Estados Unidos: Pelosi admite que fue a Misa en San Francisco pese a prohibición sanitaria

Washington DC, 18 Sep. 20 (ACI Prensa).- La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y miembro del Partido Demócrata, Nancy Pelosi, admitió haber asistido recientemente a una Misa en la ciudad de San Francisco, posiblemente en violación de las órdenes de salud pública, y pese a haber criticado el pedido del Arzobispo local de reabrir las iglesias para Misas en interiores.

“Con el debido respeto a mi arzobispo, creo que deberíamos seguir la ciencia en esto. No sé si estaba hablando como nuestro pastor o como un lobista-defensor. Pero sea lo que sea, estoy segura de que debe haber querido [reabrir iglesias] si es científicamente seguro, en lugar de poner en peligro la salud de las personas si quieren ir a la iglesia”, dijo Pelosi el viernes 18 de septiembre en una conferencia de prensa en el Capitolio.

El comentario de Pelosi se refirió al pedido de Mons. Salvatore Cordileone para la reapertura de iglesias. En un reciente artículo de opinión en el diario estadounidense The Washington Post, el Arzobispo criticó la “injusticia” de la orden sanitaria de la ciudad que actualmente prohíbe los servicios religiosos en el interior, excepto los funerales, mientras que permite que empresas como gimnasios y salones de manicura atiendan a los clientes en el interior.

Erik Rosales de EWTN News Nightly le pidió a Pelosi, una católica elegida por un distrito de San Francisco, que comentara si se debería permitir que las iglesias en esta ciudad sea reabran con precaución.

La respuesta de Pelosi sugirió que ella misma pudo haber violado las regulaciones de salud vigentes. La congresista dijo que había asistido a una iglesia en San Francisco “recientemente, y recibí la Comunión”. Señaló que tenía que inscribirse con anticipación para hacerlo, y “probablemente había 12 personas” presentes, observando la distancia social, en una iglesia con un aforo de aproximadamente 250 personas.

La guía de San Francisco para las reuniones sociales dice que solo se permite a una persona a la vez dentro de una iglesia “para oración, asesoramiento individual, para recoger o dejar artículos”.

La alcaldesa de la ciudad, London Breed, anunció esta semana que se permitirían los servicios religiosos al aire libre con hasta 50 personas a partir del 14 de septiembre, pero los servicios religiosos en el interior todavía estarán prohibidos hasta el 1 de octubre, donde se permitirían con un límite de 25 personas.

En una carta remitida el 29 de junio a la Arquidiócesis, el abogado de la ciudad de San Francisco dijo que los servicios religiosos en interiores no estaban permitidos, con excepciones para los servicios funerarios con capacidad para 12 personas o Misas online que contaran solo con la presencia del personal necesario para realizar la transmisión. 

La oficina de Pelosi no respondió a una pregunta de CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– sobre la Misa a la que asistió, si fue un funeral o si ocurrió antes de la orden de salud de la ciudad.

Pelosi también afirmó que “la fe y la ciencia a veces son contrarias. Por aquí la gente me dice: 'eres una persona de fe, ¿por qué crees en la ciencia?'”.

La ciencia, dijo, es “una respuesta a nuestras oraciones”.

Pelosi, una católica cuyo distrito comprende gran parte de San Francisco, ha sido una abierta defensora del aborto y la redefinición del matrimonio. Ha sido respaldada por la Liga Nacional de Acción por los Derechos del Aborto (NARAL) en 2020 y prometió que “con el apoyo de NARAL, defenderemos Roe v. Wade” y apoyaremos “el derecho de la mujer a elegir”.

Recientemente, Pelosi prometió excluir la Enmienda Hyde de los proyectos de ley de gastos relevantes el próximo año, amenazando con poner fin a una política de décadas que ha prohibido los dólares de los contribuyentes sirvan para financiar abortos voluntarios.

En junio de 2014, Pelosi le pidió al Arzobispo Cordileone que cancelara su participación en la Marcha por el Matrimonio en Washington D.C., alegando que algunos grupos habían impulsado el “desdén y el odio hacia las personas LGBT”. Si bien señaló que “compartimos nuestro amor por la fe católica y nuestra ciudad de San Francisco”, dijo que respetaba la “opinión” del arzobispo sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En 2009, Pelosi le dijo a la revista Newsweek que tenía “algunas preocupaciones sobre la posición de la iglesia con respecto al derecho de la mujer a elegir”, así como “sobre la posición de la iglesia sobre los derechos de los homosexuales”.

“Soy una católica practicante, aunque probablemente no estén muy contentos con eso. Pero es mi fe”, dijo, y agregó que “las mujeres deberían tener la oportunidad de ejercer su libre albedrío”.

En respuesta, el entonces Arzobispo de San Francisco, Mons. George Niederauer, escribió en una columna que su declaración incluía “algunos conceptos erróneos fundamentales sobre la enseñanza católica sobre la libertad humana”.

Escribió que es “totalmente incompatible con la enseñanza católica concluir que nuestra libertad de voluntad justifica elecciones que son radicalmente contrarias al Evangelio: racismo, infidelidad, aborto, robo. El libre albedrío es la capacidad de actuar con responsabilidad moral; no es la capacidad de determinar arbitrariamente qué constituye un derecho moral”.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA. 

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets