En fiesta de San José Obrero, obispos piden por quienes perdieron trabajo por pandemia

, 01 May. 21 (ACI Prensa).- Este 1 de mayo, día internacional del trabajo y fiesta de San José Obrero, los obispos de Uruguay, Argentina, Bolivia y Chile expresaron su cercanía con los trabajadores, en especial con los que perdieron sus empleos a causa de la pandemia del coronavirus.

A través de una carta, los Obispos de Uruguay alentaron a “redoblar esfuerzos y solidaridades, a fin de celebrar más temprano que tarde el banquete abundante en todos los hogares de esta bendita tierra”.

“Nuestro país se ha forjado por el trabajo y el esfuerzo de su gente, atravesando otras tormentas. Confiamos en que en esta hora que nos ha tocado de tanto sufrimiento y temor, también saldremos adelante por el trabajo y el esfuerzo de todos”.

Junto con expresar su solidaridad hacia “quienes, por la pandemia, han perdido su fuente laboral o la conservan en una situación precaria”, invitaron a “todas las personas de buena voluntad a que, a través de un diálogo sincero, busquemos juntos las mejores soluciones para todos los habitantes de este país”.

A su turno, el Obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Mons. Oscar Vicente Ojea, manifestó en un videomensaje que “la creatividad es una de las grandes características de nuestro pueblo argentino”.

“El trabajo es el gran organizador de la vida; para todos los que todavía no lo hacen y que se preparan para trabajar que vayamos aprendiendo que es imposible vivir sin este ordenador maravilloso de nuestra vida humana. Para eso hace falta la creación de fuente de trabajo”.

En ese sentido, Mons. Ojea oró a San José para que la pandemia “no ahonde las faltas de fuentes de trabajo y bendiga a nuestro pueblo trabajador en todas estas etapas que hemos nombrado”.

“Que Dios les bendiga que nunca falte el pan en la mesa de casa, ese pan que se gana con el sudor de la frente y tantas veces con el sudor del corazón por las injustas condiciones de trabajo en las que vivimos”, expresó.

A su turno, el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Mons. Ricardo Centellas, pidió que el Señor bendiga a todos los trabajadores en este tiempo de pandemia “en especial cuando el desempleo ha crecido, el trabajo es muy esporádico y en Bolivia difícil de encontrar”.

“Yo creo que uno de los signos de la persistente pobreza que tenemos en América Latina, y particularmente en Bolivia, es el desempleo. Tenemos altos porcentajes de desempleo y esto nos muestra que una de las tareas pendientes de todo gobierno y de la sociedad como tal, es la creación de trabajos dignos y sostenibles”, afirmó Mons. Centellas.

“Creo que hay que seguir luchando por conseguir un trabajo digno, sustentable y de largo aliento. ¡Muchas felicidades!” a todos los trabajadores, sostuvo Mons. Centellas.

Desde la Iglesia en Chile, el Arzobispo de Concepción, Mons. Fernando Chomali, manifestó en una conferencia titulada “La dignidad del trabajo” que el país debe tener “un espíritu de benevolencia, una clara conciencia de que no nos salvamos solos y que tenemos que mirar, especialmente, a las personas que en este momento están enfrentando serias dificultades”.

“No podemos quedarnos indiferentes. Este es un tiempo para eliminar las desigualdades y reparar las injusticias que hoy día se han acrecentado más que nunca”, exhortó.

En ese sentido, es “importante buscar la forma de lograr que todas las familias cuenten con un ingreso estable. Creo que ese es el gran desafío que tenemos todas las instituciones”, sostuvo Mons. Chomali.

A su turno, el Arzobispo de La Serena, Mons. René Rebolledo, manifestó su preocupación por quienes se dedican al rubro del turismo, tan golpeado por la pandemia.

Asimismo, enumeró los desafíos que enfrentan los inmigrantes que han perdido su fuente laboral y “que con perseverancia y gran ilusión lograron conseguir”.

También recordó que el Papa Francisco, en su carta apostólica Patris corde, presenta a San José como un “‘carpintero que trabajaba honestamente para asegurar el sustento de su familia. De él, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo’”, citó.

En ese sentido, alentó a “‘comprender el significado del trabajo que da dignidad y del que nuestro santo es un patrono ejemplar’”, dijo en su mensaje.

Etiquetas:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets