EL DIÁLOGO de Santa Catalina, capítulo 4-1 / Expiación por la penitencia y el amor



La expiación es una palabra de poco uso en la predicación actual. Pero es muy importante y muy bella: describe todo ese conjunto de actos que quieren limpiar la suciedad que el pecado ha traído a la vida humana, y afirmar de nuevo el orden de Dios en nosotros. Catalina de Siena perteneció a las "Hermanas de la Penitencia de Santo Domingo." La realidad de la penitencia, que es fundamental en el camino de la expiación, era propio del carisma de aquellas valientes y generosas mujeres. Pero Dios le enseña a Catalina que no es la magnitud ni el tipo del dolor, en sí mismo, lo que cuenta, sino el amor y el aborrecimiento del pecado. Esa parte del odio es indispensable para que el amor tenga sabiduría y discernimiento, y para que el hombre, además de sentirse "atraído" por lo que ama, sienta el "empujón" de rechazar lo que reconoce que le hace daño. Ese amor es el que nos une a Cristo y es así como el dolor de nuestros sacrificios y renuncias adquiere valor realmente expiatorio. Quien sigue este camino avanza en la paciencia (que en su etimología se relaciona con el "padecer"), porque se sabe indigno de recompensas y digno en cambio de castigo. Es un camino austero pero bello y muy fecundo. Source: https://www.spreaker.com/user/fraynelson/el-dialogo-de-santa-catalina-capitulo-4-


Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets