728x90 AdSpace

Artículos
jueves, 11 de octubre de 2018

“Hitler sí, corruptos no”

Un político peruano con un nombre que suele generar controversia en medio del auge de discursos de ultraderecha como respuesta a la corrupción en varios países de América Latina

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Hitler le gana a Lenin en Perú”. Así titularon algunos medios de prensa una situación un tanto curiosa que se dio en la localidad de Yúngar, en los Andes peruanos, ante el triunfo de Hitler Guesclin Alba Sánchez, un político que festeja el hecho de haber vuelto a ser electo para ocupar la alcaldía.

Para muchos, en esta localidad, este hombre es considerado el “Hitler bueno”.  Obtuvo más del 40% de los votos para ganar la alcaldía. “Hitler, Hitler, Hitler” o “Hitler sí, corruptos no”, era lo que se escuchaba una vez conocidos los resultados en un lugar donde su imagen está por todos lados.

En el caso de este hombre, licenciado en estadística e informática, se define como “pacifista y democrático”, recuerda EFE a través de un reportaje difundido en los últimos días.

“Quizás es coincidencia que mi nombre es Hitler. El alemán era Adolf Hitler y de la historia conocemos que ha sido una persona, digamos, mala. Quizás su ideología pudo imponer de manera equivocada”, aseveró en entrevista con la agencia.

“Yo particularmente no tengo nada de complejo de Hitler. Es como cualquier otro nombre. Para mí es como si mi nombre fuera Juan, Lucas o Sebastián”, sostuvo.

Según él mismo contó, fue su padre quien decidió darle ese nombre “sin conocer con exactitud las connotaciones históricas y políticas del personaje”.

“En los años 80, los nombres extranjeros sonaban novedosos. Estaban de moda. Posiblemente mi papá, sin ver mucho el nombre de quién fue, me puso Hitler”, relató.

Pero fue en esa localidad de Perú que hubo otro hecho que también generó la atención internacional, pues uno de sus opositores se llamaba Lenin Vladimir Rodríguez Valverde, y con todo lo que ello conlleva a la hora de hacer un pequeño recuerdo histórico.

“Hitler es el candidato que necesita Yúngar. Lenin perdió. Hitler es el hombre que debe gobernar Yúngar”, se escuchaba.

Corruptos no…

En los últimos tiempos se ha transformado en tendencia en algunos países de América Latina el fortalecimiento de los discursos de ultraderecha como antídoto ante la corrupción y el desgaste de varios gobiernos de izquierda.

De alguna manera u otra también queda de manifiesto que la gente se ha cansado del despilfarro y centra sus esperanzas en aquellos que se presenten “mano dura” para poner la “casa en orden”, dejando en segundo plano lo que tiene que ver con mensajes vinculados a diversas minorías.

Quizás, por estas horas, el caso más emblemático es el de Brasil con Jair Bolsonaro, a quien se lo suele comparar con Donald Trump, presidente de Estados Unidos, o mencionar como el “Le Pen tropical”, en alusión a lo que acontecido en la política francesa.

Para muchos, el viraje de la región hacia la derecha ya es un hecho, pero sorprende el tono de los discursos políticos y la respuesta ciudadana en las urnas ante el devastador efecto de la corrupción.

Por lo pronto, en esa localidad de Perú, el nombre Hitler suena con naturalidad y benevolencia, no así la corrupción, una lacra que este país sudamericano también tiene más que presente a raíz de los diversos episodios que se han dado de forma sistemática en los últimos años, apenas un eslabón más de los muchos que carga este particular “collar” en los diversos países latinoamericanos.

Con información de EFE

Let's block ads! (Why?)

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: “Hitler sí, corruptos no” Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos