Qatar 2022: Sacerdote argentino comenta desde la fe la derrota con Arabia Saudita

, 22 Nov. 22 (ACI Prensa).- Con una inesperada derrota por 2-1 ante Arabia Saudita, esta mañana comenzó la Copa Mundial de la FIFA para la Argentina de Messi, que sueña con llevarse este año el trofeo mayor.

El sacerdote Federico Lazarte, párroco de San Marcos Evangelista, en la Arquidiócesis de Mercedes-Luján, compartió algunas reflexiones desde la fe sobre el primer partido de los argentinos.

En primer lugar, el sacerdote se refirió a uno de los principios enunciados del Papa Francisco en su encíclica Evangelii Gaudium: “La realidad es superior a la idea”.

Es un principio, consideró, “nos viene muy bien, no solo en este contexto de deporte, sino a nivel social”, porque “la realidad es lo que es”.

“Lo cierto es que hay toda una atmósfera que uno le suma a la realidad, un montón de revestimientos cargados de intereses e ilusiones”, describió.

“¿Quién no está ilusionado? ¿Quién no apoya anhelos, ilusiones sobre lo que estamos viviendo?” planteó, reconociendo que muchas veces “tienen que ver con saciar otras frustraciones, que se encuentran más profundo”.

“Las ideas son el revestimiento humano de la realidad, pero la verdad que, como dice Jesús, nos libera, es lo que es, libre de maquillaje”.

Argentina “no jugó bien”

El P. Lazarte apuntó luego a la “confusión” en el seleccionado, y reconoció que el conjunto “no jugó bien”.

“También puede suceder que equipos que juegan muy bien y conservan su esencia, pierden, pero hoy lo que vimos es una identidad que se sostenía a lo largo de tantos partidos invictos, y que hoy no apareció”.

En este punto, advirtió también sobre lo emocional, “los nervios y la carga que debe estar pesando en cada jugador”, porque “nosotros nos ilusionamos con que a Argentina le vaya bien, y ellos deben sentir todo lo que generan”.

“Ahora, sobre esa misma realidad se cargarán miedos, frustraciones, el vaivén humano que la va contorneando”, admitió.

El sacerdote destacó que “sigue siendo un equipo muy bueno, muy sólido”, y subrayó las declaraciones de los jugadores después del partido, en las que coincidieron en decir que “nunca fuimos los mejores y hoy no somos los peores”. 

En ese sentido, llamó “ante la crisis, a buscar el equilibrio, la oportunidad”.

La crisis es una oportunidad

Yendo a la raíz de la fe, recordó a los creyentes que “de la crisis más grande, que es la muerte y el mal, de ese centro oscuro de la realidad, de ese misterio bravo de la injusticia, Dios asume y abraza esa realidad, y saca vida”.

Retomando el Evangelio del último fin de semana, festividad de Cristo Rey, expresó: “Dios transforma el dolor y el mal, asumiéndolo en una nueva realidad, en una vida que no pasa, en un amor más grande”.

También en las relaciones humanas, en los vínculos de familia, de pareja, de amistad, el sacerdote advirtió que “la verdad, muchas veces, aparece después de las crisis”. 

Por eso, consideró que la selección se encuentra ante una gran oportunidad, “porque ahora como equipo van a estar midiendo a la verdadera capacidad que tienen para rearmarse ante este golpazo”.

Argentina en los mundiales

“Gracias a Dios esto se dio en el arranque, porque se puede mejorar”, reconoció el párroco de San Marcos Evangelista, y para poner un ejemplo recordó el Mundial de Italia 90.

“Yo era muy chico pero me acuerdo con claridad: veníamos de ser campeones en el ’86 y miramos con ilusión el primer partido del ’90 con Camerún, donde perdimos 1-0 contra un país con el que pensábamos que íbamos a ganar fácilmente, pero después llegamos a la final”.

Por eso, reiteró, “muchas veces la crisis es la mejor oportunidad, porque es el momento para que salga lo mejor de cada uno. Ahora a Argentina se le presenta la oportunidad de sacar algo positivo, luminoso, de este momento difícil”. 

“Desde el punto de vista cristiano, es el mejor momento”, aseguró, y recordó a Jesús en la Última Cena, cuando les habla a sus apóstoles.

“La imagen que deja es la de la mujer cuando va a ser mamá, que le llega el momento de mayor dolor, pero en ese mismo momento es donde está trayendo una nueva vida, y cuando ve nacer esa nueva vida, el dolor queda atrás”.

“Ahora anhelamos que surja algo nuevo, una nueva manera de jugar, que seguramente no va a tener que ver tanto con lo técnico sino con lo anímico, con lo emocional, en este tiempo donde lo emocional juega un partido muy importante”, concluyó.

La selección argentina de fútbol cuenta con dos copas mundiales, la que jugaron de locales en 1978 y la de México 1986. 

En 1990 fue subcampeón en Italia y la misma suerte tuvo en 2014 en el Mundial de Brasil.

De gran tradición en este deporte, el país cuenta con grandes estrellas que se desempeñan en el fútbol local y europeo. Entre ellos se destaca Lionel Messi, siete veces ganador del Balón de Oro.

En 2021, Argentina ganó la Copa América, que se disputa entre los seleccionados del continente, cortando la racha de 28 años sin títulos, y luego derrotó a Italia en la Finalíssima, la copa entre el campeón de América y el de Europa.

Etiquetas:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets