Hoy celebramos a San Basilio Magno y a San Gregorio Nacianceno, Doctores de la Iglesia

REDACCIÓN CENTRAL, 02 Ene. 23 (ACI Prensa).- Cada 2 de enero, la Iglesia Católica celebra a dos de los primeros y más grandes Doctores de la Iglesia. Ambos vivieron durante el siglo IV y fueron cercanos compañeros, celosos servidores de Cristo y el Evangelio.

La Iglesia los recuerda por su defensa de la fe en contra de las herejías que negaban la divinidad de Jesús, y por eso los celebra el mismo día.

San Gregorio Nacianceno describía así a su gran amigo, San Basilio:

“Basilio santo, nació entre santos. Basilio pobre, vivió pobre entre los pobres. Basilio hijo de mártires, sufrió como un mártir. Basilio predicó siempre con sus labios, y con sus buenos ejemplos y seguirá predicando siempre con sus escritos admirables”.

Basilio de Cesarea, el Grande

San Basilio nació en Cesarea, Asia Menor, alrededor del año 330, en el seno de una familia rica en frutos de santidad. Sus hermanos fueron San Gregorio de Nicea, Santa Macrina la Joven y San Pedro de Sebaste.

Su padre fue San Basilio el Viejo; su madre, Santa Emelia; y su abuela, Santa Macrina. Su compañero de estudios e inseparable amigo fue San Gregorio Nacianceno.

Cuando Basilio se encontraba en la cúspide de la fama profesional, sintió un gran impulso por abandonar la vida mundana. Necesitado de ayuda y orientación, acudió a su hermana, Santa Macrina, quien ya vivía apartada del mundo, en compañía de su madre viuda y de otras mujeres.

Basilio pidió entonces el bautismo, y como nuevo cristiano se dedicó a buscar el “lugar” que Dios quería para él. Visitó algunas comunidades cristianas, aunque después decidió vivir en soledad, en un sitio agreste, entregado a la plegaria y el estudio. Con el tiempo, se le unieron algunos discípulos con quienes formó el primer monasterio fundado en Asia Menor.

Sus enseñanzas fueron decisivas para la comprensión futura del estilo de vida monacal y aún hoy se ponen en práctica, especialmente, entre los monjes de Oriente. Fue tanta la influencia que ejerció en la antigüedad que San Benito, padre del monacato occidental, lo tuvo como principal fuente de inspiración; llegó a reconocerlo como su “maestro”.

Al ser ordenado sacerdote San Basilio fue animado por San Gregorio Nacianceno a que le ayude en la defensa de la Iglesia, las verdades de fe y el sacerdocio. Fue nombrado primer auxiliar del arzobispo de Cesarea, cargo que ejerció después de -como muchos otros hombres conversos- hacer uso de la herencia familiar para ayudar a los más necesitados.

El santo en persona se encargaba del reparto de comida a la entrada del monasterio, tarea que quedó inmortalizada en cierta iconografía que lo representa vistiendo una suerte de delantal de cocina y un cucharón en la mano.

A la muerte de su arzobispo, Basilio fue nombrado su sucesor, emprendiendo la tarea de defender la autonomía de la Iglesia frente al emperador romano Valente. Como arzobispo promovió la devoción a la Eucaristía y enseñó sobre la necesidad de este sacramento para la vida del cristiano. Partió a la Casa del Padre el 1 de enero del año 379.

San Gregorio de Nacianzo

San Gregorio Nacianceno fue natural de Capadocia (actual Turquía). Nació el mismo año que San Basilio. Su padre fue San Gregorio el Mayor, obispo de Nacianzo; su madre fue Santa Nona y sus hermanos, los santos Cesáreo y Gorgonia.

Gregorio se unió a San Basilio en el deseo de seguir a Cristo en la vida solitaria, y, como él, también sirvió como sacerdote. No todo fue cordialidad entre ambos, como a veces sucede incluso con los buenos amigos.

Hacia el año 372, San Basilio quiso consagrar a Gregorio como obispo de Sasima, pero aquella región constituía territorio en disputa entre las denominadas “Dos Capadocias”. Esto produjo tensiones entre ambos, las que solo pudieron superar unos años más tarde.

Después de recorrer varias ciudades, San Gregorio se estableció en Constantinopla donde sería consagrado obispo. Como pastor, su fidelidad le valió numerosos sufrimientos a causa de las difamaciones promovidas, paradójicamente, por algunos cristianos y por aquellos que no perdían oportunidad de generar ataques contra la doctrina católica, apoyados por los herejes del momento.

El Concilio de Constantinopla, realizado en el año 381, terminó por confirmar las conclusiones y enseñanzas establecidas en el Concilio de Nicea (325) en relación a quienes negaban la divinidad de Cristo. San Gregorio, en calidad de obispo de Constantinopla, había tomado parte en el evento y veía con beneplácito cómo su propia enseñanza quedaba ratificada por el magisterio conciliar.

Lamentablemente, sus enemigos, con ánimo de deshacerse de él, pusieron en duda la validez de la elección que lo llevó a la sede de Constantinopla, por lo que el santo decidió volver a Nacianzo para que se restaurara la paz. Allí se convertiría en el nuevo obispo.

San Gregorio partió a la Casa del Padre el 25 de enero del año 389 (ca. 390).

Si deseas saber más sobre San Basilio el Grande, puedes leer este artículo de la Enciclopedia Católica: https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Basilio_el_Grande.

Para conocer más sobre San Gregorio Nacianceno: https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Gregorio_Nacianceno.

Etiquetas:

Publicar un comentario

Su mensaje será revisado antes de publicarse. Contenido ofensivo o agresivo será eliminado. No es un sitio de debate sino de formación religiosa y evangelización.

[facebook][blogger]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets