Celebran 45 años de la creación de la Diócesis de Celaya





#45DiócesisDeCelaya

 El Nuncio Apostólico en México, Mons. Franco Coppola, fue invitado a presidir la Eucaristía.
Por: Mónica Muñoz

Un día memorable vivió la Diócesis de Celaya el pasado 25 de abril, fecha que se acordó celebrar el aniversario 45 de la erección canónica de esta porción de la Iglesia, que acaeció el 18 de abril, Jueves Santo. 

La jornada comenzó alrededor de las 10 de la mañana, cuando el Nuncio Apostólico en México, S.E.R. Franco Coppola, fue recibido por el Sr. Obispo Benjamín Castillo y un comité de bienvenida, en el puente Tresguerras de la ciudad episcopal de Celaya, para encaminarse juntos al Seminario Diocesano de la colonia Valle Hermoso, donde ya los esperaba un grupo de sacerdotes que conforman el Colegio de Consultores, el Consejo de Pastoral, el Consejo Presbiteral, el Consejo de Asuntos Económicos y Formadores del Seminario,  con quienes el Sr. Nuncio se reunió durante toda la mañana y parte de la tarde.  Después atendió a los medios de comunicación locales en una rueda de prensa; en seguida, sostuvo un diálogo con las autoridades civiles de algunos de los municipios que forman la Diócesis, entre ellos la presidente municipal de Celaya, Sra. Elvira Paniagua y el Secretario de Gobierno Sr. Luis Ernesto Ayala, representante del Gobernador del Estado de Guanajuato.

El mensaje que dejó el Nuncio en todos los encuentros fue de alerta, comentó que era momento de prender el despertador para evitar que, en pocos años, a México le ocurra lo que se ve actualmente en países como Francia y España, donde la población es adulta en su mayoría, y hay muy pocos niños; México es un país rico, sin embargo, la desigualdad es muy marcada, hay personas que tienen todo y muchas otras que no tiene para comer.  Compartió que es indispensable el acompañamiento a los fieles y escuchar al pueblo de Dios.  “La parroquia debe ser un segundo hogar”, dijo. Recordó que, cuando él fue párroco, los niños asistían a la Iglesia, un día al catecismo y los demás a jugar.  Con los jóvenes tenía tiempo para platicar y hasta cantar, lo que ha hecho la diferencia de Italia con otras naciones, según su experiencia.  De ahí que es urgente hacer algo en Latinoamérica, especialmente México, para que no siga ese camino.

A las 6 de la tarde se dirigieron al terreno donde se construye la Nueva Catedral, donde fieles de toda la Diócesis los esperaban para participar de la Eucaristía.  Aproximadamente cien sacerdotes concelebraron, además estuvieron S.E.R., Cardenal Alberto Suárez Inda Arzobispo Emérito de Morelia, el Excmo. Sr. Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, Obispo de Tehuacán, Puebla, el Excmo. Sr. Enrique Díaz Díaz, Obispo de Irapuato, el Pbro. Lic. Sacramento Arias Montoya, de la Diócesis de Querétaro y representante del Sr. Obispo Faustino Armendáriz y el R. P. Flavio Chávez García, Ministro Provincial ofm, de la Provincia de San Pedro y San Pablo.

En la homilía, Mons. Coppola comentó que celebraban 45 años de camino de esta Iglesia Diocesana, para luego adentrarse a la Palabra de Dios, se refirió especialmente a la institución del sacerdocio, el cual ya existía antes de Jesús.  Comentó las diferencias entre el sacerdote del Antiguo Testamento y el del Nuevo, haciendo hincapié en que ellos debían ser como Jesús, buscar al pueblo de Dios, vivir entre ellos, ofrecerse ellos mismos como Cristo lo hizo, continuando el sacrificio de Jesús y haciéndolo presente.  Dijo también que en esta etapa de los 45 años, los sacerdotes tenían que hacer una opción, porque casi automáticamente se habían portado como los sacerdotes del antiguo testamento. Tenemos que ser una Iglesia en salida, insistió, salir a anunciar. El Señor nos llama a salir del templo, como dijo el Papa desde su elección, y anunciar que no debemos tener miedo. Jesús no caminó por las calles solo, si no lo habrían tomado por loco. Tenía muchos discípulos, había mucho gente que lo acompañaba.

Y a todos dice que hay que cambiar, seguimos siendo un campo florido, pero si no se cambia, nos convertiremos en desierto. La Iglesia tiene que luchar esa batalla. No sólo el Papa, los Obispos, los hombres, la Iglesia necesita un rostro femenino, hace falta su sensibilidad. María es el rostro femenino por excelencia. La mujer da la vida, sabe consolar, eso debe saber hacer la Iglesia.
Además, continuó, tienen otra realidad que no utilizan en América Latina: los jóvenes. La Iglesia tiene un rostro joven. Escuchemos a los jóvenes. Miran con ojos libres, ven donde hay incoherencia. Quieren cambiar porque hay mucho que cambiar. Decía el Papa: necesitamos algo de la santa rebeldía de los jóvenes, rebelarnos a cómo van las cosas. No es justo. Podemos ver a dónde los va llevando una cierta manera de vivir. Sí somos un pueblo católico, ¿verdad? Pero también somos el pueblo donde más se mata en este mundo. ¿Qué tiene esto de católico? Donde a unos les sobra y otros mueren de hambre. Y necesitamos de esos jóvenes para cambiar, de su fuerza, su entusiasmo. de su capacidad de soñar para cambiar. Entonces sí, con mujeres y jóvenes, puede darse la batalla, dijo el Nuncio, parafraseando al Papa.

Casi para finalizar, dijo a los presbíteros: nosotros hermanos sacerdotes hemos sido llamados a anunciar a nuestros hermanos, a nuestros feligreses, tres cosas, con el testimonio de la vida: Dios te quiere, está a tu lado y que el Señor Jesús ha vencido a la muerte, no es el mal el que tiene la última palabra, sino Cristo Resucitado, Él es quien tiene la última palabra, concluyó Mons. Coppola.

Después de la santa Misa, el P. Carlos Sandoval, director del proyecto de la Nueva Catedral habló de los avances, comentando que el concepto es ubicar en un mismo lugar espacios celebrativos, de recreación, cultura y caridad.  Habló brevemente del inicio del proyecto, desde conseguir parte del terreno, que una buena porción ya era de la Diócesis, hasta el momento actual.  Dijo que se ha cosechado el amor de mucha gente que percibe cosas buenas y que comparte generosamente para lograrlo, buscando crear conciencia de unidad diocesana, como ha insistido el Sr. Obispo Benjamín Castillo.
Después todos hicieron la oración por la construcción de la Nueva Catedral y se compartió con los visitantes un refrigerio que los cuatro decanatos de Celaya repartieron generosamente a los hermanos de las parroquias foráneas.
Gracias a Dios, con este gran evento concluyó la jornada, de la que quedan muchos frutos para la Diócesis de Celaya.
Comisión Diocesana De Pastoral Para La Comunicación

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets