Así las Hermanitas de los Pobres atienden a ancianos y enfermos en medio del coronavirus

Washington DC, 31 Mar. 20 (ACI Prensa).- En un reciente artículo, el National Catholic Register dio a conocer el coraje y la convicción con la que trabaja la Congregación de las Hermanitas de los Pobres en favor de sus residentes, ancianos y enfermos, a medida que el coronavirus COVID-19 se propaga por todo el mundo.

“Las Hermanitas de los Pobres han cuidado a sus residentes ancianos y enfermos durante dos guerras mundiales, la pandemia de gripe española, la Gran Depresión y numerosos desastres naturales”, indica la introducción del artículo publicado el 30 de marzo, y luego añade que las religiosas hoy “están llevando a la vanguardia en la lucha para proteger a los más expuestos al virus”.

La hermana Constance Veit, que pertenece a la congregación hace más de 30 años y se encuentra en una de las 25 casas de las Hermanitas en los Estados Unidos, dijo al Register que “una de las piezas más desafiantes de esto [coronavirus] es que es una situación en constante cambio”.

“Puedes pensar que tienes las cosas bajo control, y luego se amplifica, y lo que podrías haber arreglado para una tarde a la mañana siguiente tiene que cambiarse nuevamente a medida que la situación se vuelve más grave”, indicó.

Los expertos han advertido que los ancianos corren un mayor riesgo que los jóvenes de morir por COVID-19. Y algunos de los primeros pacientes estadounidenses que dieron positivo fueron residentes en un centro de enfermería en Kirkland, Washington. Cuando los resultados de sus pruebas volvieron el 28 de febrero, Estados Unidos aún no había confirmado una sola muerte atribuida al virus. 

Actualmente, a pesar de las regulaciones y protocolos más estrictos que rigen la vida cotidiana en hogares de ancianos, el virus se ha cobrado la vida en varias residencias, incluidas las de las Hermanitas de los Pobres. Los residentes y las Hermanitas en Estados Unidos, Francia y España han contraído el virus y varios residentes han muerto, confirmó la orden. 

Este martes 31 de marzo se informó que tres residentes de la congregación murieron por el COVID-19. Asimismo, se indicó que al menos seis personas más dieron positivo.

“Ahora hemos tenido tres muertes entre nuestros residentes: todas las personas mayores llevaban años con condiciones preexistentes”, dijo en un comunicado enviado al medio WDEL por correo electrónico.

Los protocolos para proteger a los residentes de COVID-19 habían sido instalados semanas antes, pero los residentes en el hogar ya estaban infectados.

El Register señala que aquellos que dieron positivo fueron puestos en cuarentena y son cuidados en la residencia por un grupo dedicado de enfermeras y auxiliares de enfermería que se preocupan solo por esos residentes.

“Estamos devastadas (…) En todos nuestros hogares, los residentes realmente se convierten en nuestra familia. Las Hermanitas seguiremos haciendo todo lo posible para enfrentar este desafío, mantener a nuestros amados residentes seguros y cómodos y brindarles acompañamiento espiritual, al tiempo que garantizamos la seguridad de nuestro personal”, dijo la hermana Margaret en un comunicado anterior publicado en línea . 

Los hospitales que sobrepasaron su aforo están alentando a los pacientes con coronavirus, que no necesitan asistencia respiratoria, a ser atendidos en la casas hogar de las religiosas, contó la hermana Constance.

“Tenemos algunos residentes enfermos en nuestros hogares que se quedan en nuestra casa en España y en Francia (…). Es el tipo de atención y asistencia que nuestros residentes más enfermos requieren todo el tiempo. Es solo que ahora tenemos que hacerlo en condiciones de cuarentena. Pero todo es relativo, porque no puedes mantenerte a 6 pies de distancia de las personas cuando tienes que alimentarlas, levantarlas y bañarlas”, dijo.

Para aquellos residentes cuyas familias no pueden estar con ellos cuando mueren, las hermanas toman su lugar de estos. “Nos quedaríamos con ellos incluso si a nadie más se le permitiera quedarse. La vigilia con los moribundos siempre ha sido la cumbre de nuestra misión, y es un momento tan sagrado”, acotó.

La hermana Constance, que se encuentra en la residencia Jeanne Jugan en Washington DC cuenta que la rutina diaria ha sido alterada y continúa cambiando a medida que se toman nuevas medidas de precaución.

“Hacemos todo lo posible para seguir todas las pautas de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid que gobiernan los hogares de ancianos de Estados Unidos”, dijo.

Seguir las nuevas reglas al pie de la letra alivia a las Hermanitas de tomar algunas de las decisiones de seguridad más difíciles, explicó. Por ejemplo, los visitantes están prohibidos, y aunque los residentes aún pueden abandonar sus habitaciones, ya no pueden reunirse.

“Nuestros residentes generalmente comen juntos en el comedor en un ambiente familiar y se sientan a la mesa juntos. No estamos haciendo eso por el momento. La mayoría de sus actividades grupales se han reducido”, dijo la hermana Constance.

Sin embargo, las hermanas decidieron contactar a los ancianos con los miembros de la familia a través de FaceTime, Zoom, Skype y llamadas telefónicas. Para aquellos que todavía quieren reunirse cara a cara, las hermanas han establecido una ventana donde los visitantes y residentes pueden visitar de manera segura. 

La hermana Constance se siente aliviada de que la mayoría de los residentes de Jeanne Jugan parecen estar tomando la pandemia COVID-19 con calma.

Al igual que muchos católicos en los Estados Unidos y en gran parte del mundo, los residentes no pueden asistir a Misa y las celebraciones de la Semana Santa serán diferentes este año.

“Aquí en Washington, la regla es que no se pueden reunir más de 10 personas en cualquier lugar. Entonces, para la Misa todos los días tenemos a las nueve hermanas y a nuestro capellán en la capilla, y los residentes lo ven en la televisión. Tenemos la capilla abierta para que puedan entrar y orar solos cuando quieran, y les hemos dicho: 'Solo asegúrate de no sentarte junto a alguien'. En cualquier momento del día podría haber dos o tres personas sentadas en la capilla solos rezando”, relató.

Durante la Semana Santa, los residentes verán la liturgia del Triduo Pascual en la televisión, y las hermanas les llevarán la Sagrada Comunión a sus habitaciones, si el protocolo aún lo permite.

El cambio en la rutina ha alterado la vida espiritual y social de los residentes, pero la mayoría se ha adaptado a la vida en medio de una crisis de salud pública.

La hermana Constance observó además que los residentes son parte de la generación que vivió la Depresión y la Segunda Guerra Mundial.

“Estoy segura de que hubo muchas ocasiones en que no era seguro salir a Misa o salir y hacer sus rutinas normales diarias debido a los bombardeos y lo que sea. Cuando miro a nuestros ancianos, pienso en eso: los sacrificios que han sufrido en sus vidas durante la guerra”, contó.

No obstante, expresó su preocupación por las necesidades emocionales y espirituales insatisfechas de los ancianos que pueden estar solos y aislados en la comunidad en general.

A pesar de la dificultad, la hermana Constance confía en que las vidas de las hermanas y los residentes están en manos de Dios.

“Nuestra congregación ha tenido desde el principio esta profunda confianza en la providencia de Dios, que Dios nos está cuidando y cuidando de nosotros. No importa cuán sombrías u oscuras puedan parecer las cosas, Dios tiene un plan en todo, y nos guiará a través de esto y de esto a tiempos mejores”, dijo-

“Ya sea que llegue en Semana Santa, o un par de semanas después, o meses después, creo que nuestra fe cristiana nos permite mantener siempre esa esperanza de que siempre habrá tiempo, un regreso a la alegría y la fiesta, porque eso es realmente lo que la vida cristiana se trata”, concluyó.

La superiora general, María del Monte Auxiliadora, que vive en la casa madre en Bretaña, Francia, ha mantenido actualizada a la congregación sobre las situaciones cambiantes en las diversas casas de todo el mundo y ha alentado a las hermanas a rezar por las demás. 

Las Hermanitas comenzaron en Francia en 1839, cuando una mujer llamada Jeanne Jugan llevó a una anciana ciega y paralítica a su casa una noche y la colocó en su propia cama. Pronto, otras mujeres fueron llevadas a ella para que las atendieran y otras mujeres vinieron a ayudar.

Los miembros de la orden ahora ascienden a 1.935 y dirigen 167 hogares para ancianos en todo el mundo, que atienden a casi 12.000 residentes. Hasta el día de hoy, las hermanas continúan la tradición de cuidar a los ancianos como si fueran miembros de su propia familia, y como si fueran el mismo Cristo. 

Santa Jeanne Jugan fue canonizada por el Papa Benedicto XVI en 2009.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets