¿Qué nos enseñan los siete dolores de María hoy? Fray Nelson lo explica

, 15 Sep. 21 (ACI Prensa).- Con motivo de la Solemnidad de Nuestra Señora de los Dolores, celebrada el 15 de septiembre, el sacerdote colombiano Fray Nelson Medina explicó cuáles son los siete dolores de María, y qué lección nos enseñan a los católicos en la actualidad.

Fray Nelson Medina, dominico Doctor en Teología, compartió en su cuenta de YouTube un video en el que invita a los católicos a recordar que el dolor de la Madre de Dios al ver a su Hijo en la Cruz va más allá del sufrimiento por sus dolores físicos.

El sacerdote inició diciendo que “hoy nuestra Iglesia recuerda a la Santísima Virgen María en el misterio de su dolor”.

“Piensa, por ejemplo, en lo que significa para una madre ver tan destrozado, tan torturado a su hijo, por supuesto que esto es muy doloroso”, dijo. Además de “esa elemental solidaridad con todos sus sufrimientos”, recordamos a Nuestra Señora de los Dolores “porque en ese dolor brilla un amor”.

Fray Nelson aseguró que, si bien es bueno acompañar a María en su sufrimiento por los dolores físicos de su Hijo, no “podemos quedarnos en los aspectos puramente naturales, que son válidos”, sino más bien meditar sobre los dolores “invisibles”.

Para explicarlo, recordó que “en la Pasión de Cristo lo más visible es el dolor físico: sus manos, su costado, sus azotes, las espinas, pero el dolor más profundo del Señor era invisible, en la medida que era el dolor de su corazón, el dolor ante el pecado del mundo”.

“Por eso, al reflexionar sobre los dolores de la Santísima Virgen María, conviene que también nosotros nos asomemos al aspecto sobrenatural, que es el más profundo y que es el más fecundo del dolor de María”, subrayó.

A continuación, los siete dolores:

1. Ver que Dios ha sido y sigue siendo ofendido

El primer gran dolor de María es “ver que Dios es ofendido con el pecado, pecado descarado, pecado cínico, pecado arrogante, como a veces encontramos también en nuestra época”, dijo.

2. Ver el rechazo a la Palabra de Dios

Su segundo dolor fue ver cómo las personas rechazan las palabras de su Hijo. “Nadie pudo ofrecerla mejor que Jesús, pero su palabra ha sido rechazada. La sordera a la Palabra de Dios es un dolor espantoso”, señaló.

3. Darse cuenta de que la gente es manipulable

El tercer dolor de la Madre de Dios se relaciona con la facilidad con la que las personas son manipulables. “Es decir que nuestras raíces en Dios son tan tenues, que llega alguien y empieza a gritar: ¡Crucifícalo! Y todos repiten: ¡Crucifícalo! Es decir, la gente es manipulable, no tenemos raíz profunda en el Señor”, dijo.

 4. Darse cuenta que hay placer en la crueldad

Fray Nelson lo calificó como un dolor “muy fuerte”, pues María “recuerda cómo en la Pasión de Cristo algunos se burlaban de Él [...] Él dice: ‘Tengo sed’, y le pasan vinagre. Es la crueldad, es el morboso placer de tener absoluto poder sobre todo ser humano”, dijo.

5. Darse cuenta que la humanidad es voluntariamente ciega

Fray Nelson dijo que se admira cómo “en nuestra época”, gracias al internet existen muchas “oportunidades de formarse, de crecer en la fe”, pues la red ofrece cantidades de “predicaciones útiles, cursos, retiros”.

Sin embargo, dijo que si bien miles las ven, la mayoría no las aprovecha. “Miras lo que tiene que ver con la diversión, con el entretenimiento y no son miles, son millones. Es decir, donde está el pan bueno, hay muy pocos que quiere comer”, señaló

6. Ver que los amigos fallan a la hora de la prueba

Fray Nelson recordó que no se trata solamente del dolor humano de la traición de un amigo, “sino porque se suponía que eran amigos de Dios. Estamos hablando de los discípulos”. El dolor de María es ver cómo “rompemos con una facilidad impresionante”, nuestra alianza con Dios, dijo.

7. Ver al demonio disfrutar con el dolor

El último sufrimiento de María, que “seguramente no fue el menor de los dolores”, fue ver cómo el demonio “se muestra poderoso, se muestra fuerte”, verlo “mostrando su garra, escuchar su asquerosa carcajada”, señaló.

Finalmente, Fray Nelson compartió una enseñanza que aprendió hace casi 30 años sobre los dolores de Nuestra Madre, que pueden ayudarnos en nuestra vida cristiana.

Aseguró que si bien “los siete dolores sobrenaturales que cayeron sobre el corazón de María como siete espadas” son “terribles”, ella los venció con la gracia de Dios.

“Ella, como nos dice el Evangelio de Juan, permaneció de pie junto a la cruz. Esa es María, esa es la Madre de Jesucristo y ese es el mejor modelo de vida cristiana que podemos encontrar”, concluyó.

 

 

Etiquetas:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets