, cerca de nuestra frontera, donde fueron enviados seminaristas mexicanos en tiempos de la persecución cristera.

De esta escuela apostólica en Salamanca pasamos al Seminario de Morelia. Era diciembre de 1947, cuando el Padre Margarito tenía 15 años de edad.

Recuerdo que en ese entonces entramos cerca de 100 estudiantes al Seminario y el grupo se fue conservando. Cuando llegamos a primero de filosofía todavía eramos un grupo muy numeroso, cerca de 60, siendo vicerrector en ese entonces el padre Antonio Álvarez.

La Arquidiócesis de Morelia, de gran tradición en la formación de muchísimos sacerdotes en la historia de la Iglesia en México y de muchos obispos y arzobispos que ha dado a la Iglesia Católica tenía una característica que el mismo Padre Margarito expone: Se nos enseñaba mucho sobre la obediencia y entender y hacer nuestro que el superior, en este caso los padres formadores, el rector, eran imagen de la voluntad de Dios.

Esto respondía mucho al concepto de Santo Tomás de Aquino en cuanto a la obediencia: es la obediencia el abandono de la propia voluntad en manos del superior y al principio paulino de que toda autoridad, viene de Dios.

Es así que se formó en los sacerdotes de la Arquidiócesis de Morelia un concepto fundamental que es propio de la disciplina en la Iglesia. Se nos reiteraba constantemente que el clero de Morelia debía distinguirse por su obediencia. No dejaba de recordársenos y poner de ejemplo la actitud de obediencia del mismo Cristo y sus palabras en Getsemaní: Padre, que no se haga mi voluntad, sino la tuya.

Mons. Manuel Pérez Gil,
quien le dijo al entonces seminarista
Ceballos Vázquez:
Tu no eres estrella fugaz.
Hubo un aparente momento de crisis vocacional en el camino de formación de quien llegaría a ser el Padre Margarito. Explicó que empezó a ver que de aquel nutrido grupo de 100 seminaristas, la cifra empezó a disminuir.

Comencé a darme cuenta que los mejores, los compañeros de más calidad empezaban a desertar. Recuerdo, narra a detalle, que me acerqué al Padre Manuel Pérez Gil, director espiritual y quien llegaría a ser con el tiempo primer Obispo de Mexicali y luego Arzobispo de Tlanepantla, y le dije: "Ya me voy, los mejores ya se estàn saliendo".

Sentado frente al escritorio donde se desarrolla nuestra entrevista, el padre Margarito clava la mirada fijamente hacia el mueble en cuestión y pinta la escena.

Al final, el padre Pérez Gil me dijo -cuenta-: Tú no eres estrella fugaz.

Pascual Ortiz Rubio.
Luego, como para animarme, saca una caja de galletas, de esas de Surtido Rico. Me la pone enfrente y sin esperar más, el entonces jovencito José Margarito se emociona y dice al padre Pérez Gil: "¿Todas?"

La respuesta parece sacar de balance a un desprevenido padre director espiritual que solamente contesta: "Ándale pues".

Como detalle interesante y sólo para pintar de quién se trataba el Padre Pérez Gil, el Padre Margarito señaló que había sido sobrino de un expresidente de la República, de Don Pascual Ortiz Rubio, un hombre bueno que fue fastidiado durante su corta estancia en la primera magistratura por el iniciador de la persecución contra la Iglesia, Plutarco Elías Calles.

Los padres formadores en el Seminario, siempre deben ser de lo más selecto de la diócesis.

Al entrar al tema de quiénes fueron sus formadores en el Seminario de Morelia, el padre Margarito hace patente una memoria fotográfica y un recuerdo con cariño, nostalgia, cariño y respeto.

Mons. Jesús Tirado Pedraza
En Morelia, explica el presbítero, era un equipo de maestros sacerdotes que he considerado como lo maximo. Ya desde ese entonces, la Iglesia  marcaba que el equipo formador fuera integrado por lo mas selecto del clero de la diocesis.

Fue una gracia tremenda para nosotros. ¿Quiénes integraban este equipo formador de aquel entonces?

Don Jesus Tirado Pedraza era el rector y quien con el paso del tiempo se convertiría en Obispo Auxiliar de Morelia y luego primer Obispo de la Diócesis de Ciudad Victoria, Tamaulipas y al final, Arzobispo de Monterrey, tocándole el honor de ser el encargado de recibir y ser visitado en ese tiempo por el Beato Juan Pablo II, Papa.

Luego, como vice-rector, el Padre Don Antonio Álvarez, hombre que amaba con pasión al Seminario. Hombre inteligente y sabio y que era muy callado.

El multicitado sacerdote Don Manuel Pérez Gil y González, maestro formador que nos daba clase de castellano, geografìa y luego director espiritual. El padre Manuel Castro Ruiz, quien daba clase de Matemáticas y director espiritual, quien después se convertiría en Arzobispo de Yucatán.

Mons. Manuel Castro Ruiz, uno de los
maestros del Padre Margarito.
Entre estos formadores se encontraba también alguien muy amado y querido por la diócesis de Celaya y quien entonces fuera el padre Don Victorino Alvarez Tena, ecónomo del seminario, originario de Puruándiro, Michoacán y quien dio clase de latín al ahora padre Margarito.

 Con el tiempo, este maestro se convertiría en el primer Obispo de la Diócesis de Apatzingán y luego primer Obispo de la Diócesis de Celaya.

También fue de ese equipo de formadores el padre Nicanor Escobedo, quien tenía como ascendente genealógico en línea recta a Tangáxoan Tzíntzicha o Tangáxoan II, último rey purépecha y quien pidió a Hernán Cortés le cediese a uno de Los Doce, llamados así los primeros doce franciscanos enviados por la Iglesia Católica a México para evangelizar nuestro paísprimer franciscano a las tierras de Michoacán. Este sacerdote nos daba clase de filosofía.

Otro de mis maestros lo fue el ahora Mons. Luis Muñoz Ledo Cabrera. El nos daba clase de latìn y fìsica. El padre Muñoz Ledo pasaría a ser con el tiempo segundo vicario general de la Diócesis de Celaya y ahora rector del Templo de la Preciosa Sangre, en Apaseo el Grande, Guanajuato. Mons. Muñoz Ledo fue también egresado del Seminario de Montezuma.

En sus anécdotas, el Padre Margarito recuerda que Mons. Muñoz dijo esto: "El día que cumpla la edad canonica -75 años de edad- voy a poner mi renuncia para dar buen ejemplo al clero". Y efectivamente, cumplió lo dicho.

Otro maestro lu fue el Padre Eliseo Albor. Nos daba clase de Teología Dogmática.

Ejecución de Tangáxoan II. Mural
de O´Gorman.
También fue mi maestro, sigue narrando nuestro entrevistado, Don Juan Pierres, sacerdote que habia egresado de Roma con doctorados en Teología, Filosofía, Derecho Canónico y Sagrada Escritura. Fundador de las peregrinaciones a pie al Tepeyac en la Arquidiócesis de Morelia y en el Bajío. El padre Pierres nos daba, en otro curso, Teología Dogmática.

Mons. Joaquín Campos nos daba clase de Álgebra y Trigonometrìa.

Aparece en escena otro gran personaje. Me dio clase de Historia de la Edad Media el Padre José Luz Ojeda, poeta y autor de libros, ya desaparecido y muy querido por los fieles y quien fuera sacerdote de nuestra Diócesis de Celaya,

La ordenación sacerdotal del Padre Margarito

Antes, explicó, para llegar al presbiterado se pasaba por una serie de etapas que en aquel entonces se denominaban órdenes menores. Recordó tener entre sus objetos personales una fotografía donde Mons. Don Salvador Martínez Silva me está haciendo la tonsura, un corte de pelo que se realizaba en la cabeza, en la parte de la llamada coronilla

Empieza a emocionarse el Padre Margarito y narra que en aquel entonces exhumaron los restos de Don Leopoldo Ruiz y Flores, quien había sido Arzobispo de Morelia. Este santo varón fue también fue el primer delegado apostólico de ortigen mexicano en México, tras la expulsión de Mons. Ernesto Philippi, nuncio apostólico y que colocara la primera piedra del Monumento a Cristo Rey en el cerro del Cubilete.

A este acto de exhumación acudieron obispos y arzobispos de varias partes del país, entre los los que se contó Mons. Fortino Gómez León, Arzobispo de Antequera-Oaxaca, tío de Mons. Pedro Gómez, y quien luego radicara como Arzobispo emérito en Celaya y pidió permiso de invitar a alumnos de teologia para incardinarse en Oaxaca.

Yo, con un grupo de compañeros, me emocioné y fui a ver al padre rector. me dijo: "En lo personal, primero haga la solicitud para diácono. Sírvale al arzobispado 5 años y luego se va a Oaxaca".

Mons. Salvador Martínez Silva.
 Me ordenaron y pasó al olvido el irme a Oaxaca. Con el tiempo, encontré a Don Fortino radicando en Celaya, ya como Arzobispo Emérito.

Cuando se llegó el tiempo de la ordenación, llevaba el peso del arzobispado S.E.R. Salvador Martínez Silva, Obispo Auxiliar y el fue quien me ordenó sacerdote hace 53 años. Sólo ordenó a cuatro: Al ahora Mons. Lauro Gómez Zamudio, actual vicario general de la Diócesis de Celaya. Jaime Hernández Alcalá, Javier Andaluz Aguilar y a José Margarito Ceballos Vázquez.

Fue una cosa impresionante, dice el padre. Me emocionó mucho.

Esta uno en el momento de la postración, haciendo oración, plantado totalmente en el suelo, boca abajo, y uno escucha a la Iglesia Peregrina pidiendo la intercesión de la Iglesia Triunfante por estos candidatos que son presentados al Obispo. Eso me motivó y me emocionó, recuerda entusiasmado.

Tras esto, me nombraron vicario cooperador de la Parroquia del Señor del Hospital, en Salamanca, Guanajuato. Cómo sería de grande esta parroquia que limitaba al norte con Guanajuato capital. Así de extensa era. Eran tiempos en que esa zona norte de la parroquia era boscosa y peligrosa porque había fieras, entre ellas, pumas. Mi primer párroco lo fue el Pbro. Luis Gonzaga Flores y duré sólo un año ahí.

Angangueo: "El congelador de
Michoacán".
Estando en esta parroquia, el Sr. Cura me llama y me dice que el Sr. Arzobispo desea que vaya de vicario coadjutor, con derecho a sucesión, a la Parroquia de Tzitzio, en Michoacan, ya que el párroco era una persona de edad.

Sin embargo, la falta de experiencia parroquial hizo que me enviaran a la Parroquia de Angangueo, poblado que le llamaban en aquel entonces "El congelador de Michoacán" por las bajas temperaturas que se llega a sentir en este lugar y ahí mi párroco fue el padre Javier Murillo Díaz. Con el duré tres años y medio. Luego lo nombrarían Abad y Párroco de la Basílica de Nuestra Señora de Pátzcuaro.

Posteriormente me enviaron a la Parroquia de Puruandiro. El párroco de ese lugar era el Padre Josè Garcidueñas Sánchez, monumento de virtudes, hombre ya entrado en años.

Se me indicó preparar el terreno para una nueva parroquia en la comunidad de Santa Clara, municipio de Puruándiro. Ahí construí la casa parroquial y el primer párroco lo fue otro sacerdote que perteneciera posteriormente al clero de la Diócesis de Celaya, el padre José Bautista Ponce, quien luego llegaría a ser párroco en la Parroquia La Resurrección y rector del Templo de Nuestra Señora de la Salud, ahora parroquia, en Celaya. Quienes lo recordamos, dijo el Padre Margarito, sabemos que era un hombre humilde y entregado al confesionario.

Nace el Centro Vocacional Campesino, en Puruándiro

Es en Puruándiro donde empiezo a vivir realidades con los fieles. Ahí me encontré con casos de miseria tremenda.

En un rancho llamado Huatajo, se dio una tragedia. Un pobre campesino no tenia que darle de comer a su esposa embarazada, a sus dos hijos y a su esposa embarazada y a la madre anciana, que vivía con ellos.

Ante esta situación, se le hizo fácil coger unos elotes ajenos de una parcela de otro campesino. Al encontrarlo este, le reclama el hecho, lo agrede y lo tira al suelo. Estando el pobre hombre tirado en el suelo, es rematado con un golpe de roca en la cabeza, muriendo poco después.

Ante este hecho, acudo a encontrarme con la familia y empiezo a hablarles de Dios, del amor que nos tiene y que Dios nos atiende y hace caso en nuestras desgracias y necesidades.

Noto que mientras les hablo, la vista de ellos no está puesta en mí, sino que se encuentra esta fija, mirando hacia el horizonte. Les llamo la atención y ellos mr miran. Recibo su respuesta como una bofetada, reconoce: "Padre, ¿como cree que a gentes como a nosotros nos va a hacer caso Dios?"

Son estas palabras y esta realidad las que me mueven a reflexionar y a ver muchas realidades. El efecto de la miseria es el conformismo.

Me doy cuenta de esto y entro en diálogo conmigo mismo y con mi Arzobispo. La gente en su pobreza ya no desea sólo palabras. Ya no debo sólo predicar palabras. Debo actuar. Me duele la miseria de la gente. Deseo buscar a los niños mas pobres y que tengan algún grado de inteligencia y despertar en ellos liderazgo, que busquen luchar contra la miseria.

Ante estas consideraciones y que son aceptadas por Mons. Luis María Altamirano y Bulnes, Arzobispo de Morelia y me puse a conseguir una casa vieja que proporcionó un caritativo médico.

Reuní a cerca de 60 criaturas. Los ranchos empezaron a aportar frijol. Un hermano benedictino, Benito Berber, quien esta actualmente en un monasterio en Acapulco me proporcionò material con carisma benedictino para realizar un proceso de formación en lo personal y a los chicos. Se trataba, explicó el Padre Margarito, dedicar tiempo a la oracion y otro tiempo al trabajo.

Sin embargo, empezaron a enfermarse los niños. La causa fueron situaciones de la desnutricion. Salimos avantes y nace así el Centro Vocacional Campesino. Esta casa que a su vez fue un centro de formación llegó a entregar a 25 alumnos al Seminario de Morelia. Otros, otros terminaron carreras profesionales, otros no llegaron a nada. Los menos, desviaron sus caminos, pero todos, al final, recibieron una formación cristiana y humana.

Interrogado sobre algunos personajes destacados egresados de este lugar, el padre Margarito nuevamente hace uso de una gran memoria y empieza a enumerar: Padre Antonio Meza, sacerdote párroco de san Francisco Angamacutiro.  Padre Salvador Corona, párroco de Villachoato, en Michoacán. Padre Serafin Elizarraraz, actual párroco en la Catedral de la Diócesis de Lázaro Cárdenas.

En Santa Clara estuve apoyando como vicario y luego quede de director del Centro Vocacional Campesino con nombramiento de rector del Santuario de Guadalupe, en Puruándiro.

En este Centro, la Arquidiócesis me proporcionó el auxilio de un seminarista mayor, entre ellos, el después sacerdote Padre Francisco Amaya, ya fallecido, quien fue luego Abad de la Basílica de Nuestra Señora de la Salud en Pátzcuaro.

Tras esta experiencia, me enviaron a fundar la ciudad de los niños a Celaya, pero presente algunas objeciones.

Supe que en esta zona se tenía el proyecto de fundar una parroquia en la comunidad de Teneria del Santuario y entonces presenta el Arzobispo el Edicto de Erección Canónica. Es así como me dan el nombramiento.
 Ya siendo el párroco, veo que la situacion economica del lugar era dificil. Además de las labores parroquiales, empecé a emitir un periodiquito que se llamaba el líder local. Compré una copiadora Gestetner, que en ese tiempo era lo máximo. Duré ocho años como párroco en este sitio. es en este sitio donde pasamos a formar parte dela Diócesis de Celaya. Por los datos, calculamos que el Padre Margarito arriba a Tenería del Santuario en 1970-1971 y tres años después, nace la Diócesis de Celaya.

Termino mi labor como párroco aquí, y, ya siendo Obispo Mons. Victorino Alvarez Tena, soy enviado a la Parroquia San Diego de Alcalá, en San Diego de la Unión, Guanajuato. Mi mamá enfermó y ello llevó a que durara poco tiempo en este lugar.

La parroquia de San Diego de la Unión tenía 145 ranchos para atender. De ahi, Mons. Álvarez Tena me envía como párroco a la Parroquia San Antonio de Padua, en la ciudad de Celaya, sustituyendo al ahora Mons. Antonio García Paredes, actual rector del Templo de La Piedad, y es este distinguido sacerdote, quien también llegaría a ser Párroco del Sagrario Catedral de Celaya, quien pasa a ser párroco en San Diego de la Unión, sustituyendo al Padre Margarito.

Ahi duré 8 años de sacerdote y se me asignó como vicario al ya fallecido Mons. Alberto Freire Casillas, quien tendría como último lugar de su labor ministerial la Parroquia La Asunción, en el barrio de El Zapote.

Decide  Mons. Alvarez Tena enviareme como párroco a la Parroquia Inmaculada Concepción, en Villagrán, Gto donde duré 16 años.

Pasan los años y el segundo obispo de la Diócesis de Celaya, Mons. Jesús Humberto Velázquez Garay, me envía como párroco a la Parroquia María Auxiliadora, en Empalme Escobedo, municipio de Comonfort donde pasé de cuatro a cinco años. Cumplo ahí mi edad canónica, 75 años de edad y entonces, el tercer obispo de Celaya, Mons. Lázaro Pérez Jiménez me envía al Templo de Los Remedios, en Comonfort para finalmente llegar al sitio en el que actualmente me encuentro, rector del Templo de María Auxiliadora, en la ciudad de Celaya.

El paso del Padre Margarito por las parroquias de Villagrán y Empalme Escobedo dejaron huella en los fieles. Signos de este paso fueron precisamente los trabajos en favor de la catequesis y el remozamiento de sus templos. Cuando el padre Ceballos Vázquez finalizo sus períodos en ambos lugares, dejó recuerdo y nostalgia por su persona en eso sitios, hechos que son reconocidos por personas como el actual párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Pbro. Jesús Rico Negrete, originario de Villagrán, Guanajuato, quien ve con afecto filial al Padre Margarito y que recibe recíprocamente el cariño paternal de nuestro querido sacerdote de Abasolo.

Parte final.

El Padre Margarito nos confiesa que la etapa más importante de su vida sacerdotal lo ha representado su paso por Puruándiro. Me puse como objetivo ver cada ocho dias acudir a visitar a Mons. Manuel Martín del Campo, Arzobispo de Morelia y lo tenía al pendiente de todo lo que sucedia en el centro vocacional y las consideraciones del entonces Gobernador del estado de Michoacán, Agustin Arriaga Rivera.

Eran tales sus detalles para conmigo, que me invitaba a sus giras de trabajo, asi como sus fiestas y ello llevó a apoyarme en la obra de atencion a los campesinos. Insistí mucho en las comunicaciones.
Cuando yo llegué todo estaba incomunicado. Pude ir viendo y viviendo que luego se construyó la carretera Cuitzeo-Puruándiro y luego de ahi a La Piedad. Ello ayudó mucho y en esos tiempos el lograr conectarnos al Bajío.

En Anguangueo, también pude vivir el encontrar encarnado en el pueblo el respeto al sacerdote. El Cristo en la tierra. Era esa calidad que habia.

Antes, explicó, no habia campanas en ese lugar, y se llamaba a Misa con cohetes.

Cierra otra vez los ojos, se lleva la mano a la frente. Se recarga en el escritorio que sirve de testigo mudo a la entrevista y empieza a repetir un canto que le viene a la memoria y que se entonaba, al parecer, a la llegada del sacerdote:

Jerusalen dichosa, ya viene el Salvador. Salgamos a su encuentro con cánticos de amor.

 Sigue narrando: Llegaba el sacerdote, visitaba al Santisimo. Luego, confesiones, la Santa Misa y predicacion. La gente no se iba hasta que salía el sacerdote.

Viene a su mente nuevamente el Seminario y recuerda las palabras de Don Manuel Castro Ruiz, quien era en ese entonces Director Espíritual: El padre director nos insitia mucho: sacerdos alter Christus (El sacerdote, otro Cristo). Me acuerdo que en la entrada de las capilla, allá en Morelia, habían dos cuadros en ceramica que decian esto.

Se cierra la entrevista. Se levanta de la silla donde nos habló de parte de su vida. ya los años pesan. Lo conocí sin bastón. Ahora trae uno, pero eso no le quita agilidad, le acompaño hasta la puerta y se le nota contento, diría yo, feliz.

Nos despedimos. Nos abrazamos con afecto entre fraterno, entre filial de mi parte y paternal de su parte y me viene a la mente lo último que me dijo en la entrevista y que en este instante me emociona el corazón:

El sacerdote debe tener siempre presente lo que es...



Pbro. José Ortiz Rivera
Ocho de junio: el Pbro. José Ortiz Rivera cumplirá 44 años de sacerdocio. En una fecha semejante, pero del año de 1968, uno de los 6 hermanos del matrimonio formado por Don Ernesto Ortiz García y Doña Gabina Rivera Cendejas, que ya gozan de Dios, recibía el Sacramento del Orden en la Catedral de la Arquidiócesis de Morelia por la imposición de manos de Mons. Manuel Martín del Campo y Padilla quien tres años antes había sido promovido al Arzobispado de Morelia, como Coadjutor con derecho a sucesión, exactamente el 16 de junio de 1965.

Originario de Pénjamo, Guanajuato, la tierra que identificara el querido, simpático y ya desaparecido Joaquín Pardavé, otro penjamense, como el suelo de los que "te miran y se agachan", es entrevistado por Pastoral de la Comunicación para este espacio digital electrónico Internet de la Diócesis de Celaya.

¿Cómo se dio el llamado, Padre Ortiz?

"Mi intención era irme a los EEUU a formar parte del Ejercito. Tres primos hermanos habian estado en el Ejercito norteamericano, egresados de la distinguida Academia Militar de Westpoint y me enviaban fotografías de aviones, maquinaria de guerra, barcos y todas esas cosas que me hacían ilusión y me emocionaban".

"La hermana mayor de mi mamá, mi tía Rosa, que dicho sea de paso mi mamá era la menor de todas las hermanas le dijo: Cuando Pepe termine la primaria me lo mandas. La familia de mi mamá fue numerosa. 15 hijos en total. Mi tia se fue a los Estados Unidos desde 1920, y tuvo un total de 13 hijos. De estos, varios fueron combatientes en la II Guerra Mundial".

"¿Qué me detuvo irme a los EE.UU. y hacerme militar? Pues que a mis familiares se les ocurrió hacerse pentecostales y por ello, pos nomás que no", dijo soltando una gran sonrisa el Padre Ortiz. "Imaginate. Yo era en aquel entonces acólito en Pénjamo, con el Sr. Cura Salvador Campos, que Dios tenga en el cielo"

Tras esta decisión, se presenta una segunda opción, "con un tío de mi mamá, José Navarrete Cendejas, tío de mi mamá, quien luego fue un político en el sexenio del presidente de la república Gustavo Díaz Ordaz. Me dijo: Vente a Mexico, aquí estudiarás Economía. Yo pensé: esta es otra opción".

"Pero de nuevo, y ahora mi señor Cura, me dijo: ¿Qué vas hacer ahí? Ese lugar a donde te vas a meter es un nido de comunistas y ateos..."

Romano Picutti y los Niños Cantores de Morelia
Recuerda el Padre Ortiz el haber sido seleccionado para ser integrado en el histórico Coro de los Niños Cantores de Morelia, con el distinguido maestro Romano Picutti, y otra vez sonríe... "Pero mi mamá no me dejó".

El Padre Ortiz, guarda un momento de silencio y continúa la plática "Me dije: A la mejor es verdad... y luego aparece otro tío, hermano de mi abuela, quien era sacerdote y que se llamaba Rómulo Cendejas. El estaba en Mulegé, en Baja California y me dijo: Vete al Seminario, te vas conmigo y te envío a Montezuma", un seminario que se ubicaba en Texas y que a principios del siglo XX albergó a los seminaristas mexicanos en tiempos de la persecución.

"Mi mamá, se puso muy contenta. Pero de nuevo entró en escena mí párroco y me dice: ¿A que te vas ahi... te mando a Salamanca, Guanajuato y ahí empezó mi ubicación, en la Escuela Apostólica de Salamanca. Tenía 11 años de edad en aquel entonces".

"Recuerdo", trae a su mente nuestro Padre Ortiz, "que habia dos revistas en el Seminario. Una de ellas se llamaba Futuro y la otra Trento. La primera, con historias de los sacerdotes de la Arquidiócesis, donde iba yo viendo la vida y la parte humana de los sacerdotes. Fui mucho de acompañar a los sacerdotes a recorrer sus parroquias a caballo. Les acompañaba en el caminar, los veía confesar en las noches y la gente veía que la gente los quiere mucho. Eso yo veía".

"Así me empecé a dar cuenta que fui soldado pero de otro ejército", reflexiona.

Mons. Manuel Martín del Campo,
VI Arzobispo de Morelia
En aquella Escuela "entramos 32, pasamos 17 y quedamos con 16. De ahi pasé a lo que tomó el nombre de Seminario Tridentino de Morelia. Nunca tuve problemas".

"Mons. Martín del Campo fue quien me ordenó con otros dos hermanos sacerdotes, uno de ellos que ya está en la Casa del Padre. La ceremonia, en la Catedral de Morelia".

El Padre Ortiz no nos da tiempo de soltarle la siguiente pregunta. Se le agolpan los recuerdos en la mente y en el corazón. El Padre Ortiz, de complexión fuerte y de estatura alta, nos confiesa: "Conservo los zapatos de mi ordenación. Son unos mocasines negros, de aquella afamada marca Canadá... y todavía me vienen", sonríe.

Una de las características que siempre ha distinguido al Padre Ortiz, físicamente hablando, es que tiene el pelo blanco. Y la pregunta es obligada.

Padre Ortiz: ¿Siempre ha tenido el pelo blanco?

Contesta de inmediato. "Es de familia, ten en cuenta eso".

De hecho, recuerda que uno de sus familiares tenía el pelo blanco. "Mi abuelo materno, don Fidencio Rivera".

El Padre Ortiz evoca. Le viene a la mente un recuerdo muy sentido, que le emociona y arrebata la palabra: "Cuando mi abuelo murió, yo tendría 4 o 5 años de edad. Contra lo que pudiera pensarse, yo no me entristecí por su muerte. Yo andaba ahí bien contento, no por su muerte, sino porque, en mi inocencia reiteraba una y otra vez que mi abuelo no había muerto... mi abuelo, decía, está en la parroquia".

"¿Dónde? se preguntarán. Se parecía mucho a la imagen de mi santo patrono San José, que estaba en uno de los altares de la Parroquia. No se murió, él está en la parroquia. En mi inocencia infantil, esa fue la certeza que tenía y la imagen que tuve de mi abuelo".

Mons. Jesús Tirado y Pedraza, Primer
Obispo de Ciudad Victoria, Tamps.
El Padre Ortiz deshilvana una gran cantidad de recuerdos. Se nota el dejo de emoción y cuenta una tras otra escenas que develan el corazón puesto en ellas: "Me enviaron, antes de ordenarme, a Victoria, Tamaulipas, con Mons. Jesús Tirado y Pedraza, en la sierra de Tamaulipas, desde Tula, Miquihuana, Tanque Blanco y muchos ranchos más, en misiones. Nos mandan cerca de la frontera, a San Carlos... van a hacer ejercicios espirituales con la gente. Entonces, Mons. Román Acevedo, ya en Morelia me dice: Tú has sido muy sano... ¿No quisieras ayudar? y me envía a Ciudad Altamirano, Guerrero... Vete a ayudar al padre Tomasito, en Huetamo. Cumplí mis tiempos y me ordeno sacerdote en 1968 y de ahi me voy a Huetamo de nuevo".

Es Comonfort, Guanajuato, el primer amor de este sacerdote incardinado por la Arquidiócesis de Morelia. Llega a la Parroquia San Francisco de Asís como vicario... "Estoy aquí durante tres meses. Me mandan a Celaya para suplir a un sacerdote muy inteligente, al Padre Pastor Esteban".

Menciona a uno de los sacerdotes que son parte de la historia de la Iglesia en México y en Celaya. "Me envían con el Sr. Cura Don Guillermo Marquez. Llegué un 8 de julio, en pleno novenario de la Virgen del Carmen, en 1969. Ahi estuve 6 años. Nace la Diócesis de Celaya, con Don Victorino Alvarez Tena y continuó ahí en Catedral".

El que fuera el Primer Obispo de la Diócesis de Celaya "me mandó a la colonia Las Flores, casualmente a la Parroquia San José como párroco y estuve en este lugar durante 19 años. Dispone el obispo y me regresan a la Parroquia Sagrario-Catedral permaneciendo en este lugar durante ocho años como Párroco. De ahi me envían a la Parroquia La Santísima Trinidad, en la Colonia Los Girasoles para luego ser enviado como Párroco a Apaseo el Grande, a la Parroquia San Juan Bautista donde actualmente estamos sirviendo".

Mons. Victorino Alvarez Tena,
Primer Obispo de la Diócesis de Celaya
Nuestro estimado sacerdote Diocesano confiesa y deja testimonio: "Monseñor Juan Jesus Posadas Ocampo, me hizo sentir que fui de sus dedos chiquitos" Ante la incredulidad y sonrisa del entrevistador ante esta revelación, también sonríe y desarma para obligarnos a reconocer que efectivamente es verdad: Monseñor Posadas Ocampo, cardenal sacrificado en el Aeropuerto de Guadalajara el siglo pasado, tenía y tuvo detalles de delicadeza, aprecio y afecto para con el Padre Ortiz.

"El me impartía Filosofía, en primer año en el Seminario de Morelia durante mis estudios eclesiásticos, a principios de los años sesentas. Entonces, cuando el Papa lo hace obispo de Tijuana, me pide que le lleve sus discos y su coche a Tijuana".

"Siendo yo ya sacerdote, surge una amistad con él y me decía: Cuando estés de vacaciones, vente acá a Tijuana a la casa. Y estando allá, me daba la llave del coche y la cartera con el dinero".

Entonces, salta la anécdota que hace explosión en una carcajada del Padre Ortiz y del entrevistador.

"Monseñor Posadas tenía la costumbre de que cuando salíamos a algún asunto o a pasear, sacaba un perro pastor alemán que la gente también acostumbra llamar perro policía. Subí yo al lugar del conductor, Mons. Posadas al asiento delantero izquierdo y el perrazo tomaba su sitio en el asiento de atrás, para él solo".

Emmo. Cardenal Jesús Posadas Ocampo
"Vamos los tres en el vehículo", narra sonriente el Padre Ortiz, "cuando llegamos a una esquina con semáforo. Se pone en alto la señal y nos detenemos. Se empareja a nosotros una patrulla de la Policía de Tijuana. Seguimos en la espera del cambio de luces... y el agente uniformado de la policía voltea a ver la unidad, reconoce al Pastor Diocesano y luego se queda mirano al perrazo y sólo exclama: Buenas noches, tocayo..."

La amistad con Mons. Posadas continuó durante muchos años. "Hice una buena amistad con él. Recordaba los paseos en el camino a Ensenada... ahí había un lugar donde se comía muy buena langosta. Y de nuevo, me entregaba su cartera con dinero. y yo pagaba".

"Yo estaba ya en Celaya y Mons. Posadas me manda una carta para integrarme a la Pastoral castrense, la atención a los fieles católicos insertos en el Ejército, pero tenía a mi mamá y debía de cuidarla. Luego cambiaron a Mons. Posadas Ocampo a Cuernavaca y me invitó ahi a estar con él y tampoco se dieron las condiciones. Pero eso sí, siete sacerdotes contemporáneos míos sí se los llevó a trabajar con él".

Casi llegamos al final de la entrevista. No ha costado mucho conocer la vida de este sacerdote que conocemos desde hace muchisimos años.

Lo recordamos en un pequeño Volkswagen Safari, tipo militar... sus fotografías con jets, barcos e imágenes de aeródromos militares, la Base Naval de San Diego y tantas cosas que le recuerdan lo que pudo ser y que dejó todo aquello por amor a Dios y al prójimo y entregar la vida completa al servicio de Jesucristo... y ser quien con visión al futuro contratara por primera vez la direccion www.diocesisdecelaya.org.mx y que da nombre a nuestro sitio web de la Diocesis de Celaya... ese es el Padre Ortiz.

¿Cuál ha sido la mayor alegría de su vida, Padre?

"Lo digo con todo mi corazón: mis momentos felices son todos los días. Hay momentos que marcan tu vida. Mi ordenación sacerdotal, cuando pude atender a mi mamá en todas sus necesidades a la hora de su entrada a la Casa del Padre. No solo las necesidades materiales sino espirituales".

Guarda un instante de silencio. "Mira, en los epitafios se ponen muchas cosas, pero aparte de lo acostumbrado, dejé en la de mi mamá una palabra que es clave", un acto de fe, le dijimos. "En su tumba dejé una palabra que es clave: Resucitaré. Lo mismo que sucedió con mi hermano Guillermo Ortiz".

¿Cuál ha sido su momento más difícil?

El Padre Ortiz no duda en responder: "Las incomprensiones no me afectan. Si lo que dicen de mi es mentira, no me afecta porque yo se cuál es mi verdad. Ese tipo de cosas más bien me generan la necesidad de comprender y ayudar aquel que vive en esa actitud hacia mi, esa situación dificil que vive"

"¿Cómo festejo estos aniversarios? Recuerdo que cuando cumplí 25 años de sacerdocio, celebré las misas en los ranchos y les hice notar a la gente esta celebración y lo único que les pedí fue que hicieran una oración por mí. Así sucedió pero lo que trajo después, lo sigo recordando: Llegaron a mi una gran cantidad de cartitas de la misma gente donde volcaban sus oraciones y su corazón por mí... y hasta la fecha, sigo conservando estas cartitas..."

Dios lo bendiga y lo conserve muchos años más, Padre Ortiz... 

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets