Entré en una iglesia y mi angustia desapareció

Henrique creció diciendo que nunca creería en Dios. Tenía la idea de Jesucristo era el primer comunista de la historia… y el cristianismo una superstición anticuada.

Pero conoció a una chica que le enamoró y le fue haciendo cambiar su manera de ver la realidad, por la alegría genuina y contagiosa de sus amigos cristianos, recuerda en el video-testimonio De comunista a cristiano: la historia de Henrique.

Sin embargo ella cortó la relación. Y el joven pasó por algunas decepciones relacionadas con sus estudios. Quería cambiar el mundo, y pensó que nunca podría ser feliz, si había gente que no lo era. Un día en que su angustia llegó a la desesperación, entró en una iglesia y todo cambió.

“Allí por primera vez, me encontré solo cara a cara con Jesús -recuerda-. Toda la tristeza fue disipada por Dios presente en el Sagrario. ¡Me estaba convirtiendo y no sabía cómo explicar este misterioso fenómeno!”. Hoy recuerda el día de su Bautismo como el más feliz de su vida.

Con información de Opusdei.org

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets