Revelan falacias de proyecto para despenalizar aborto hasta la semana 14 en Chile

, 18 Jun. 21 (ACI Prensa).- La abogada del equipo legislativo de Comunidad y Justicia, Rosario Corvalán, denunció algunas falacias del proyecto de ley que busca despenalizar el aborto hasta las 14 semanas en Chile, basada en la verdadera razón del debate que es el niño por nacer.

El proyecto de ley que está en primer trámite legislativo en la Comisión de Mujer, Equidad y Género de la Cámara de Diputados, pretende modificar el Código Penal.

El país cuenta desde septiembre de 2017 con una ley del aborto bajo las causales de inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre y por violación hasta las 12 semanas de gestación. En este último caso, cuando se trata de una menor de 14 años, el plazo se extiende hasta las 14 semanas de gestación.

Sin embargo, el proyecto de ley presentado el 13 de enero de 2021, no precisa causal para extender el aborto hasta la semana 14.

En una nueva sesión de expositores, Corvalán precisó que de acuerdo a los argumentos científicos y biológicos; el cigoto, feto o embrión “es una persona humana y por lo tanto sujeto de derechos. El primero de ellos, es el derecho a la vida”.

En ese sentido, “¿estamos despenalizando poner fin a la vida de una persona humana? ¿O estamos despenalizando deshacernos de un conjunto de células?”, cuestionó.

Porque “si reconocemos que el embrión es una persona” y “la decisión de la mujer de abortar fuera realmente autónoma, esa autonomía no le permitiría terminar con la vida de otra persona”. 

Siguiendo esta lógica de que “‘mi libertad llega hasta donde empieza la del otro’, el aborto es inaceptable. El liberalismo se rige precisamente de este principio de no agresión, es decir, todo lo que no agrede un tercero, tiene que estar permitido”, recordó Corvalán.

En consecuencia, para hablar de despenalización del aborto “debemos hacernos cargo de la condición de persona del niño que está en el vientre materno”.

“No se puede ser más o menos persona, así como tampoco se puede ser persona de primera o segunda categoría”, afirmó Corvalán.

Más aún, si se reconoce que el niño en gestación es persona “tenemos que encontrar una razón lo suficientemente potente para justificar que la ley no sancione poner fin a esa vida humana”.

Como segunda idea, la abogada explicó que para imponer la práctica del aborto hasta la semana 14 del embarazo, en ningún momento se explica el estado del desarrollo del feto a esa edad, por el contrario, “se basan en los argumentos de la salud de la madre” que tendría el “derecho” a abortar.

“Si el argumento es la autonomía de la mujer, ¿por qué no se le permite abortar a las 18, 20 o 30 semanas? ¿Esto demuestra nuevamente, que el desarrollo del feto y su grado de desarrollo, en nada afecta su condición de persona?”, cuestionó.

Corvalán señaló que otra falacia es que las consecuencias negativas que tienen las mujeres en su salud mental y la calidad de vida tras abortar se generarían por la estigmatización de los países donde aún el aborto no es legal.

Sin embargo, según las cifras presentadas por el epidemiólogo del Instituto MELISA, Elard Koch, demuestran que “el 90% de las mujeres que piensan en un aborto lo hacen por miedo o coerción”, en tanto que el 20,4% lo hace “para ocultar el embarazo por temor a la reacción de los padres o la pareja”.

“Si despenalizamos el aborto, esa coacción ejercida sobre la mujer para abortar va a estar amparada por el derecho (ley). Es inaceptable”, sostuvo.

Corvalán agregó que los hospitales psiquiátricos de Canadá presentan una alta tasa de ingreso de mujeres que han abortado con problemas mentales; mientras que en Nueva Zelanda, las jóvenes entre los 15 y 18 años tienen un 50% más de probabilidad de presentar ideas suicidas.

Para defender el proyecto, la diputada de Comunes, Camila Rojas, dijo que este considera la “interrupción del embarazo cuando el feto todavía no es viable fuera del útero” es decir, hasta las 14 semanas.

Además, dijo que considerar que el niño en gestación es una persona es una discusión subjetiva, ya que dependerá de si el embarazo es “deseado”, “programado”, o si es forzado.

Corvalán refutó estos argumentos y dijo que al leer “el tenor literal de este proyecto de ley es difícil sostener que está haciendo algo más que despenalizar, pero si vemos los ‘principios’ del proyecto de ley” y de acuerdo a la experiencia de la despenalización del aborto en tres causales, “lo que hace en los hechos es una legalización”.

“Actualmente se puede exigir al Estado cuatro prestaciones relacionadas con el aborto. Eso es dar un paso más allá de la despenalización. No habría por qué pensar, que este proyecto va solamente a despenalizar” la práctica.

Además, “en la fundamentación de este proyecto también se habla sobre derechos sexuales y reproductivos”, y eso implica “exigir prestaciones al Estado, y no solamente que el Estado se abstenga del castigo”, precisó.

Por último, dijo que la diputada Rojas planteó con su comentario el centro de la discusión. “Ella habló de la viabilidad” del feto a partir de las 14 semanas de gestación y a partir de allí, el feto sería “sujeto de protección jurídica”. “Para mí es desde la concepción”, concluyó Corvalán.

Etiquetas:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets