¿Cómo puede un empresario llegar al cielo? El Papa Francisco señala 3 condiciones

VATICANO, 12 Sep. 22 (ACI Prensa).- El Papa Francisco recibió hoy lunes 12 de septiembre a un grupo multitudinario de empresarios italianos, a quienes explicó 3 condiciones para entrar en el cielo: compartir la riqueza, tener vocación comunitaria y ser trabajador.

Ante los miembros de Confindustria -Confederación General de la Industria Italiana-, el Santo Padre definió a los empresarios como el “componente esencial en la construcción del bien común, un motor primordial del desarrollo y la prosperidad”.

Lamentó también que la crisis agravada por la pandemia y por la guerra de Ucrania afecta al mundo empresarial, en el que, explicó, existen dos tipos de empresarios: los mercenarios y aquellos  empresarios parecidos al buen pastor, “que sufren lo mismo que sus trabajadores, que no huyen ante los numerosos lobos que les rodean”.

A continuación, explicó que “la vida de los empresarios en la Iglesia no siempre ha sido fácil”, ya que muchas veces se le ha asemejado con los vendedores que Jesús expulsó del templo. 

“En realidad, se puede ser comerciante, empresario, y ser seguidor de Cristo, habitante de su Reino. La pregunta es entonces: ¿cuáles son las condiciones para que un empresario entre en el Reino de los Cielos?”, dijo el Papa.

1. Compartir

A partir de esta pregunta, el Papa Francisco habló de la primera condición; compartir.  

“La riqueza, por un lado, ayuda mucho en la vida; pero también es cierto que a menudo la complica: no sólo porque puede convertirse en un ídolo y en un amo despiadado que se lleva toda la vida día tras día”, dijo a continuación. 

Explicó además que una forma de compartir es a través de pagar impuestos, los cuales deben de ser justos, y de la creación de empleo, sobre todo para los jóvenes. 

“Los impuestos no deben verse como una usurpación. Son una forma elevada de compartir bienes, son el corazón del pacto social” aseguró el Santo Padre.

En este sentido, el Papa subrayó que “es urgente apoyar a las familias y la natalidad”.

2. Vocación comunitaria 

Además, el Papa señaló que “hay que destacar el papel positivo que desempeñan las empresas en la realidad de la inmigración, fomentando una integración constructiva y potenciando unas competencias imprescindibles para la supervivencia empresarial en el contexto actual”. 

“Al mismo tiempo, es necesario reiterar con fuerza el ‘no’ a cualquier forma de explotación de las personas y de descuido de su seguridad”, defendió.

3. Ser trabajador

Asimismo, el Papa explicó que “una de las graves crisis de nuestro tiempo es la pérdida de contacto de los empresarios con el trabajo: a medida que crecen, la vida transcurre en oficinas, reuniones, viajes, convenciones, y ya no frecuentan talleres y fábricas. Se olvida el ‘olor’ del trabajo”, aseguró.

“Todo trabajador depende de sus empresarios y directivos, también es cierto que el empresario depende de sus trabajadores, de su creatividad, de su corazón y de su alma: depende de su "capital" espiritual”, dijo más tarde el Papa. 

Por último, explicó que “los grandes retos de nuestra sociedad no se superarán sin buenos empresarios”. 

“Sin nuevos emprendedores, la tierra no resistirá el impacto del capitalismo, y dejaremos a las próximas generaciones un planeta demasiado herido, quizás inhabitable. Lo que hemos hecho hasta ahora no es suficiente: ayudemos juntos a hacer más”, concluyó el Papa Francisco.

Etiquetas:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets