Perú: Cruzada contra la hoja de coca en VRAEM, corazón del narcotráfico

Es conocida como la zona más cocalera de Perú y del mundo. Ha merecido la atención internacional a través de varios documentales (incluso series recientes de Netflix como Amazonas Clandestino) y hasta por la influencia del famoso grupo armado de ideología “marxista-leninista- maoísta”  que ha tenido en vilo por varios años al país sudamericano conocido como Sendero Luminoso.

No en vano muchos lo conocen como el “valle de la cocaína”, pero su nombre es Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro, también mencionado como VRAEM o VRAE. Es ahí –en zona geopolítica ubicada en las regiones de Cusco, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Junín- donde el drama del crimen organizado atravesado por “narcoterrorismo” –se produce al menos el 70% de la cocaína del país- convive con complejidades sociales como la pobreza infantil y la desnutrición, entre otras.

Sin embargo, en los últimos tiempos, el mensaje de parte de las autoridades peruanas contra las actividades ilícitas en diversos puntos del país, entre ellos el VRAEM, parece fortalecerse y en los últimos días se comunicó una acción particular: el inicio de la primera campaña para erradicar la hoja de coca en esta zona vasta y hostil.

El anuncio se hizo a través de una conferencia de prensa a cargo del ministro del Interior, Carlos Morán, quien señaló que el operativo de las fuerzas de seguridad de Perú comenzará desde noviembre y durará unos 45 días en una primera instancia, señala un reporte de la Agencia Reuters.

“Por primera vez se va erradicar en la zona del VRAEM (…) Esta vez ésta zona será tocada (…) La situación del fenómeno de la presencia de Sendero Luminoso ha disminuido operativamente en el VRAEM, por eso la decisión política de intervenir en zonas que no son tan calientes”, expresó, prosigue Reuters.

Entre los argumentos para justificar esta cruzada contra la hoja de coca en el VRAEM, aparece el ascenso del cultivo ilegal (24.000 hectárea en 2017, cuando en 2016 las hectáreas sembradas de hoja de coca sumaban 20.304 en esa zona, se recuerda en base a datos de la ONU).

En ese sentido, se indicó que el objetivo en esta etapa es la destrucción de 750 hectáreas en el VRAEM. Hasta el momento la lucha contra el cultivo ilegal de la hoja de coca en Perú se había focalizado a través del Proyecto Especial de Control y Reducción de Cultivos Ilegales en el Alto Huallaga (Corah), por ejemplo, pero no se habían desarrollado campañas similares en el VRAEM.

Esperanza a pesar de las dificultades

Mientras se hacía el anuncio de esta campaña en el VRAEM también se reconocía que la tarea no sería sencilla, pues la acción de narcotraficantes y rebeldes en cuanto a la presión a cocaleros aparece como amenaza latente. Así lo indicó el analista en temas de seguridad y narcotráfico Pedro Yaranga en diálogo con Reuters.

“Van a intentar apoyar a los cocaleros de todas maneras; pero la participación de los militares creo que aseguraría el control de esas zonas”, esbozó el analista, quien también opinó que las condiciones están dadas para la puesta en marcha de la erradicación de estos cultivos en el VRAEM.

No obstante, a pesar de las dificultades y temores por la presencia de bandas armadas y alianzas entre grupos rebeldes (y hasta remanentes del terrorismo), la esperanza en esta zona muchas veces olvidada –no exenta de la preocupación de la Iglesia a través de la presencia de misioneros y religiosos, entre otros- también aparece en el final del camino, pues en el VRAEM hay personas ávidas de paz, de buena voluntad y con deseos de un mejor futuro para sus familias.

Con información en base a Reuters

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets