Denuncian que industria pornográfica usa cuarentena de coronavirus para crear más adicción

Redacción Central, 24 Mar. 20 (ACI Prensa).- Una periodista política del medio estadounidense National Review Institute escribió un artículo sobre cómo la industria pornográfica se aprovecha de la pandemia mundial del coronavirus y el aislamiento social para captar más usuarios, e incluso, provocar la recaída de personas que luchan contra la adicción a la pornografía.

El Catecismo de la Iglesia Católica señala que la pornografía “atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Es una falta grave, Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico”.

Madeleine Kearns explica en su artículo “Big Porn Seeks to Capitalize on the Pandemic”, publicado el martes 24 de marzo, que en medio de la pandemia mundial “muchos están atrapados en el autoaislamiento, enfrentando el estrés del desempleo y la incertidumbre indefinida”, y también es el momento en que “muchos hombres se preguntarán si eligieron la semana equivocada para dejar la pornografía”.

Kearns informó que el 13 de marzo el mayor proveedor de pornografía en Internet, Pornhub, ha visto en su sitio “un aumento constante en los espectadores de toda Europa, Canadá y Estados Unidos”, luego de anunciar que proporcionaría a los usuarios en Italia acceso gratuito y privilegios de suscriptor; luego hizo lo mismo en Francia y España.

“En los días en que se lanzaron membresías premium gratuitas en Italia, Francia y España, el tráfico en cada país aumentó en un 57%, 38% y 61%, respectivamente. El 17 de marzo, su tráfico mundial aumentó un 26,4 %. Los administradores de Pornhub declararon en su blog que las estadísticas ‘ilustran claramente que las personas de toda Europa estaban felices de tener distracciones mientras estaban en cuarentena en casa’”, continuó Kearns.

Más adelante, en su informe recopiló algunos testimonios de usuarios de Reddit, un foro con más de medio millón de miembros que se están recuperando de la adicción a la pornografía.

Uno de los comentarios decía que no lo estaba matando el coronavirus, “sino la cuarentena. Fui al gimnasio todos los días y estaba muy activo en mi vida social, pero ahora no tengo a dónde ir y nada que hacer. Recaída después de 24 días”.

Un usuario español dijo: “Mis clases universitarias están suspendidas y mi trabajo a tiempo parcial ahora es remoto debido al coronavirus. Puedo salir de casa pero no es recomendable. Ahora que estoy en casa todo el día, recaer es mucho más fácil. Hoy tuve una recaída 3 veces, cuando en las últimas semanas normales solía recaer 1 o 2 veces. Necesito ayuda, esto puede empeorar mucho si no lo detengo ahora”.

Además, un usuario aseguró haber recaído en la pornografía nueve veces este último mes durante la cuarentena; mientras que otro señaló que estaba “descendiendo lentamente a la locura en el encierro” y estaba tentado cada vez más a volver a ver pornografía.

“Dado que hay más de 75 estudios que relacionan el uso de pornografía con resultados de salud mental más pobres y otros 45 estudios neurocientíficos que sugieren que la pornografía es adictiva, no sorprende que no todos encuentren la creciente tentación de ver pornografía como una distracción bienvenida. Evidentemente, hace que algunos se sientan más desesperados”, escribió Kearns.

En medio de esta problemática, la escritora sugirió acceder a algunas recomendaciones escritas en un blog por los organizadores del foro de Reddit y del sitio web NoFap para aquellos que intentan evitar la pornografía mientras viven en cuarentena.

“Recomiendan la meditación, hacer ejercicio, conectarse y comunicarse virtualmente con otros, y limitar el uso diario de Internet”, resumió Kearns. 

La periodista dijo que los sitios pornográficos no solo buscan aprovecharse de los usuarios, sino que algunos van más allá y se centran en “la coerción, el abuso y la extorsión”.

Kearns citó al medio Daily Caller, que informó que “un sitio web de pornografía [IsMyGirl] está dirigido a los trabajadores de McDonald's que sufren bajos salarios durante la pandemia de coronavirus al ofrecerles la oportunidad de ganar más de $100.000 al año para participar en contenido pornográfico”.

El fundador del sitio mencionado, Evan Seinfeld, dijo en un comunicado de prensa enviado a más de medio millón de empleados de McDonald’s: “En un esfuerzo por ayudar a los empleados de McDonald’s, y para asegurarnos de que puedan continuar abasteciéndose a sí mismos y a sus familias, queremos ayudarlos, proporcionarles una opción legítima”.

Kearns recordó de la existencia de miles de videos de violaciones de niñas menores de edad que terminan en sitios pornográficos que, incluso después de que se haya identificado contenido no consensuado, no siempre se eliminan.

“La industria del porno puede aprovechar la oportunidad de una pandemia global. Pero en un momento de aislamiento, aburrimiento y miedo, solo agrega más miseria”, escribió Kearns.

En un escrito post scriptum publicado el mismo día y titulado “The Last Thing Isolated People Need”, Kearns recogió un correo electrónico de Gabe Deem, el fundador de Reboot Nation, una red para quienes buscan recuperarse de la pornografía en Internet.

“Lo último que necesitan las personas aisladas es algo que pueda hacer que se sientan aún más aisladas. Un estudio de 2018 sobre usuarios jóvenes de pornografía encontró que aquellos que vieron más pornografía también estaban más solos. Hay docenas de estudios que relacionan el uso de pornografía con una salud mental y emocional más pobre, y más de 30 estudios que relacionan el uso de pornografía con problemas sexuales y una menor excitación con estímulos sexuales”, sostiene el texto de Deem.

Añadió que “irónicamente, Italia, el primer país al que Pornhub ofreció acceso premium gratuito, fue una de las primeras áreas en informar que el uso de la pornografía puede causar disfunciones sexuales”. 

“En 2011, el urólogo Carlo Foresta, jefe de la Sociedad Italiana de Andrología y Medicina Sexual, encuestó a 28.000 hombres italianos y descubrió que muchos de ellos se volvieron insensibles al porno, experimentaron ‘una caída general de la libido’ y eventualmente se hizo imposible para ellos tener una erección sin pornografía. En pocas palabras, aquellos que usan pornografía mientras se distancian socialmente pueden terminar con una disfunción social y sexual”, concluyó Deem.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets