Corte Suprema exculpa a obispo acusado de encubrir desaparición de joven en Chile

, 09 Nov. 22 (ACI Prensa).- La Corte Suprema de Justicia de Chile ratificó recientemente la anulación del procesamiento del Obispo Emérito de la Diócesis de Punta Arenas, Mons. Bernardo Bastres Florence.

El Prelado fue procesado en octubre de este año, acusado por encubrimiento en el presunto secuestro de Ricardo Harex González, desaparecido en 2001 a sus 17 años.

Junto con Mons. Bastres, fueron investigados dos sacerdotes y cuatro miembros de la fuerza policial, ordenándose para todos ellos la prisión preventiva.

La Corte de Apelaciones de Punta Arenas aceptó dos recursos de amparo en defensa del obispo y de uno de los sacerdotes, dejando sin efecto el procesamiento.

Los ministros resolvieron entonces que no existían suficientes antecedentes para justificar el delito base, el secuestro del joven, ni la participación de los acusados.

Sin embargo, los abogados de la familia Harex apelaron a la Corte Suprema para que se revocara la resolución de ese tribunal.

Luego de revisada la apelación, la segunda sala de la Corte Suprema resolvió el 7 de noviembre rechazarla y confirmar la anulación del procesamiento del Obispo Emérito de Punta Arenas.

Tras la resolución de la Corte Suprema, Mons. Bastres emitió un comunicado en el que, en primer lugar, recuerda a la familia de Ricardo Harex. "Han vivido un calvario", dijo, y lamentó que la investigación realizada por las autoridades despertara esperanzas, para finalmente no determinar “el delito ni los posibles responsables”.

Cuando se enteró del procesamiento contra él, recordó, quedó “desconcertado”, pues lo “percibí como el ‘tiro de gracia’ que me ‘mataba’ mediáticamente, dando rienda suelta a todo tipo de juicios y especulaciones”.

En los 27 días que estuvo sin ejercer públicamente el ministerio sacerdotal tras el inicio del proceso, el Prelado aseguró haber pedido a Dios “que se aclarara el asunto, para que, conociendo la verdad, se restituyera la justicia”.

Mons. Bastres expresó también su dolor por los otros sacerdotes, que “han tenido que sobrellevar un peso que no se ajustaba a la verdad” y “soportar las críticas e incomprensiones”.

El Prelado también lamentó el sufrimiento del Obispo actual, Mons.Óscar Hernán Blanco, y los fieles de la Diócesis, “que no se merecían tal afrenta”.

Finalmente, expresó: “Iluminados por la verdad, esperemos que la comunidad pueda seguir caminando, sin esta sombra de dudas y malos entendidos”, en la misión de “anunciar la Buena Noticia a todos, en especial a los que más lo necesitan”.

Respetar las resoluciones y colaborar con la justicia

El Obispado de Punta Arenas emitió un comunicado, en el que llama al respeto a las resoluciones judiciales y al debido proceso.

En su mensaje, el Obispado indicó que “como todo ciudadano, los miembros de la Iglesia deben colaborar con las investigaciones en las que son requeridos”.

Ante un hecho de tanta gravedad, la diócesis chilena alentó a que “se proceda con el rigor necesario en la búsqueda de alcanzar la justicia”, y reafirmó la esperanza de “conocer la verdad sobre la grave desaparición del joven Ricardo Harex”.

El adolescente Ricardo Harex, de 17 años, desapareció en la noche del 19 de octubre del 2001 en Punta Arenas, cuando regresaba de un cumpleaños.

En ese entonces, varios testigos aseguraron haber visto en el lugar de los hechos al sacerdote Rimsky Rojas Andrade, que se desempeñaba como director del Liceo San José, donde estudiaba el joven Harex. El P. Rojas se suicidó en el año 2011, en medio de las investigaciones.

Etiquetas:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets