728x90 AdSpace

Artículos
lunes, 3 de diciembre de 2018

Las mujeres y la amistad



Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra

Hace unos días tuve la oportunidad de platicar con un grupo de amigos varios de ellos  profesionistas sobre el tema: “la amistad con mujeres y entre mujeres”.

A continuación algunas conclusiones: las mujeres pueden ser hijas respetuosas, leales hermanas, buenas compañeras pero no amigas; en el mejor de los casos pueden ser aliadas o cómplices pero no amigas.

Al parecer de mis interlocutores la mujer es crítica y criticona; difícilmente nos calla algo, no sabemos disculpar y olvidar; con frecuencia discuten y de continuo reprochan las fallas de otros.
En el caso de la amistad con varones la relación es igualmente complicada, pues está de por medio la sensualidad y coquetería… de hecho decían, la amistad con la mujer la mayoría de las veces degenera relaciones que van más allá de la sana amistad.

A partir de estos criterios y opiniones he querido indagar un poco más en este tema así por ejemplo encontré que para Aristóteles la amistad es una necesidad del hombre en la felicidad y en el infortunio; el hombre no es dichoso de manera solitaria.

El filósofo afirma que las personas justas son más capaces de amistad y que la amistad es una belleza a la que nadie se resiste; de modo que quien es justo y bueno es también amistoso.
En su Ética a Nicómaco Distingue la amistad de tres modos:

Primero se da entre personas buenas e iguales en virtud, en tal caso la amistad es permanente; surge por el trato y conocimiento mutuo; entonces se defiende al amigo de las acusaciones, hay confianza y los agravios son difíciles.

Segundo la amistad por interés, es aquella que se da en la medida que se  beneficia el uno al otro. Los reclamos y reproches entran en este género de amistad. Los que se asocian por placer en cuanto que se satisfacen los propios gustos.

Desde este punto la amistad lleva a los celos, rencores y desconfianzas. Las conclusiones de Aristóteles son el resultado de la observancia de las relaciones humanas y sirven como termómetro para medir nuestra capacidad de ser buenos amigos; afirma que para la primera forma de amistad es necesaria la virtud – entendida como la capacidad de resistir al mal- y en las dos últimas la voluntad de abrirse a un amigo puede estar viciada.

En cuanto a si es posible la amistad entre un hombre y una mujer, diremos claramente que sí, por naturaleza fuimos hechos para la complementariedad; dicha amistad es posible cuando está de por medio fuerza y conciencia moral capaz de dominar los impulsos instintivos de poseer al otro en su tiempo, sus bienes y su corporeidad.

Ahora bien, la feminidad se siente atraída por la definida masculinidad y viceversa.
En esta relación es evidente la delicadeza del trato, la consideración mutua y el desenvolvimiento libre de cada uno en el espacio particular.
  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Las mujeres y la amistad Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos