728x90 AdSpace

Artículos
jueves, 8 de noviembre de 2018

Papa Francisco: ¿Por qué, en vez de afrontar una situación difícil, murmuramos por detrás?

El testimonio, la murmuración y la pregunta. Son las tres palabras en las que se detiene hoy el Papa Francisco, en su homilía en Casa Santa Marta. La reflexión parte del evangelio del día (Lc 15,1-10), que empieza con el testimonio de Jesús: se le acercan publicanos y pecadores para escucharle, y él come con ellos, mientras escribas y fariseos murmuran.

Ante todo, está el testimonio de Jesús: “algo nuevo para ese tiempo”, explica el Papa, “porque ir donde los pecadores te hacía impuro, como tocar a un leproso”. Por esto, los doctores de la ley se alejaban de ellos. Por eso, añade, “el testimonio nunca en la historia ha sido algo cómodo, tanto para quienes dan testimonio – muchas veces lo pagan con el martirio – como para los poderosos”.

Dar testimonio es romper una costumbre, un modo de ser … Romper para mejor, para cambiarla. Por esto la Iglesia sale adelante con los testimonios. Lo que atrae es el testimonio, no son las palabras que, sí, ayudan, pero el testimonio es lo que atrae y hace crecer a la Iglesia. Y Jesús da testimonio. Es algo nuevo, pero no tan nuevo porque la misericordia de Dios estaba también en el Antiguo Testamento. Ellos nunca comprendieron – estos doctores de la ley – lo que significa: “Misericordia quiero y no sacrificios”. Lo leían, pero no entendían lo que era la misericordia. Y Jesús, con su manera de actuar, proclama esta misericordia con el testimonio.

El testimonio – subraya el Papa – “siempre rompe una costumbre” y también “te pone en riesgo”.

El testimonio de Jesús provoca, de hecho, la murmuración. Los fariseos, los escribas, los doctores de la ley decían: “Este acoge a los pecadores y come con ellos”. No decían: “Mira, este hombre parece bueno porque intenta convertir a los pecadores”. Una actitud que consiste en hacer siempre “el comentario negativo para destruir el testimonio”.

“Este pecado de murmuración es diario, tanto en lo pequeño como en lo grande”, observa Francisco, explicando que en la vida se murmura “porque no gusta esto o lo otro” y en vez de dialogar o “buscar resolver una situación conflictiva, murmuramos a escondidas, siempre en voz baja, porque no se tiene el valor de hablar claro”. Así sucede también “en las parroquias, en las pequeñas sociedades”.

“¿Cuánto se murmura en las parroquias? Con muchas cosas”, dice el Papa, añadiendo que cuando hay “un testimonio que no me gusta o una persona que no me gusta, en seguida se desencadena la murmuración”.

¿Y en la diócesis? Las luchas “intradiocesanas” … Las luchas internas de las diócesis, ustedes lo saben. Y también en la política. Y esto es malo. Cuando un gobierno no es honrado, intenta ensuciar al adversario con la murmuración. Sea difamación, calumnia, lo intenta siempre. Y ustedes que conocen bien a los gobiernos dictatoriales, porque los han vivido, ¿qué hace un gobierno dictatorial? Toma en mano lo primero los medios de comunicación con una ley, y desde allí empieza a murmurar, a desacreditar a todos los que son un peligro para el gobierno. La murmuración es nuestro pan cotidiano tanto a nivel personal, familiar, parroquial, diocesano, social …

Let's block ads! (Why?)

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Papa Francisco: ¿Por qué, en vez de afrontar una situación difícil, murmuramos por detrás? Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos