Encontrarse con Cristo y ver que nace la esperanza (1 de 4 en la serie Cristo, mi esperanza)



Frente a las situaciones de oposición a la fe que hoy son abundantes nos tientan dos verbos: hundirse o huir. Se hunden los que caen en la desesperación o el cinismo. Huyen los que buscan mundos falsos en las adicciones. Lo que Cristo es y hace: Él mismo es nuestra fuente cierta de esperanza: "Yo los aliviaré" (Mateo 11,28). El programa de vida de Cristo está en Lucas 4: Ungido para dar la Buena Nueva a los tesis, los pobres, los excluidos. Es preciso seguir el ejemplo de aquel leproso que fue donde Jesús, abrió su boca y pidió ser limpiado (Marcos 1). El poder de Cristo no es como los poderes de este mundo, tan lleno de apariencias y tan variable; su poder es el de la unción del Espíritu, que destruye al poder de las tinieblas. En realidad, el demonio es el carcelero, a base de asaltar nuestra memoria o muestra imaginación para alimentar en nosotros el apego al pecado o la sensación de víctima resentida. ¿Qué fruto trae la obra de Cristo? Nos libera de buscar compensaciones falsas, sean de placer o de venganza. * * * Más predicación en: http://fraynelson.com/blog ADEMÁS: Suscríbete gratuitamente a mi boletín diario de evangelización: http://fraynelson.com/suscripciones.html Página de los DOMINICOS en Colombia: http://opcolombia.org


Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets