martes 31 Diciembre 2019 : Commentary San Amadeo de Lausanne



Señor, hemos sabido de tus obras y hemos estado asombrados. Hemos contemplado tus maravillas y nos hemos admirado. Una vez que descendió tu Verbo, nuestro corazón se conmovió y nuestro interior con estremecimiento se abrió a él. Cuando el silencio envolvía todo y que la noche había recorrido la mitad de su camino, tu Palabra todopoderosa ha llegado de los palacios reales (cf. Sab 18,14-15). Porque tu has derramado sobre nosotros, Padre, lo inmenso de tu caridad y no has podido retener más la abundancia de tu misericordia. Has hecho brillar la luz en las tinieblas, esparcido el rocío sobre la sequía y en el frío penetrante alumbraste un fuego ardiente. Por eso, tu Hijo apareció como alimento abundante cuando amenaza una extrema escasez, como manantial de agua viva para el alma que sufre y desfallece en pleno calor. O también, como se manifiesta el liberador a los sitiados que van a ir a combate, con la perspectiva de la muerte, bajo la amenaza de la espada enemiga. Así se reveló a nosotros, nuestro Salvador. Es muy bueno y deseable, reportarnos a los orígenes de quien es nuestra salvación, proclamar su encarnación, recordar de dónde ha venido y de qué forma ha descendido.
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets