728x90 AdSpace

Artículos
miércoles, 5 de diciembre de 2018

Primer paso para enfrentar las causas de la migración centroamericana

Se firma un primer acuerdo pero hay mucho qué hacer (y sin EUA) por la migración

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El sábado pasado, nada más haber tomado posesión del cargo, Andrés Manuel López Obrador firmó su primer acuerdo como presidente de México, y éste acuerdo fue con Guatemala, Honduras y El Salvador, para “impulsar el desarrollo y las oportunidades de la región”, con el fin de prevenir el fenómeno migratorio.

En un comunicado, el nuevo gobierno mexicano dijo que “se trabajará en la creación de un fondo, con el objetivo fundamental de implementar el Plan de Desarrollo Integral que incluya programas, proyectos y acciones específicas, a efecto de generar empleos y combatir la pobreza”.

También mencionó que buscarán atacar las causas estructurales del fenómeno migratorio para facilitar una migración “segura, ordenada y regular desde una perspectiva regional integral”.

El documento fue firmado por los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y Honduras, Juan Orlando Hernández, así como por el vicepresidente de El Salvador, Óscar Samuel Ortiz.

No serán las últimas caravanas

En días previos, un grupo de expertos de las Naciones Unidas en derechos humanos había expresado su “preocupación por la situación que viven los miles de migrantes centroamericanos que buscan ingresar a Estados Unidos” y pidió a los gobiernos de Guatemala, Honduras, México y Estados Unidos, que respeten el derecho internacional.

“Los Estados tienen que tomar todas las medidas necesarias para garantizar la plena protección de los derechos humanos de los migrantes que viajan en caravanas”, afirmó el grupo de especialistas de la ONU, quien recordó que esas personas “enfrentan graves amenazas a sus vidas, su libertad y su seguridad”.

“Esas caravanas no serán las últimas a menos que la situación de la que huyen los migrantes, muchos de ellos de escenarios de violaciones extremas de los derechos humanos, mejore considerablemente”, advirtieron los expertos de Naciones Unidas.

También, añadieron que los gobiernos “deben colaborar conjuntamente” para tratar fenómenos como la desigualdad, la pobreza, la exclusión social o la violencia, entre otros factores que impulsan la migración en América Central, en vez de “alimentar las tensiones con discursos de odio y amenazas”.

Desde luego, el acuerdo firmado por los tres países del “Triángulo Norte” de Centroamérica con México, representa un primer paso –quizá solamente a nivel de intención—para acatar este llamado de los expertos de ONU, sin embargo, desde luego que falta (y probablemente así siga sucediendo) la presencia de Estados Unidos.

Que prevalezca el derecho internacional

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos cifra entre 12.000 y 14.000 el número de migrantes centroamericanos que cruzaron las fronteras de Guatemala y México en ruta hacia Estados Unidos, instigados por la Caravana del Migrante que salió de San Pedro Sula (Honduras) el pasado 12 de octubre.

Los grupos más numerosos proceden de Honduras, seguidos por otros migrantes de Guatemala, Nicaragua y El Salvador, aunque también se ha dicho que existe una menor cantidad de migrantes que vienen de lugares tan distantes con la costa atlántica de África, aprovechando el “jalón” mediático que ha tenido la primera Caravana.

La Oficina del Alto Comisionado ha pedido que Estados Unidos dé a las caravanas una respuesta migratoria no contraria al derecho internacional y se abstenga de usar un lenguaje y llevar a cabo ”prácticas racistas y xenófobas contrarias a las normas internacionales de igualdad y no discriminación de los derechos humanos”.

Considera que la respuesta estadounidense “estigmatiza a los migrantes y refugiados al compararlos con los delincuentes y las epidemias”. También ha dicho que es “motivo de especial preocupación” el hecho que esa retórica sea expresada por autoridades de alto nivel, “lo que conduce a la escalada y normalización del discurso al odio, la incitación al odio y la discriminación en la esfera política y pública”.

Asimismo, manifestó su “profunda preocupación” por el envío de tropas a la frontera de Estados Unidos con México ya que considera que estas fuerzas no están capacitadas para ejercer ese tipo de tareas. Destacó el Alto Comisionado, además, los cuantiosos riesgos a los que se enfrentan los migrantes y refugiados durante su travesía.

Un niño no deja de ser niño por ser migrante

En sus misivas a los gobiernos, los relatores de la ONU recordaron que las fuerzas militares en las fronteras ante la llegada de caravanas han de actuar “conforme a los principios internacionalmente reconocidos de necesidad, proporcionalidad y racionalidad”.

En este mismo orden de ideas, el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) manifestó su “inquietud por el limitado acceso a servicios esenciales que padecen los más de mil niños que están atravesando México en caravanas o a la espera de presentar sus solicitudes de asilo en la frontera de Tijuana (México) con San Diego (Estados Unidos).

“Un niño es ante todo un niño, independientemente de su estatus migratorio. De conformidad con el derecho internacional, UNICEF insta a todos los gobiernos a garantizar que los niños desarraigados tengan acceso a los trámites de asilo de manera inmediata, independientemente de cómo entren en el país”.

UNICEF también pidió a los gobiernos implicados respetar la unión familiar y usar alternativas a la detención de migrantes. Tanto el aprisionamiento como la separación familiar son prácticas “traumáticas” que pueden dejar a los menores más indefensos ante la explotación.

  • Comentarios Web
  • Comentarios Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

Articulo Revisado: Primer paso para enfrentar las causas de la migración centroamericana Puntaje: 5 Reviesado por: Hermanos Franciscanos