Gru, mi villano favorito 3 (2017)

En el año 2010 Pierre Coffin y Chris Renaud dirigieron para Illumination Entertainment Gru, mi villano favorito, uno de los grandes éxitos del estudio de animación de la Universal y del que trasciendo no tanto el personaje de Gru, cuya voz en original pone de forma excelente el actor Steve Carell.

Lo mejor es ese extraño grupo de seres pequeños y amarillos con un idioma de imposible pronunciación, llamados Minions, quienes, cinco años después, tuvieron su propia película, Los Minions, dirigida en esta ocasión por Pierre Coffin y Kyle Balda, dos años después de que Coffin y Reanuad realizaran la secuela de la primera en Gru 2.

Mi villano favorito. Balda, Coffin y Eric Guillon vuelven ahora con Gru, mi villano favorito 3, en una clara continuación de una franquicia que tiene, sobre todo en los Minions, una auténtica mina.

En Gru, mi villano favorito 3, Gru y Lucy (Kristen Wiig en la voz), se quedan sin trabajo: un supervillano se les ha escapado varias veces. Aunque preocupado por su situación, dado que tienen las tres niñas, Margo, Edith y Agnes, a quienes adoptara Gru en la primera entrega, decide ir a visitar a su hermano gemelo Dru, quien al nacer se quedó con su padre, y que ha prosperado en la vida y es millonario. Los hermanos, al final, unirán fuerzas para luchar contra el supervillano de la función mientras que los Minions, cansados de la vida de Gru en el lado de la ley, se marchan, aunque acabarán en la cárcel…

Gru, mi villano favorito 3 no depara ninguna sorpresa con respecto a las anteriores. Visualmente sigue con la corrección que siempre presentan las producciones de Illumination, y apenas presenta variaciones en el trazado con respecto a las tres anteriores, pero sigue presentando un humor físico y alocado en la construcción de las secuencias, y una acción hiperrealista, que acaban dando sentido a una historia, por otro lado, mucho más convencional y aburrida, con demasiados picos de interés, siempre teniendo en el movimiento, en la acción, sus mejores bazas.

La aparición de Dru no aporta demasiado, tampoco lo hace la introducción, a través del nuevo villano, de continuos guiños a los ochenta, entendemos que subiéndose al carro de la nostalgia por dicha década que nos acompaña últimamente.

Queda, por supuesto, la presencia de los Minions. Aunque en este caso quedan bastante reducidos con respecto a las otras dos entregas de Gru, algo que no se entiende del todo dado que se trata del fuerte de la franquicia, como ha demostrado los numerosos cortos realizados en los últimos años, y que son el mayor reclamo de la película (tanto antes como después de verla).

A ellos se deben los mejores momentos de Gru, mi villano favorito 3, especialmente todo el tramo desarrollado en la cárcel y, después, cuando la abandonan. Pero el intento desesperado desde la segunda entrega de situar a Gru fuera de su condición de villano una vez convertido en padre y, después, en marido, les ha quitado protagonismo. Pero aun así, se podrán disfrutar.

En cualquier caso, Gru, mi villano favorito 3 entrega a la perfección lo que se espera de ella, de ahí su adecuación a los modelos de las dos anteriores tan solo con algunas variaciones surgidas de acumular personajes, pero que, a buen seguro, supondrá un entretenimiento más que satisfactorio para los más, y los menos, jóvenes, en su planteamiento de una animación divertida y desinhibida que apuesta por la comedia física y que tiene algunos momentos magníficos.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets