miércoles 9 Enero 2019 : Commentary San Bernardo



“Ha aparecido la bondad de Dios, nuestro Salvador” (Tt 3,4 Vulg.) y su amor al hombre. Gracias sean dadas a Dios, que nos da abundantemente su consuelo en medio de esta peregrinación, en este destierro, en esta miseria… Antes de que apareciese la humanidad de nuestro Salvador, su bondad se hallaba también oculta. Ciertamente, ésta ya existía, pues "la misericordia del Señor es eterna" (Sal 102,17). ¿Pero cómo hubiéramos podido saber que era tan grande? Porque era una promesa y no una experiencia. He allí porque no muchos creían en ella… Pero ahora los hombres pueden creer en lo que ven, ya que los testimonios de Dios se han vuelto absolutamente creíbles. Y para que no estén escondidos a nadie, puso su tienda al sol (Sal 92,5; 18,5). He aquí que la paz no es más una promesa, sino que ya ha sido enviada; no dejada para más tarde, sino dada; no más profetizada sino propuesta. He aquí que Dios envió sobre la tierra el tesoro de su misericordia; ese tesoro que debe ser abierto por la Pasión, para esparcir el precio de nuestra salvación que en él está escondido… porque si es tan solo un niñito se nos ha dado (Is 9,5), “en él habita toda la plenitud de la divinidad” (Col 2,9). En la plenitud de los tiempos, vino en la carne para poder ser visible a nuestros ojos de carne para que al ver su humanidad, su benevolencia reconociésemos su bondad… ¿Hay algo que pueda mostrar su misericordia que el hecho de ver que tomó nuestra miseria? ¿Qué es el hombre Señor para que te acuerdes de él, y para que tu corazón se encariñe de él? (Sal.143,3; Jb 7,17 Vulg)
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets