El genetista Francis Collins gana millonario premio por conciliar ciencia y religión

Redacción Central, 20 May. 20 (ACI Prensa).- El reconocido científico Francis Collins, que en su día lideró el Proyecto Genoma Humano y que hoy se encuentra en la primera línea del desarrollo de una vacuna para el COVID-19, fue seleccionado como el ganador del Premio Templeton de este año, un premio que reconoce sus contribuciones a la visión de la religión a través de su trabajo como científico.

El Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos y miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que trabajar para desarrollar la vacuna contra el coronavirus es uno de los mayores desafíos de su carrera y que en estos días, cuando no está trabajando, obtiene consuelo en la oración y leyendo los salmos.

“Como todas las crisis, como todas las ocasiones de sufrimiento, esta es una oportunidad donde podemos aprender y crecer. Y me alegro de adorar a un Dios que sabe sobre el sufrimiento”, dijo Collins, un cristiano evangélico.

El Premio Templeton, establecido en 1972 por el inversionista y filántropo Sir John Templeton, es un premio anual en efectivo de 1.1 millones de euros (1.3 millones de dólares) a una persona viva que ha hecho “una contribución excepcional para afirmar la dimensión espiritual de la vida, ya sea a través de la comprensión, descubrimiento u obras prácticas”.

Santa Teresa de Calcuta fue la receptora inaugural del premio en 1973.

Antes de unirse al NIH en 2009, el Dr. Collins había sido profesor de medicina interna y genética humana en la Universidad de Michigan, liderando investigaciones que habían descubierto los genes responsables de enfermedades como la fibrosis quística; neurofibromatosis; enfermedad de Huntington; y el síndrome de progeria de Hutchinson-Gilford, una forma rara de envejecimiento prematuro.

En 1993 fue nombrado director del Centro Nacional de Investigación del Genoma Humano, supervisando el Proyecto del Genoma Humano, una colaboración internacional que en 2003 logró secuenciar las tres mil millones de “letras” de ADN en el genoma humano.

Ahora, Collins está supervisando la colaboración de los NIH con varias compañías farmacéuticas y agencias gubernamentales para desarrollar una vacuna para el COVID-19. Collins dijo a The Associated Press la semana pasada que al menos una vacuna potencial estará lista para comenzar las pruebas a gran escala en julio y que otras seguirán pronto.

“Rezo por sabiduría, por orientación, rezo por perdón, por cometer errores en el camino”, dijo Collins a CNA.

“He participado en tantos proyectos científicos a gran escala en los últimos 30 años, desde encontrar el gen para la fibrosis quística, hasta el proyecto del genoma, hasta la inmunoterapia contra el cáncer; y de alguna manera la carga de la responsabilidad aquí, no podemos permitirnos perder un día de progreso en la búsqueda de tratamientos y una vacuna y mejores pruebas”, resaltó.

“Y aquí estoy en la oficina de mi casa, pero casi nunca salgo, y probablemente trabajo 110 horas a la semana tratando de hacer todo lo posible para reunir todos esos recursos y rezando a Dios para que se usen sabiamente para traer esperanza y sanación”, comentó.

Un caso racional para la existencia de Dios

Nativo de Virginia, Collins estudió en el hogar hasta los 10 años y estudió química a nivel universitario y de posgrado, obteniendo una licenciatura, un PhD y más tarde su doctorado en Medicina (MD), después de lo cual fue nombrado profesor asociado de Medicina Interna y Genética Humana en la Facultad de Medicina de Yale.

Cambiando del agnosticismo al ateísmo hasta los 27 años, Collins dijo que estaba “muy contento con la idea de que Dios no existía y que no tenía interés en mí”. 

“Ahí era donde estaba, si alguien tratara de plantear ese tema [de la religión], me apresuraría a descartarlo y desearía pasar a otra cosa, ya que tal vez haya tenido demasiados casos en los que me sentía como un objetivo para alguna persona que estaba tratando de venderme su fe”, dijo Collins.

Collins se convirtió en parte gracias al clásico libro de C.S. Lewis “Mere Christianity”, que presenta un caso racional para la existencia de Dios.

El genetista dijo que una cosa que llamó su atención en los primeros capítulos del libro es el examen de Lewis de la base de la moralidad; en otras palabras, ¿por qué hay algo bueno y malo y por qué es importante?

“Aquí es donde creo que los ateos más estrictos se encuentran en un verdadero dilema”, argumentó Collins.

“Porque si intentan argumentar que nuestras ideas sobre el bien y el mal están impulsadas únicamente por presiones evolutivas que nos han ayudado a sobrevivir, la consecuencia final de eso es que esos son conceptos ficticios, que todos hemos sido engañados para imaginar que existe como el bien y el mal, y que debemos dejar de prestarle atención a eso y hacer lo que nos plazca. E incluso el ateo más ardiente tiene problemas con esa conclusión”, aseguró.

Entendiendo las obras de Dios en la naturaleza

Hoy, Collins es franco sobre su fe cristiana. Escribió un libro en 2006 titulado “¿Cómo habla Dios? La evidencia científica de la fe”, en el que describe cómo la fe religiosa puede motivar e inspirar una investigación científica rigurosa.

Él y su esposa fundaron en 2007 la Fundación BioLogos para fomentar la discusión sobre la armonía entre la ciencia y la fe bíblica a través de artículos, podcasts y otros medios.

Collins también es miembro de la Academia Pontificia de Ciencias, siendo nombrado por el Papa Benedicto XVI en 2009.

Aunque Collins dijo que solo ha podido asistir a una reunión de la Academia en el Vaticano desde su nombramiento, describió la reunión como “una reunión fascinante de científicos realmente de clase mundial de múltiples disciplinas diferentes”.

“He encontrado tanta alegría en la capacidad de reunir las perspectivas espirituales y científicas que siento la necesidad de compartir”, dijo.

“No para convertirlo en un discurso intelectual y filosófico demasiado seco, sino para hablar sobre la alegría que he experimentado y por la gracia de Dios, al poder leer la palabra de Dios en la Biblia y comprender las obras de Dios en la naturaleza”, agregó.

Fe y bioética

En medio de la carrera mundial por desarrollar una vacuna para el COVID-19, algunos defensores y especialistas en ética a favor de la vida han expresado su preocupación de que, en algunos casos, los científicos puedan usar tejido fetal humano derivado de bebés abortados en su investigación.

Una línea de investigación propuesta, dirigida por el inmunólogo Kim Hasenkrug en los Laboratorios NIH Rocky Mountain en Montana, tenía como objetivo encontrar tratamientos para el COVID-19 implantando ratones con tejido pulmonar fetal, infectando a los ratones con cepas de coronavirus similares al COVID-19 y probando para tener tratamientos exitosos.

El año pasado, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, la agencia matriz de los NIH, impuso una moratoria en la investigación del tejido fetal de los NIH derivada de los abortos voluntarios, lo que significa que la investigación de Hasenkrug no avanzará, salvo cualquier cambio en las pautas de los NIH.

Las nuevas directrices que NIH lanzó en julio de 2019 detienen la nueva investigación de NIH con tejido fetal abortado y la financiación limitada de investigación “extramural”, o pruebas realizadas fuera del NIH con tejido fetal abortado. Los solicitantes de subvenciones al NIH deben indicar por qué sus objetivos de investigación “no se pueden lograr utilizando una alternativa a HFT” y qué métodos han utilizado para determinar que no se pueden utilizar alternativas.

Por su parte, Collins dice que considera que la cuestión de si es ético usar embriones humanos y fetos abortados para la investigación es un “tema importante para pensar detenidamente”.

“Sería el primero en decir que no deberíamos crear o destruir embriones (embriones humanos) para la investigación, y no deberíamos interrumpir los embarazos para la investigación”, dijo Collins a CNA.

Collins difiere de la enseñanza católica en investigaciones que involucran embriones congelados.

“Pero si quedan embriones después de la fertilización in vitro, y los cientos de miles que nunca se utilizarán para nada, serán descartados. Creo que es ético considerar las formas en que la investigación podría hacer posible utilizar esa información para ayudar a alguien”, dijo.

“Y de la misma manera, si hay cientos de miles de fetos que de otro modo se descartan a través de un proceso legal en este país, debemos pensar si es más ético tirarlos a la basura o, en algún caso raro, usarlos para investigaciones que podrían salvar vidas”, añadió.

El documento del Vaticano de 2008, Dignitatis personae, afirma que “la obtención de células madre de un embrión humano vivo, invariablemente causa la muerte del embrión y, en consecuencia, es gravemente ilícita”.

Ese documento también criticó enérgicamente la investigación de tejido fetal abortado, pero con respecto a las vacunas comunes, como las de la varicela y el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR), que se derivan de las líneas celulares de bebés abortados, el Vaticano dijo que podrían ser utilizadas por padres por “razones graves”, como el peligro para la salud de sus hijos.

El documento continúa afirmando que “todos tienen el deber de dar a conocer su desacuerdo y solicitar que su sistema de atención médica ponga a disposición otros tipos de vacunas”.

Un comité de cuatro obispos católicos escribió una carta al Gobierno de Donald Trump en abril, pidiendo que “ayuden a garantizar que los estadounidenses tengan acceso a las vacunas sin conexión alguna con el aborto”.

Collins dice que le ha resultado fascinante observar cuánto descansa el campo moderno de la bioética sobre una base judeocristiana.

“El hecho de que valoramos cosas como la benevolencia, la no maleficencia, es decir, no lastimes a alguien a propósito, como la autonomía, la equidad, la justicia; todos esos principios vienen directamente de la Biblia”, dijo Collins. 

“Y así, un especialista en ética secular que se adhiere a ellos, y lo hará, puede que no tenga el mismo sentido que yo sobre la base sobre la que descansan, lo que para mí es muy dado por Dios”, aseguró.

Compartiendo fe en el laboratorio

Collins dice que cuando el presidente Barack Obama lo nominó por primera vez como director de los NIH, hubo algunas voces en los medios de comunicación, en particular, ateos francos, que se opusieron a la idea de que un cristiano lidere el esfuerzo de investigación biomédica de la nación.

Aunque Collins dijo que ciertamente cree que cualquiera que trabaje en las ciencias y desee compartir su fe con otros debería sentirse libre de hacerlo, reconoció que le fue mucho más fácil compartir su fe abiertamente después de haber alcanzado el rango de profesor titular y lideró proyectos de investigación de alto perfil.

Dijo que incluso en un entorno como la Pontificia Academia de las Ciencias, celebrada en el Vaticano, sintió que algunos de sus colegas científicos eran reacios a hablar abiertamente sobre sus creencias religiosas, tal vez porque a menudo sentían que no podían compartir sus creencias religiosas en los laboratorios donde trabajaban normalmente.

“Creo que, particularmente para los aprendices, o para los profesores de secundaria, hay un poco más de ansiedad sobre '¿cómo me verán?' si hablo de mi creencia en Dios. Lo cual es realmente una tragedia terrible, porque como traté de argumentar en mi libro, esto no debería verse como algo conflictivo”, dijo Collins.

Collins contó que si podía retroceder en el tiempo para hablar con su antiguo yo ateo de 27 años, alentaría a ese joven a comenzar a contemplar preguntas como: ¿Por qué hay algo en lugar de nada? ¿Hay un Dios y cómo sabrías si lo hubiera? ¿De qué se trata el amor? ¿De qué se trata la belleza? ¿Por qué estamos aquí?

“Esas no son preguntas en las que el enfoque científico le dará una gran respuesta”, dijo Collins, y agregó que le diría a su pasado: “Pensemos si vale la pena, antes de morir, dando unos minutos a contemplar eso y ver si hay alguna otra dirección de la que puedan surgir respuestas, que no sea el laboratorio de ciencias”.

Collins aceptará el Premio Templeton en una ceremonia virtual a finales de este año.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets