Robo de reliquias en aumento: La de San Juan Pablo II es la última de una larga serie

, 29 Sep. 20 (ACI Prensa).- La reliquia de sangre de San Juan Pablo II que estaba en la Catedral de Spoletto-Nursia ha sido la última de una larga serie de reliquias robadas en los últimos años en Italia. De hecho en 2014 ya habían robado otra de un santuario dedicado al Papa peregrino.

En los últimos 30 años en Italia al menos otras ocho reliquias han sido robadas, un dato que revela que estos hechos no son nuevos y que lamentablemente van en aumento.

Los motivos de estos robos son diversos. A veces las roban para ser vendidas en Internet, donde el tráfico de estos objetos sagrados es creciente pese a la prohibición y pese a que muchas que se ofrecen online son falsas. En ocasiones son usadas como rescate y a veces el robo expresa una especie de “pataleta”, tras lo cual son devueltas.

En 1981 en Venecia fueron robados los restos de Santa Lucía. En 1983 en Cosenza desapareció un diente de San Francisco de Paula. En 1991, en Padua, fue robada la barbilla de San Antonio mientras que en 1999, en Cortona, robaron un pedazo del hábito de San Francisco. En 2003 en Terni desapareció un hueso del cráneo de San Valentín.

Dos robos tuvieron relación con Don Bosco, el santo fundador de los salesianos. En 2011 en Alasso fue robado un hueso de una de sus manos y en 2017, en Asti, sustrajeron el cerebro del santo sacerdote.

Cuando este fue robado, los salesianos emitieron un comunicado subrayando que podían quitarles una reliquia, pero nadie podía quitarles a Don Bosco. Eso es cierto y vale para todos los santos, pero este tipo de robos ciertamente golpean fuerte a los fieles devotos.

El caso del robo de la barbilla de San Antonio en Padua en 1991 es curioso porque no estaba relacionado con el tráfico de reliquias, ni con sectas satánicas ni con algún tipo de pedido. La barbilla fue robada por la mafia de Brenta, bajo el liderazgo de Felice Maniero, que quería obligar al gobierno a aceptar la restitución liberando a su primo Giulio Rampin y revocando la vigilancia especial para sí. Algo debió haber conseguido porque Rampin fue liberado y Maniero tuvo algunos permisos especiales. La reliquia fue devuelta 71 días después del robo.

Además, como relató en 2011 Felice Maniero al diario Il Messaggero di Sant’Antonio, el objetivo del robo no era la barbilla sino la lengua de Don Bosco, que los ladrones creyeron debía estar en la barbilla.

Para que una reliquia sea considerada auténtica debe estar acompañada de una bula que reconozca su autenticidad que debe tener la firma del Obispo responsable. Además, el relicario debe estar sellado. Las que se ofrecen en Internet no tienen estas características.

Las reliquias son objetos sagrados relacionados a los santos. Tienen varios grados. Las de primer grado son el cuerpo de los santos, las de segundo sus pertenencias; y las de tercer grado son otros objetos que han sido tocadas por reliquias de primer o segundo grado.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en ACI Stampa

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets