Artículos por "ACIPrensa"
3D 40 días por la vida 52 Jornada de las comunicacione sociales Aborto Abusos de ministros ACI América ACI España ACI Perfiles ACI Prensa Mundo ACI Prensa Vaticano ACI Vida y Familia ACIPrensa Adoracion Noctura Diocesana Adoración Nocturna Mexicana Adviento Agencia Zenit Agustinianos Aleteia Animacion Aniversario Aniversarios Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Año 1937 Año 1942 Año 1947 Año 1949 Año 1950 Año 1956 Año 1961 Año 1962 Año 1966 Año 1981 Año 1984 Año 1994 Año 1995 Año 1997 Año 1999 Año 2000 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2006 Año 2007 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2014 Año 2016 Año 2017 Año de la Misericordia Año nuevo 2019 Años 20 Años 30 Apaseo el Grande Aplicaciones Android Arquidiocesis de Morelia Articulos Asamblea Diocesana de Pastoral Asamblea Diocesana de Pastoral 2017 Asamblea Diocesana de Pastoral 2018 Asamblea Diocesana de Pastoral 2019 Asesinatos de sacerdotes Atletismo Audio Aventuras Avisos Urgentes Bajío Basado en hechos reales Bautismo del Señor Bazar de la Fe Beatos de la Diocesis Belico Biblia Bien Común Biografico Boletín Caballeros de Colón Campamentos Capilla del Barrio de Santiaguito Cara a cara Cardenal Cáritas Carmelitas Casa "El Buen Pastor" Casa de Ejercicios de Atotonilco Casa de Oficios Casa de Oracion Silencio y Paz Catedral de Celaya Catequesis Celaya Celebraciones CEM Centro de Tanatologia y Psicologia de Vida AC Centro Humanitario Caminemos Juntos CEPCOM Cine epico Cine Familiar Cine religioso Cineforum Circulares CODIPAC codipaccya Colectas Colegio Mexico Colombia Columna Comedia Comisaria de Tierra Santa Comision de Medios Digitales Comonfort Comunicación Comunicado Conciertos Conferencias Congresos Congresos Eucarísticos Conoce las sectas Conociendo el Seminario Conozca Primero su Fe Conservatorio de Musica Construyendo ciudadanía para el bien común Consultoria Familiar Convivencia Coral La Purísima Cortazar Cortazar. Cristianas de hoy Cristo Cristo te llama Radio Cuaresma Cuasi-Parroquia Fray Elías del Socorro Nieves Cuasi-Parroquia San Juan Pablo II Cuentos Curia Curso Introductorio Cursos Custodia de Tierra Santa Decanato I-San Antonio Decanato II-Sagrario Catedral Decanato III-San Miguel Decanato IV-Divina Providencia Decanato IX - Dolores Hidalgo Decanato V-Apaseo el Grande Decanato VI- Juventino Rosas Decanato VII-Comonfort Decanato VIII_San Miguel Allende Decanato X-San Luis de la Paz Defensa de la Familia Deporte Desastres Naturales Descargables Devociones Día del maestro Diario de María Dibujos Animados Dimension Apostolado para Laicos Dimension Cine Radio y Television Dimension de Medios Digitales Dimension Prensa Escrita Dimension Vida Diocesis de Celaya Diócesis de Celaya Diocesis de Querétaro Diocesis de Tabasco Divina Misericordia Divorciados en Nueva Unión Documental Dolores Hidalgo Domingo de adviento Dominicas de Maria Domund Drama Edad Media Editorial El Espacio del Padre Carlitos El Evangelio de hoy El Papa El Papa en México El Papel de la Mujer en la Sociedad Actual El Sol del Bajio Elecciones Elecciones 2018 Entrevista Escolapios Evangelio Evangelio del domingo Evangelio meditado Evangelio. Eventos Fake News Fallecimientos Familia Fantastico Festejos Festivales Festividades Fiestas Patronales Formación Permanente Franciscanos Francisco Eduardo Tresguerras Fray Arturo Ríos Lara OFM Fray Elias del Socorro Nieves Frayñero Gaudete et exultate Guanajuato Guerra Civil Española Hermanas Misioneras Guadalupanas de Jesus Evangelizador Hermano Asno Historia Historias cruzadas Historico Homilías Hora de la Divina Misericordia Hora Santa Horarios de Misas Ideologia de genero Iglesia Imagenes Imagenes de la Diocesis Indulgencias Infantil Inquietud Nueva Instagram Instituto Misioneras Guadalupanas de Jesús Evangelizador Intenciones de Oración Intenciones para la Santa Misa Interseminarios Intriga Invitación Irapuato ITES Jesus cada Domingo JMJ JMJ 2019 Jornada de las comunicaciones Jóvenes Juegos Olimpicos Jueves Santo Juntos por Mexico Juventino Rosas La Hora de la Misericordia La Hora del Padre Edgar Larrea La Retama La verdad os hará libres La Voz del Pastor Laicos Las Catequesis del Papa Legionarios de Cristo León Libros Liturgia Liturgia de las Horas Madres al Frente de una Familia Mayo mes de la Virgen María MCM Mensaje del Obispo Mensajes Merkabá México Mi Nueva Catedral Miercoles de Ceniza Miniserie de TV Minutos para Dios Misa Crismal Misa de Niños Misioneras Guadalupanas de Jesus Evangelizador Movimiento Familiar Cristiano Catolico Musica Catolica Musical Navidad no al aborto No Fake News Nombramientos Noticias Novenas Obispado Obispo Obispo de Apatzingán Obispo Emerito Obispos Obituario Obras Obras de Misericordia OFM OFS Oraciones Oratorianos Ordenaciones Padre Angel Espinoza de los Monteros Padre Carlos Sandoval Padre Dante Gabriel Jiménez Muñozledo Padre Hugo Valdemar Romero Ascencion Padre Samuel Damian Pascual Padre Vidal Rodriguez Turrubiate Panamá Panegírico papa Francisco Párroco Parroquia Cristo Salvador Parroquia Divina Providencia Parroquia El Sagrario-Catedral - Celaya Parroquia Espiritu Santo - Celaya Parroquia Jesus Nazareno Parroquia La Asuncion - Dolores Hidalgo Parroquia La Asunción de María - Celaya Parroquia La Divina Providencia Parroquia La Inmaculada Concepción - Villagrán Parroquia La Resurreccion - Celaya Parroquia La Sagrada Familia - Celaya Parroquia La Santa Cruz Parroquia La Santísima Trinidad Parroquia Ntra Sra de Guadalupe - Cortazar Parroquia Ntra Sra de Guadalupe - Los Rodriguez - San Miguel Allende Parroquia Ntra Sra de los Dolores - Cañada de Caracheo Parroquia Ntra Sra de los Dolores - Dolores Hidalgo Parroquia Nuestra Señora de Fátima - Celaya Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe - Mexicanos Parroquia Nuestra Señora de la Salud - Celaya Parroquia Nuestra Señora del Carmen - Celaya Parroquia Sagrado Corazón - Celaya Parroquia Sagrado Corazón de Jesús y San Andres - Apaseo el Alto Parroquia San Antonio de Padua - Celaya Parroquia San Antonio de Padua - Dolores Hidalgo Parroquia San Felipe de Jesús - Celaya Parroquia San Francisco de Asis - Comonfort Parroquia San Francisco de Asís - Comonfort Parroquia San José - Celaya Parroquia San Jose - Cortazar Parroquia San José - Xoconoxtle - Dolores Hidalgo Parroquia San Juan Bautista - Apaseo el Grande Parroquia San Judas Tadeo Parroquia San Luis Rey Parroquia San Martín de Porres Parroquia San Miguel Arcángel - Celaya Parroquia San Miguel Arcángel - San Miguel Allende Parroquia San Pedro Apostol - Mineral de Pozos Parroquia San Pedro y San Pablo Parroquia Virgen de las Tres Ave Marías - San Luis de la Paz Parroquia Virgen de los Pobres Parroquia Virgen de los Pobres - Celaya Parroquias Parroquias Ciudad Episcopal Parroquias Foráneas Partituras Pascua Pasionistas Pastoral Campesina Pastoral de la Cultura Pastoral de la Familia Juventud Laicos y Vida Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral del Turismo Pastoral Familiar Pastoral Juvenil Pastoral Liturgica Pastoral para la Comunicación Pastoral Profetica Pastoral Social Pastoral Vocacional Paz y Bien para los Hermanos de Hoy Peliculas Peregrinacion Anual a la Montaña de Cristo Rey Peregrinaciones Periodico Redes Persecucion Religiosa Platicas Cuaresmales Poesia religiosa Politica Posada Sacerdotal 2018 Presbiterio Preseminario Procesiones Profanaciones Promocion Vocacional Provida Provincia Eclesiastica de Morelia Provincia Eclesiástica del Bajío Provincia Franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacan Proyecto Familia Unida Purisima Concepcion Quienes somos Radio en linea Radio en línea Whatsapp Radiovaticano Rectoría Cristo Rey - Apaseo el Grande Rectoria San Martin de Terreros Rectoria Santa Ana Rectoria Santa Teresita - Dolores Hidalgo Rectoria Santuario de Guadalupe - Celaya Rectoria Templo de El Carmen Rectoría Templo de San Francisco-Celaya Rectoria Tercera Orden - Dolores Hidalgo Rectorias Rectorias Ciudad Episcopal Rectorias Foráneas Reflexion del Domingo Regnum Christi Religion Religión Reportajes Representación Via Crucis Resurreción Retiros Rosa Guadalupana Rosario Viviente Sábado Santo Sacerdotes Sacerdotes Operarios Diocesanos Sacrilegios Sagrado Corazón de Jesús San Luis de la Paz San Miguel de Allende Sanación y Liberación Santa Misa Santa Misa en vivo vía TV Santuario de La Villita - Apaseo el Grande Sector Matrimonios Semana Santa Semillas para la Vida Seminario de Celaya Seminario Diocesano Seminario San Felipi Benizi Seminaristas Serie de TV Servidoras de la Palabra Servidores de la Palabra Servitas Siervos de María Siglo XIII Siglo XIX Siglo XVI Siglo XVII Siglo XX Sistema de Información del Vaticano Sitio de Jericó Slider Talleres Tarimoro Telefilm Television Catolica Templo de la Cruz - Rectoria - Celaya Templo de La Piedad - Rectoría - Celaya Templo de Los Remedios - Comonfort Templo de Maria Auxiliadora - Rectoria - Celaya Templo de San Francisco - Salvatierra Templo Tierras Negras - Celaya Toluca Toma de posesion Transmisión en directo Ubicacion Universitarios Vía Crucis Viacrucis Vicaria de Pastoral Vida Vida Consagrada Vidas de Santos Video Viernes Santo Virgen de Guadalupe Virgen Maria Visita del Papa Francisco Visitas Pastorales Celaya Vocación Vocero de la Diocesis Voto Whatsapp Yeshua Zona Norte Zona Sur

, 05 Dic. 21 (ACI Prensa).- En su segundo día de viaje en Grecia, el Papa Francisco visitó este domingo 5 de diciembre a los refugiados acogidos en el Centro de acogida e identificación de Mitilene, en la isla de Lesbos.

A continuación el discurso completo del Papa Francisco.

Queridos hermanos y hermanas:

Gracias por sus palabras. Le agradezco, señora Presidenta, por su presencia y sus palabras. Hermanas, hermanos, estoy nuevamente aquí para encontrarme con ustedes; estoy aquí para decirles que estoy cerca de ustedes; estoy aquí para ver sus rostros, para mirarlos a los ojos: ojos cargados de miedo y de esperanza, ojos que han visto la violencia y la pobreza, ojos surcados por demasiadas lágrimas. Hace cinco años, el Patriarca Ecuménico y querido hermano Bartolomé dijo en esta isla algo que me impactó: «El que les tiene miedo no los ha mirado a los ojos. El que les tiene miedo no ha visto sus rostros. El que les tiene miedo no ve a sus hijos. Olvida que la dignidad y la libertad trascienden el miedo y la división. Olvida que la migración no es un problema del Oriente Medio y del África septentrional, de Europa y de Grecia. Es un problema del mundo» (Discurso, 16 abril 2016).

Sí, es un problema del mundo, una crisis humanitaria que concierne a todos. La pandemia nos ha afectado globalmente, nos ha hecho sentir a todos en la misma barca, nos ha hecho experimentar lo que significa tener los mismos miedos. Hemos comprendido que las grandes cuestiones se afrontan juntos, porque en el mundo de hoy las soluciones fragmentadas son inadecuadas. Pero mientras se llevan adelante las vacunaciones a nivel planetario y —aun en medio de muchos retrasos e incertezas— algo parece que se está moviendo en la lucha contra el cambio climático, todo parece terriblemente opaco en lo que se refiere a las migraciones. Y, sin embargo, están en juego personas, vidas humanas. Está en juego el futuro de todos, que sólo será sereno si está integrado. El futuro sólo será próspero si se reconcilia con los más débiles. Porque cuando se rechaza a los pobres, se rechaza la paz. Cierres y nacionalismos —nos enseña la historia— llevan a consecuencias desastrosas. En efecto, como ha recordado el Concilio Vaticano II, «es absolutamente necesario el firme propósito de respetar a los demás hombres y pueblos, así como su dignidad, y el apasionado ejercicio de la fraternidad en orden a construir la paz» (Const. past. Gaudium et spes, 78). Es una ilusión pensar que basta con salvaguardarnos a nosotros mismos, defendiéndonos de los más débiles que llaman a la puerta. El futuro nos pondrá cada vez más en contacto unos con otros; para orientarlo hacia el bien no sirven acciones unilaterales, sino políticas más amplias. La historia, repito, nos enseña, pero todavía no hemos aprendido. Que no se vuelvan las espaldas a la realidad, que termine el continuo rebote de responsabilidades, que no se delegue siempre a los otros la cuestión migratoria, como si a ninguno le importara y fuese sólo una carga inútil que alguno se ve obligado a soportar.

Hermanas, hermanos, sus rostros, sus ojos nos piden que no miremos a otra parte, que no reneguemos de la humanidad que nos une, que hagamos nuestras sus historias y no olvidemos sus dramas. Elie Wiesel, testigo de la tragedia más grande del siglo pasado, escribió: «Me acerco a los hombres, mis hermanos, porque recuerdo nuestro origen común, porque me niego a olvidar que su futuro es tan importante como el mío» (From the Kingdom of Memory, Reminiscenses, Nueva York, 1990, 10). En este domingo, ruego a Dios que nos despierte del olvido de quien sufre, que nos sacuda del individualismo que excluye, que despierte los corazones sordos a las necesidades del prójimo. Y ruego también al hombre, a cada hombre: superemos la parálisis del miedo, la indiferencia que mata, el cínico desinterés que con guantes de seda condena a muerte a quienes están en los márgenes. Afrontemos desde su raíz al pensamiento dominante, que gira en torno al propio yo, a los propios egoísmos personales y nacionales, que se convierten en medida y criterio de todo.

Han pasado cinco años desde la visita que realicé con los queridos hermanos Bartolomé y Ieronymos. Después de todo este tiempo constatamos que poco ha cambiado sobre la cuestión migratoria. Ciertamente, muchos se han comprometido en la acogida y en la integración, y quisiera agradecer a los numerosos voluntarios y a cuantos, a todo nivel —institucional, social, caritativo, político—, han asumido grandes esfuerzos, haciéndose cargo de las personas y de la cuestión migratoria. Reconozco el compromiso en la financiación y construcción de dignas estructuras de acogida y agradezco de corazón a la población local por todo el bien que ha hecho y los numerosos sacrificios que han aceptado. Pero debemos admitir amargamente que este país, como otros, está atravesando actualmente una situación difícil y que en Europa sigue habiendo personas que persisten en tratar el problema como un asunto que no les incumbe. Y esto es trágico, ¡cuántas condiciones indignas del hombre! ¡Cuántos puntos críticos donde los migrantes y refugiados viven en situaciones límite, sin vislumbrar soluciones en el horizonte! Y, sin embargo, el respeto a las personas y a los derechos humanos —especialmente en el continente que no cesa de promoverlos en el mundo— debería ser salvaguardado siempre, y la dignidad de cada uno debería ser antepuesta a todo. Es triste escuchar que el uso de fondos comunes se propone como solución para construir muros, para construir alambres de púas. Estamos en los tiempos de los muros y los alambres de púas. Ciertamente, los temores y las inseguridades, las dificultades y los peligros son comprensibles. El cansancio y la frustración, agudizados por la crisis económica y pandémica, se perciben, pero no es levantando barreras como se resuelven los problemas y se mejora la convivencia, sino uniendo fuerzas para hacerse cargo de los demás según las posibilidades reales de cada uno y en el respeto de la legalidad, poniendo siempre en primer lugar el valor irrenunciable de la vida de todo hombre. Cito una vez más a Elie Wiesel: «Cuando las vidas humanas están en peligro, cuando la dignidad humana está en peligro, los límites nacionales se vuelven irrelevantes» (Discurso de aceptación del Premio Nobel de la paz, 10 diciembre 1986).

En varias sociedades los conceptos de seguridad y solidaridad, local y universal, tradición y apertura se están oponiendo de modo ideológico. Más que sostener unas ideas, puede ayudar partir de la realidad, detenerse, ampliar la mirada, sumergirse en los problemas de la mayoría de la humanidad, de tantas poblaciones víctimas de emergencias humanitarias que no han provocado sino sólo padecido, a menudo después de largas historias de explotación todavía en curso. Es fácil arrastrar a la opinión pública, fomentando el miedo al otro; ¿por qué, en cambio, con el mismo tono, no se habla de la explotación de los pobres, o de las guerras olvidadas y a menudo generosamente financiadas, o de los acuerdos económicos que se hacen a costa de la gente, o de las maniobras ocultas para traficar armas y hacer que prolifere su comercio? Hay que enfrentar las causas remotas, no a las pobres personas que pagan las consecuencias de ello, siendo además usadas como propaganda política. Para remover las causas profundas no se puede sólo resolver las emergencias. Se necesitan acciones concertadas. Es necesario acercarse a los cambios históricos con amplitud de miras. Porque no hay respuestas fáciles para problemas complejos; existe más bien la necesidad de acompañar los procesos desde dentro, para superar los guetos y favorecer una lenta e indispensable integración, para acoger las culturas y las tradiciones de los otros de una manera fraterna y responsable.

Sobre todo, si queremos recomenzar, miremos el rostro de los niños. Hallemos la valentía de avergonzarnos ante ellos, que son inocentes y son el futuro. Interpelan nuestras conciencias y nos preguntan: “¿Qué mundo nos quieren dar?”. No escapemos rápidamente de las crudas imágenes de sus pequeños cuerpos sin vida en las playas. El Mediterráneo, que durante milenios ha unido pueblos diversos y tierras distantes, se está convirtiendo en un frío cementerio sin lápidas. Esta gran cuenca de agua, cuna de tantas civilizaciones, ahora parece un espejo de muerte. ¡No dejemos que el mare nostrum se convierta en un desolador mare mortuum, ni que este lugar de encuentro se vuelva un escenario de conflictos! No permitamos que este “mar de los recuerdos” se transforme en el “mar del olvido”. Les suplico: ¡detengamos este naufragio de civilización!

Dios se hizo hombre en las orillas de este mar. Su Palabra ha resonado llevando consigo el anuncio de Dios, que es «Padre y guía de los hombres» (S. GREGORIO NACIANCENO, Sermón 7, en honor de su hermano Cesario, 24). Él nos ama como hijos y quiere que seamos hermanos. Y, en cambio, ofendemos a Dios, despreciando al hombre creado a su imagen, dejándolo a merced de las olas, en la marea de la indiferencia, a veces justificada incluso en nombre de presuntos valores cristianos. La fe nos pide compasión y misericordia, exhorta a la hospitalidad, a aquella filoxenia que impregnó la cultura clásica, encontrando luego en Jesús su propia manifestación definitiva, especialmente en la parábola del Buen Samaritano (cf. Lc 10,29-37) y en las palabras del capítulo 25 del Evangelio de Mateo (cf. vv. 31-46). No es ideología religiosa, son raíces cristianas concretas. Jesús afirma solemnemente que está allí, en el forastero, en el refugiado, en el que está desnudo y hambriento; y el programa cristiano es estar donde está Jesús. Sí, porque el programa cristiano, escribió el Papa Benedicto, «es un corazón que ve» (Carta enc. Deus caritas est, 31).

Y no quisiera terminar este mensaje sin agradecer al pueblo griego por la acogida, que tantas veces se convierte en un problema porque muchas veces no se encuentra un camino de salida para las personas, para que puedan ir adelante. Gracias hermanas y hermanos griegos por esta acogida.

Ahora pidamos a la Virgen María que nos abra los ojos ante los sufrimientos de los hermanos. Ella se puso en camino rápidamente al encuentro de su prima Isabel, que estaba encinta. ¡Cuántas madres embarazadas encontraron la muerte rápidamente, estando de viaje, mientras llevaban la vida en su vientre! Que la Madre de Dios nos ayude a tener una mirada materna, que ve en los hombres hijos de Dios, hermanas y hermanos que acoger, proteger, promover e integrar; y a amar con ternura. Que María Santísima nos enseñe a anteponer la realidad del hombre a las ideas e ideologías, y a dar pasos ágiles al encuentro del que sufre.

REDACCIÓN CENTRAL, 05 Dic. 21 (ACI Prensa).- El 14 de diciembre la Iglesia celebra a San Juan de la Cruz, proclamado Doctor de la Iglesia en 1926 por sus obras místicas, y conocido por gran fama de santidad y sabiduría demostrada en sus escritos espirituales.

“A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado y deja tu condición”, solía decir este santo.

Cercanos a su fiesta les dejamos una Novena para pedir su intercesión.

Primer Día de la Novena a San Juan de la Cruz Segundo Día de la Novena a San Juan de la Cruz Tercer Día de la Novena a San Juan de la Cruz Cuarto Día de la Novena a San Juan de la Cruz Quinto Día de la Novena a San Juan de la Cruz Sexto Día de la Novena a San Juan de la Cruz Séptimo Día de la Novena a San Juan de la Cruz Octavo Día de la Novena a San Juan de la Cruz Noveno Día de la Novena a San Juan de la Cruz

REDACCIÓN CENTRAL, 05 Dic. 21 (ACI Prensa).- Como todos los años, hoy, 5 de diciembre, la Iglesia Católica recuerda la figura de San Sabas de Capadocia, célebre monje de la antigüedad, discípulo de San Eutimio el Grande. La mayor parte de su vida, transcurrida entre los siglos V y VI, residió en Palestina, dedicado a la oración, la meditación, la dirección espiritual y al trabajo manual.

De ser criado por monjes…

Sabas nació en Cesarea de Capadocia (actual Turquía) en el año 439, en tiempos del Imperio bizantino. Como su padre pertenecía al ejército imperial, fue convocado a salir en campaña y tuvo que dejar a Sabas al cuidado de sus familiares. Estos, lamentablemente, aprovechando la ausencia del padre, lo repudiaron, por lo que Sabas terminó siendo acogido en un monasterio con solo ocho años. Allí permaneció hasta que creció y tuvo edad suficiente para ir a Jerusalén en peregrinación, con la intención de aprender el modo de vida de los eremitas de aquella región.

A los 20 años se convirtió en discípulo de San Eutimio -famoso abad y monje del desierto- y a los 30 ya vivía como un anacoreta, dedicado a la oración en completa soledad. Se dice que pasó cuatro años en el desierto sin hablar con nadie. En una siguiente etapa, mantuvo el espíritu eremita, pero destinaba parte de su tiempo a ayudar a los más necesitados. Como era costumbre entre los monjes, Sabas hacía trabajo manual: confeccionaba canastas que luego vendía en el mercado para repartir el dinero obtenido entre los más pobres.

…a formador de monjes

Su fama de santidad se extendió por la región y muchos monjes empezaron a visitarlo buscando dirección espiritual. Así, Sabas, se convertiría en el maestro de los monjes de lo que se conoce como la Gran Laura de Mar Sabas, monasterio que fundó y que está incrustado en la ladera de una montaña rocosa cerca de Belén, en los alrededores del Mar Muerto. Los monjes allí habitaban las pequeñas y numerosas cuevas repartidas a lo largo del paisaje en torno a una capilla. El Patriarca de Jerusalén ordenó sacerdote al Abad Sabas y lo puso a cargo de todos los monjes de Tierra Santa. Con el tiempo, la Gran Laura se convertiría en el prototipo para el desarrollo del monasticismo en Oriente. El Patriarca de Jerusalén lo ordenó sacerdote y lo puso a cargo de todos los monjes de Tierra Santa.

El abad Sabas fue enviado a Constantinopla, residencia del emperador, hasta en tres ocasiones, para obtener su protección contra los perseguidores de cristianos o para solicitar su apoyo en medio de las disputas doctrinales en torno a la naturaleza de Cristo, tema que enfrentó a los cristianos durante los primeros siglos. Sabas siempre se mantuvo en los límites de la ortodoxia.

San Sabas murió el 5 de diciembre del año 532, a los 94 años de edad.

La humildad y sabiduría de este santo influenció enormemente en el desarrollo del monacato. Muchos hombres siguieron su ejemplo de desprendimiento de las cosas mundanas y su pasión por los asuntos De Dios. San Sabas fue el formador de cientos de monjes, a los que guió tras las huellas del Señor. Entre sus discípulos se cuentan cinco santos: San Juan Damasceno -a quien recordamos ayer-, San Afrodisio, San Teófanes de Nicea, San Cosme de Majuma y San Teodoro de Edesa.

Más información del santo aquí:

Biografía

ROMA, 05 Dic. 21 (ACI Prensa).- Este segundo domingo de Adviento “todos verán la salvación de Dios”, dice el Evangelio. Es la voz de Juan Bautista que llama a la conversión y por ello se invita a los fieles a preparar el corazón para el Señor Jesús, con el Sacramento de la Reconciliación.

Meditemos en el Evangelio de hoy y encendamos en familia la segunda llama de nuestra Corona con la liturgia que te ofrecemos aquí. 

Evangelio: Lucas 3,1-6

1En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene;
2en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
3Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados,
4como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas;
5todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso se hará recto y las asperezas serán caminos llanos.
6Y todos verán la salvación de Dios.

En la segunda semana, la Iglesia motiva a la reconciliación con Dios mediante la Confesión. La cual nos devuelve la amistad con el Señor, que se había perdido por el pecado.

En este contexto, el encendido de la segunda vela de la Corona de Adviento es signo del proceso de conversión que se está viviendo.

Para estos días se recomienda buscar los horarios de confesiones del templo más cercano para aprovechar las gracias que Dios derrama en el Sacramento de la Reconciliación.

De esta manera, cuando llegue la Navidad, se podrá estar bien preparado interiormente, unido a Jesús y los hermanos en la Eucaristía.

Para conocer todo lo referente al perdón de los pecados, visite el especial de Penitencia.

Más información:

¿Qué es el Adviento? La Corona de Adviento Bendición de la Corona de Adviento Esquema del Adviento 2021 Ideas para vivir el Adviento Rosario de Adviento Adviento en la Enciclopedia Católica Liturgias Familiares de Adviento Calendario Litúrgico de Adviento 2021 Los Personajes del Adviento Historias para compartir sobre el Adviento Reflexiones y Catequesis de Adviento Recursos teológicos y litúrgicos Lecturas de los Padres de la Iglesia Especial de Adviento

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- Kristin Marguerite Collier, profesora de medicina interna y directora del Programa de Salud, Espiritualidad y Religión en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, explicó recientemente cómo Santa María y Jesús estaban unidos desde la Encarnación hasta en un nivel celular.

Entrevistada por la publicación española Revista Misión en diciembre de 2020, la médica católica subrayó que “las madres, desde siempre, han intuido que sus hijos permanecían con ellas toda la vida, pero ahora tenemos la certeza de que esto es cierto no solo de forma psicológica o espiritual, sino también a nivel celular”.

“La ciencia ha comprobado en las últimas décadas que las madres cargan remanentes celulares de sus hijos en su cuerpo para siempre”, señaló.

was interviewed for a piece in the Spanish magazine @RevistaMision for their annual Christmas edition. spoke with them about fetomaternal microchimerism, the placenta & the possible theological implications of such. the piece is below, shared with permission by the editor. pic.twitter.com/22mxG5yOaQ

— Kristin Collier (@KristinCollie20) December 4, 2020

En la entrevista, realizada para el especial de Navidad de la publicación española, Collier profundiza sobre el microquimerismo materno-fetal, que implica que células del bebé traspasan la placenta y se establecen en diversas partes del cuerpo de la madre.

Estos hallazgos científicos, destacó Collier, “son muy reconfortantes para todas las madres, y especialmente para quienes han perdido hijos en el embarazo o cuyos hijos han fallecido”.

“Tengo cuatro hijos y en mis embarazos nadie me habló de este bellísimo fenómeno. Si lo hubiera sabido, mi experiencia de la maternidad habría sido muchísimo más sagrada", señaló.

Para la médica estadounidense, estos descubrimientos de la ciencia evidencian que “Nuestro Señor no solo redimió nuestro cuerpo, sino que redimió también cada etapa de nuestra existencia y cada célula de nuestro cuerpo”.

“No nos debe sorprender, entonces, que seamos seres relacionales incluso a nivel celular, porque Dios, autor de toda ciencia, incluida la biología, es un ser relacional”, destacó.

Al distribuirse por el cuerpo de la madre, las células de su bebé asumen distintas funciones dependiendo de la zona. “Por ejemplo, en los senos se comportan como células mamarias y emiten señales para poner en marcha la lactancia; y en la zona de una cesárea, ayudan a sanarla tras dar a luz”, indicó.

“Sabemos incluso que estas células ayudan a la madre en procesos fisiológicos muchos años después del embarazo”, dijo, y destacó que es una forma en la que el bebé "le da las gracias" a su madre por haberlo acogido en su seno.

Este artículo fue publicado originalmente el 4 de diciembre de 2020.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- Riccardo Simonetti, activista y embajador LGBTI del Parlamento Europeo, se burló de la Virgen María en la portada de la revista queer de Berlín, Siegessäule Magazin, lo que ha suscitado polémica en redes sociales y la protesta de muchos católicos.

Advertencia: Las imágenes pueden ofender la sensibilidad del lector

Simonetti, un hombre de pelo largo y barba, aparece en la portada de la revista disfrazado de la Madre de Dios, sosteniendo un bebé. En una segunda foto aparece acompañado de otro hombre que sería San José, como si fuera una postal navideña.

En su cuenta de Facebook, donde ha recibido duras críticas por las fotografías, Simonetti afirma que “si ignoramos el hecho de que Jesús no era blanco, también podríamos creer que la Virgen María tenía barba, ¿por qué no?”.

El embajador LGBTI hizo la publicación el 1 de diciembre, Día Mundial del SIDA.

Entre los comentarios a la publicación está el de Edith Hernández, quien afirma: “Lo lamento por ti que tienes que recurrir a este tipo de blasfemia para obtener atención. Que el Señor se apiade de tu alma”.

Georgeny Adel comenta por su parte que “¡esta es una provocación particularmente desagradable durante el Adviento! ¿Cuánto más tenemos que soportar esto?”.

El Adviento, tiempo de preparación en la Iglesia Católica para la Navidad, se inició el pasado domingo 28 de noviembre.

“Inapropiado, insultante y despectivo. ¿Qué pasó con la inclusión? Estoy seguro que los cristianos y los tradicionalistas no creyentes se sienten ofendidos por esto. Es exactamente lo mismo si alguien hubiera puesto contenido homofóbico”, escribió Istvan Seri.

“La única diferencia es que, en ese caso, Facebook ya habría retirado el contenido y habría suspendido la cuenta de quien lo publicó”, lamentó.

El jefe de la delegación del partido español VOX en el Parlamento Europeo, Jorge Buxadé, ha exigido el cese inmediato de Simonetti como “embajador LGTBI”.

“El nivel de idiocia y de falta de escrúpulos de estos profesionales del timo es insoportable. Se cree intocable por esa falsa teoría de la tolerancia. Pero no”, aseguró Buxadé en su cuenta de Twitter.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- El Arzobispo alemán y secretario personal de Benedicto XVI, Mons. Georg Gänswein, informó que él y el Papa Emérito ya han recibido la tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19.

Así lo indicó el Prelado en una entrevista publicada en nueve páginas en la edición de diciembre de la revista alemana Vatican-magazin.

El Vaticano comenzó a administrar la vacuna Pfizer-BioNtech en enero y confirmó en febrero que Benedicto XVI recibió la segunda dosis. La aplicación de la tercera dosis se inició en el mes de octubre.

En la entrevista se le preguntó a Mons. Gänswein sobre la oposición de algunos católicos a la vacunas contra el coronavirus, ya que algunas han sido producidas usando líneas celulares de fetos abortados.

Asimismo, el entrevistador indicó que el Arzobispo Carlo Maria Viganò, el polémico ex Nuncio Apostólico en Estados Unidos, criticó al Vaticano por promover una campaña de vacunación.

Mons. Gänswein respondió que no podía entender las críticas.

“No se puede elevar la cuestión de la vacunación al nivel de la fe. Tampoco se puede hablar de que el Papa Francisco haya lanzado una campaña mediática a favor de la vacunación. Sin embargo sí pidió la vacuna y se vacunó tempranamente. Eso es correcto”, dijo el Arzobispo de 65 años de edad.

“Por cierto, el Papa Benedicto y yo ya hemos sido vacunados por tercera vez”.

El Prelado hizo referencia a un video que grabó el Papa Francisco, para promover la vacunación, en colaboración con el AD Council, en agosto de este año.

Mons. Gänswein reconoció que "cada vacuna tiene ventajas y desventajas" y recordó que el Cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la conferencia episcopal italiana, enfermó gravemente a causa del COVID-19 y advirtió "sobre cualquier forma de cruzada ideológica contra la vacunación".

“No hay que obligar a nadie a vacunarse, eso está bastante claro; pero hay que apelar a la conciencia”, comentó el Arzobispo.

Al ser preguntado si Benedicto XVI ve el tema de la misma manera, el Prelado alemán respondió afirmativamente, diciendo: "De lo contrario, no se habría vacunado tres veces".

Mons. Gänswein, oriundo de la región de la Selva Negra de Alemania, criticó la respuesta de la Iglesia al virus en su tierra natal.

“En lo que respecta a Alemania, nunca he entendido por qué las autoridades de la Iglesia a veces han excedido las pautas estatales y han sido tan excesivamente leales al estado durante la crisis”, dijo.

“Entiendo la preocupación por la seguridad y la protección, pero cuando el bienestar del cuerpo se coloca por encima de la salvación del alma, y ​​esa no es solo mi impresión, entonces algo anda mal", aseguró.

CNA Deutsch, agencia en alemán del Grupo ACI, indicó que el Arzobispo alemán dijo que Benedicto XVI está "estable en su fragilidad física y, gracias a Dios, muy lúcido”.

“Pero también es comprensible que a los 94 años y tras la muerte de su hermano, algo que le pasó factura, su fuerza física siga decayendo, lo mismo con su voz. La mejor medicina para él es el humor y un ritmo diario constante”, explicó el Arzobispo.

Mons. Gänswein se convirtió en secretario personal de Benedicto XVI en 2003.

Fue nombrado prefecto de la Casa Pontificia en 2012, continuando en el cargo tras la renuncia de Benedicto XVI y la elección del Papa Francisco un año después.

En 2020 fue dispensado de sus funciones como prefecto para dedicarse exclusivamente a Benedicto XVI. Al principio esa decisión le preocupó, dijo, pero indicó que pudo conversar al respecto con el Papa Francisco.

“Lo bueno es que puedes hablar con él de manera abierta y directa”, aseguró.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA 

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- La Asociación la Familia Importa (AFI) en Guatemala alertó sobre la iniciativa de ley 5494, una reforma al Código Penal que fue presentada el 2 de diciembre y busca despenalizar el aborto en el país.

En un comunicado, la asociación lamentó que “la Comisión de Reformas al Sector Justicia del Congreso de la República de Guatemala anunció públicamente que daría dictamen favorable a la iniciativa de ley 5494, la cual propone la aprobación de un nuevo Código Penal”.

AFI indicó que estas reformas atentan contra “los valores constitucionales y ponen en peligro la tutela del derecho humano a la vida”.

“De aprobarse estas reformas, el sistema penal guatemalteco sufriría un grave retroceso y una afrenta en contra de los derechos fundamentales de las personas”, lamentó.

La asociación remarcó que el artículo 260 de la iniciativa, presentada el jueves 2 de diciembre, busca definir el aborto como “la interrupción del embarazo mediante la expulsión o extracción total del feto, provocando su muerte”, cambiando la descripción del Código Penal actual, que indica que el aborto es “la muerte del producto de la concepción en cualquier momento de la preñez”.

“La iniciativa 5494 en el dictamen utiliza la palabra ‘interrupción’ para referirse al aborto, cuando aborto es la terminación de una vida humana. Una interrupción se reanuda, el aborto mata definitivamente”, subrayó.

Además, la asociación resaltó que este dictamen deja sin protección al niño por nacer en el “período preimplantatorio y embrionario, anulando la protección en las primeras etapas de gestación”. 

“En otras palabras, se estaría despenalizando el aborto cuando el no nacido científicamente aún no sea referido como feto (hasta las primeras 8 a 12 semanas de gestación aproximadamente)”, agregó.

AFI señaló que, teniendo en cuenta que la Constitución defiende la vida humana desde la concepción, “la propuesta de la Comisión deviene inconstitucional y atenta frontalmente contra los Derechos Humanos de los guatemaltecos, contenidos también en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

“Esta nueva propuesta de Código Penal también contempla penas de prisión para quien se oponga a la ideología de género, abriendo las puertas a una posible persecución ideológica, atentado contra la libertad de expresión, de culto y de conciencia de las que gozamos todos los ciudadanos”, lamentó.

La asociación remarcó que las reformas al Código Penal son “una piedra fundamental del sistema legal en Guatemala” y lamentó “que estas sean aprobadas sin discusión alguna con los demás sectores de la sociedad civil y peritos en la materia”.

Asimismo, AFI rechazó “categóricamente el dictamen favorable de la iniciativa 5494 y condenamos cualquier intento por parte de nuestros legisladores de despenalizar o legalizar el asesinato intrauterino, así como cualquier atentado contra la libertad de pensamiento, culto y conciencia”.

“Hacemos un llamado al Congreso de la República, especialmente a los miembros de la Comisión de Reformas al Sector Justicia, para que las iniciativas de alto impacto sean ampliamente discutidas y consensuadas con la población guatemalteca”, resaltó.

Finalmente, la asociación alentó a estar vigilantes ante esta iniciativa de ley, para “buscar y trabajar por soluciones integrales a la violencia a través de la educación y acceso a servicios básicos para padres y madres, sus hijos y la familia, en general, así como a alzar la voz por los ciudadanos más vulnerables e inocentes: los que están por nacer”.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- La Delegación de las Religiosas de Santa Marta de Latinoamérica denunciaron que uno de sus videos fue utilizado sin autorización para promocionar a uno de los candidatos a la presidencia de Chile.

Dos candidatos se disputarán el sillón presidencial el próximo 19 de diciembre, luego de obtener las dos mayorías el pasado 21 de noviembre.

José Antonio Kast del Partido Republicano, sacó el 27,91% de los votos, mientras que Gabriel Boric del partido Convergencia Social y por el Pacto Apruebo Dignidad, sacó el 25,83% de las preferencias.

En su propuesta de gobierno, José Antonio Kast presenta distintas estrategias para proteger la vida desde su concepción hasta la muerte natural, para reforzar el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos y para reconocer la cultura e identidad de los indígenas, entre otras propuestas.

En tanto, la propuesta de gobierno de Boric promete la incorporación de una perspectiva feminista transversal, la implementación de políticas como el “aborto legal, libre, seguro y gratuito” y modificaciones a la ley de identidad de género, entre otras ideas.

La declaración del 2 de diciembre describe que en la “red social Tik Tok se publicó un video titulado ‘Religiosas por Boric’, con imágenes tomadas desde nuestro canal de youtube ‘Pjuvevoc-Santa Marta’ que se ocuparon sin ninguna autorización y sacadas absolutamente de contexto”.

 

@historiapopular

#boricpresidente #Chile  #meunoconboric #religiosasentiktok  #religiosas #unnuevochile @Gabriel Boric

♬ sonido original - Gabriel Boric

 

Al respecto, las religiosas precisaron que “no han realizado, ni realizarán una manifestación preferente por algún candidato a la presidencia de Chile”.

Por ello, lamentaron y condenaron “la mala utilización de un material audiovisual dedicado a la misión y animación pastoral” de su quehacer.

“La única manifestación pública que realizan las religiosas de Santa Marta es la misión pastoral que se vive en América Latina y particularmente en Chile, entre Pica y Osorno. Además de la oración comprometida a Dios pidiendo por un Chile en paz, unido, justo y solidario”, concluyeron.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- Como muestra de la preocupación del Papa Francisco por los migrantes, el Vaticano anunció el traslado de 12 refugiados de Chipre a Italia, entre los que se encuentran Grace y Daniel, dos jóvenes cristianos.

Grace, de 24 años; y Daniel, de 20, son dos cristianos que huyeron de Camerún después del cierre de las escuelas debido a la crisis anglófona, provocada por las tensiones entre la minoría de habla inglesa y la mayoría de habla francesa.

Los dos migrantes se conocieron después de pagarle al mismo contrabandista para que los ayudara a cruzar desde el norte de Chipre, ocupado por Turquía, hasta el sur de habla griega, donde esperaban encontrar asilo en la Unión Europea.

Grace lamentó que fueron engañados por el contrabandista, pues al cruzar el muro de casi cinco metros de alto que divide Nicosia, fueron detenidos de inmediato por las fuerzas de las Naciones Unidas apostadas en la zona de amortiguación desmilitarizada.

Créditos: Alexey Gotovskiy / EWTN

“El momento más aterrador de mi vida hasta ahora”, dijo Grace, quien se lastimó la pierna después de saltar de la pared.

Desde que cruzaron el muro en mayo pasado, Grace y Daniel han estado atrapados en la zona de amortiguación que divide Chipre, conocida como “tierra de nadie”, viviendo en una tienda de campaña durante más de seis meses.

En una entrevista con EWTN News antes de la llegada del Papa Francisco a Chipre, Grace dijo que la fe en Dios ayudó a darle fuerza en los tiempos difíciles en Chipre y resaltó que espera un futuro mejor en el que pueda encontrar trabajo.

Daniel, que es católico, señaló que le gustaría poder continuar sus estudios una vez que reciba asilo en Europa.

“Eso es lo que nos mantiene fuertes porque, al igual que nuestra fe, creemos que en cualquier circunstancia en la que te encuentres, nunca te debes rendir, eso nos ha mantenido fuertes y creo que Dios puede cambiar las cosas”, remarcó Grace.

La directora ejecutiva de Cáritas Chipre, Elizabeth Kassinis, indicó a EWTN que el número de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que llegan a Chipre “ha sido realmente dramático”.

“En este momento, Chipre recibe más solicitantes de asilo per cápita que en cualquier parte de Europa”, señaló. “Todos los sistemas locales están saturados”, agregó.

Recientemente, Kassinis ha notado la llegada de personas del Líbano, que se encuentra en medio de una crisis económica, además del flujo de migrantes de Siria y países africanos.

Créditos: Alexey Gotovskiy / EWTN

El centro de servicios para inmigrantes de Cáritas Chipre en Nicosia recibe alrededor de 300 personas que solicitan asistencia cada día.

El Papa Francisco visitó Chipre del 2 al 4 de diciembre, donde se reunió con un grupo de migrantes que compartieron sus historias durante el servicio de oración ecuménica en Nicosia.

“Y Él, el Señor Jesús, viene a nuestro encuentro en el rostro del hermano marginado y descartado, en el rostro del migrante despreciado, rechazado y oprimido. Pero también, en el rostro del migrante que está en camino hacia algo, hacia una esperanza, hacia una convivencia más humana”, señaló en su discurso el Pontífice.

Actualmente, el Papa Francisco se encuentra culminando su Viaje Apostólico número 35 en Grecia, donde visitará a los refugiados en el Reception and Identification Centre en la isla de Lesbos.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- En su discurso este sábado a los obispos, religiosos, seminaristas y catequistas de Grecia, el Papa Francisco los alentó a proseguir la obra de su “histórico taller de la fe” con dos “ingredientes”: la confianza y la acogida; para lo cual tienen como ejemplo a San Pablo.

“Les deseo de corazón que prosigan la obra en su histórico taller de la fe, y que lo hagan con estos dos ingredientes: la confianza y la acogida, para saborear el Evangelio como experiencia de alegría y fraternidad”, dijo el Santo Padre en su discurso en la Catedral de San Dionisio en Atenas.

El Papa dirigió un discurso luego de las palabras de Mons. Sevastiano Rossolato, Arzobispo Emérito de Atenas y presidente de la Conferencia Episcopal Griega, quien recordó que en Grecia “la Iglesia está constituida por comunidades de tres tradiciones litúrgicas: la latina, la bizantina y la armenia”.

El Prelado también se refirió al desafío que significa acoger a los inmigrantes, una realidad que ha cambiado el rostro de la Iglesia en Grecia en los últimos 30 años.

El Arzobispo dijo además que “con la Iglesia Ortodoxa, hermana nuestra con la que permanecen algunas dificultades para promover relaciones de conocimiento recíproco, sin embargo se puede decir que allí donde hay católicos y ortodoxos hay y se promueven relaciones de respeto y amor cristiano tangible”.

Francisco también escuchó el testimonio de la hermana María Virgen del Prado Bravo, religiosa argentina del Verbo Encarnado, quien llegó hace algunos años dispuesta a “dar la vida por Grecia” para “trabajar por las almas para la gloria de Dios dando testimonio del Verbo encarnado, encarnándolo en todo lo humano”.

En el evento un padre de familia de nombre Tinos también compartió su experiencia de haberse casado con una mujer ortodoxa, con quien formó a sus hijos cristianamente, y compartió algo del dolor de que ellos estén alejados de la fe.

Tras agradecer los testimonios personales y las palabras de bienvenida, el Papa Francisco resaltó que “en los inicios del cristianismo se inauguró aquí un ‘taller’ para la inculturación de la fe, dirigido por la sabiduría de muchos Padres de la Iglesia, que con su santa conducta de vida y sus escritos representan un faro luminoso para los creyentes de todas las épocas”.

El inicio de ese “taller”, dijo el Papa, es el apóstol Pablo, quien vivió con fuerza la confianza en Dios, con la que pudo superar la desconfianza de los filósofos del areópago en Atenas, quienes lo interrogaron al punto de “arrinconarlo” por considerarlo un “charlatán”.

El ejemplo de Pablo permite a los católicos avanzar “en un contexto no siempre favorable”, y como él, “seguir adelante con confianza, prefiriendo la inquietud de las situaciones inesperadas a la costumbre y a la repetición. Pablo tuvo esa valentía, ¿de dónde le nacía? De la confianza en Dios”.

“Queridos hermanos y hermanas, tenemos confianza, porque el ser Iglesia pequeña nos hace signo elocuente del Evangelio, del Dios anunciado por Jesús que elige a los pequeños y a los pobres, que cambia la historia con las proezas sencillas de los humildes”.

El Santo Padre resaltó luego que una segunda actitud ejemplar de Pablo fue la acogida.

“Es la disposición interior necesaria para la evangelización, se trata de no querer ocupar el espacio y la vida de los demás, sino de sembrar la buena noticia en el terreno de su existencia, aprendiendo sobre todo a acoger y reconocer las semillas que Dios ya ha puesto en sus corazones, antes de nuestra llegada”.

El Papa Francisco alentó a recordar que “Dios siempre precede nuestra siembra. Evangelizar no es llenar un recipiente vacío, es ante todo dar a luz aquello que Dios ya ha empezado a realizar”.

“Pablo acogió el deseo de Dios escondido en el corazón de esas personas y amablemente quiso transmitirles el asombro de la fe. Su estilo no fue impositivo, sino propositivo; no estaba fundado en el proselitismo, sino en la mansedumbre de Jesús”.

El Papa resaltó también que en el areópago la mayoría lo oyó y se fue, solo “un pequeño resto se unió a Pablo, entre ellos (San) Dionisio, titular de esta Catedral. Era una pequeña porción, pero es así como Dios teje los hilos de la historia, desde entonces hasta hoy”.

Tras concluir su discurso, una catequista se dirigió al Papa a nombre de todos los presentes, para pedirle que como cabeza de la Iglesia, guíe a todos en el rezo del Padre Nuestro.

Luego el Arzobispo de Atenas ofreció al Papa como regalo una barca, que representa a la Iglesia; mientras que el Santo Padre entregó un rosario y la medalla conmemorativa  de su viaje a los obispos griegos, a los armenios y ortodoxos.

Para concluir, el coro en la Catedral entonó en español la famosa canción “Santa María del Camino”.

VATICANO, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco escuchó con atención el testimonio de una religiosa argentina misionera que aseguró estar dispuesta “a dar la vida por Grecia” y agradeció su misión en este país del Mediterráneo.

“Gracias, hermana, por su testimonio. Es importante que los religiosos y las religiosas vivan su servicio con este espíritu, con un amor apasionado que se hace don para la comunidad donde son enviados”, indicó el Papa este 4 de diciembre en su discurso pronunciado en la Catedral de San Dionisio en Atenas durante su encuentro con la comunidad católica del país.

El nombre de la religiosa es María Virgen del Prado Bravo. Nació en la provincia de Santiago del Estero en Argentina en una familia católica y es la hija mayor de ocho hermanos.

La misionera relató que recibió el llamado de Dios para ser religiosa a los 14 años después de escuchar el testimonio de otra consagrada “con un pensamiento tan fuerte que no dude de que venía de Dios”.

“Allí pensé que yo también podía hacer lo mismo, dejar todo y consagrarme a Dios para salvar las almas. Estaba segura que esto no se me había ocurrido, sino que venía de Dios y a Dios no le puedo decir que no, entonces eso me dio paz”, señaló.

Luego, la consagrada describió que a los 18 años ingresó al noviciado de la rama femenina de la familia religiosa del Verbo encarnado del instituto servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, experiencia que calificó como “los años más felices de mi vida” porque “estaba feliz de poder hacer la voluntad de Dios”.

Después de nueve años, la religiosa fue enviada a Italia para continuar sus estudios de formación y allí recibió el envío para iniciar una comunidad en la isla griega de Tinos en el Santuario de la Virgen de Vrysi.

De este modo, junto a otras dos religiosas, una de Albania y otra de Argentina viajaron a Grecia y se pusieron a disposición para ayudar en los apostolados de la Diócesis.

“No sabíamos el idioma, no hablábamos nada, pero la gente y nosotras estábamos tan contentos que parecía que nos conocíamos de toda la vida”. 

“La primera impresión que tuve fue la hospitalidad de la gente y el deseo de Dios. Recuerdo las primeras preguntas que todavía aun nos la siguen haciendo ¿Por qué Grecia?, ¿Te gusta?, y nuestra respuesta siempre con una sonrisa era: Sí, porque es la voluntad de Dios”, afirmó.

Por último, la misionera argentina comentó al Papa estar dispuesta “a dar la vida por Grecia y trabajar por las almas para la gloria de Dios dando testimonio del Verbo encarnado, encarnándolo en todo lo humano, fin especifico de nuestro instituto, en las obras de misericordia, en los niños, jóvenes y adultos sembrando en ellos los deseos de santidad”.

“Me comprometo a rezar por usted Santo Padre y le pido humildemente su bendición”, concluyó Sor María Virgen del Prado Bravo quien se acercó al Papa para saludarlo y recibir su bendición.

Posteriormente, un padre de familia griego relató al Papa que junto a su esposa ortodoxa formaron en la fe a sus hijos quienes estudiaron en escuelas católicas y recibieron los sacramentos.

Sin embargo, el señor lamentó que sus hijos a los 17 años se alejaron de la fe y tratan las cuestiones religiosas “con indiferencia e ironía” argumentando que creen pero que “los tiempos han cambiado”.

El padre de familia describió el ambiente laboral y social de sus hijos, en donde los cristianos son minoría, y el hecho que “experimentan la unidad con el prójimo, como habían escuchado decir en su casa y escuela”.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco mantuvo este sábado un encuentro con los obispos, sacerdotes, religiosos, seminaristas y catequistas de Grecia, a quienes dirigió un discurso en el que les deseó de corazón “que prosigan la obra en su histórico taller de la fe, y que lo hagan con estos dos ingredientes: la confianza y la acogida, para saborear el Evangelio como experiencia de alegría y fraternidad”.

A continuación el discurso completo del Papa Francisco:

Queridos hermanos obispos,
queridos sacerdotes, religiosas y religiosos, seminaristas,
queridos hermanos y hermanas: Kalispera sas! [¡Buenas tardes!]

Les agradezco de corazón la acogida y las palabras de saludo que me ha dirigido Mons. Rossolatos. Y gracias, hermana, por su testimonio. Es importante que los religiosos y las religiosas vivan su servicio con este espíritu, con un amor apasionado que se hace don para la comunidad donde son enviados. ¡Gracias! Gracias también a Rokos por el hermoso testimonio de fe vivido en la familia, en la vida cotidiana, junto a los hijos que, como tantos jóvenes, en un cierto momento se hacen preguntas, se interrogan, se vuelven un poco críticos sobre algunas cosas. Pero también eso está bien, porque nos ayuda como Iglesia a reflexionar y a cambiar.

Estoy contento de encontrarlos en una tierra que es un don, un patrimonio de la humanidad sobre el que se han construido los fundamentos de Occidente. Todos somos un poco hijos y deudores de su país: sin la poesía, la literatura, la filosofía y el arte que se desarrollaron aquí no podríamos conocer tantas facetas de la existencia humana, ni satisfacer tantas preguntas interiores sobre la vida, el amor, el dolor y la muerte.

En el seno de este rico patrimonio, en los inicios del cristianismo se inauguró aquí un “taller” para la inculturación de la fe, dirigido por la sabiduría de muchos Padres de la Iglesia, que con su santa conducta de vida y sus escritos representan un faro luminoso para los creyentes de todas las épocas. Pero si nos preguntamos quién ha inaugurado el encuentro entre el cristianismo de los orígenes y la cultura griega, el pensamiento no puede ir más que al apóstol Pablo. Es él quien abrió el “taller de la fe” que sintetizó esos dos mundos; y lo hizo precisamente aquí, como relatan los Hechos de los Apóstoles. Llegó a Atenas, comenzó a predicar en la plaza y los eruditos de ese tiempo lo llevaron al Areópago (cf. Hch 17,16-34), que era el consejo de los ancianos, de los sabios que juzgaban cuestiones de interés público. Detengámonos en este episodio y dejémonos orientar, en nuestro camino como Iglesia, por dos actitudes del Apóstol que son útiles a nuestra actual elaboración de la fe.

La primera actitud es la confianza. Mientras Pablo predicaba, algunos filósofos comenzaron a preguntarse qué quería enseñar ese «charlatán» (v. 18). Lo llamaron así, charlatán, uno que inventa cosas aprovechándose de la buena fe de quien lo escucha, por eso lo condujeron al Areópago. Por tanto, no tenemos que imaginar que le abrieron el telón de un escenario. Al contrario, lo llevaron allí para interrogarlo: «¿Se puede saber qué doctrina nueva es esta que tú enseñas? Queremos saber qué significan estas cosas extrañas que te oímos decir» (vv. 19-20). Pablo, en definitiva, fue acorralado.

Estas circunstancias de su misión en Grecia también son importantes para nosotros: el Apóstol fue arrinconado. Un poco antes, en Tesalónica, había sido obstaculizado en su predicación y, a causa de los tumultos suscitados en el pueblo, que lo acusaba de procurar desórdenes, tuvo que escapar durante la noche. Ahora, en Atenas, fue tomado por un charlatán y, como un huésped no deseado, lo condujeron al Areópago. Por lo tanto, no estaba viviendo un momento triunfante, sino que estaba llevando adelante la misión en condiciones difíciles. Quizá en muchos momentos de nuestro camino, también nosotros percibimos el cansancio y a veces la frustración de ser una comunidad pequeña o una Iglesia con poca fuerza que se mueve en un contexto no siempre favorable. Mediten la historia de Pablo en Atenas: estaba solo, superado en número y tenía escasas posibilidades de éxito, pero no se dejó vencer por el desánimo, no renunció a la misión ni se dejó atrapar por la tentación de lamentarse. Esta es la actitud del verdadero apóstol: seguir adelante con confianza, prefiriendo la inquietud de las situaciones inesperadas a la costumbre y a la repetición. Pablo tuvo esa valentía, ¿de dónde le nacía? De la confianza en Dios. Su valentía era la de la confianza, confianza en la grandeza de Dios, que ama obrar en nuestra debilidad.

Queridos hermanos y hermanas, tenemos confianza, porque el ser Iglesia pequeña nos hace signo elocuente del Evangelio, del Dios anunciado por Jesús que elige a los pequeños y a los pobres, que cambia la historia con las proezas sencillas de los humildes. A nosotros, como Iglesia, no se nos pide el espíritu de la conquista y de la victoria, la magnificencia de los grandes números, el esplendor mundano. Todo eso es peligroso, es la tentación del triunfalismo. A nosotros se nos pide que sigamos el ejemplo del granito de mostaza, que es ínfimo, pero crece humilde y lentamente; es la más pequeña de todas las semillas —dice Jesús— pero cuando crece se convierte en un árbol (cf. Mt 13,32). A nosotros se nos pide que seamos levadura que fermenta en lo escondido, paciente y silenciosamente, dentro de la masa del mundo, gracias a la obra incesante del Espíritu Santo (cf. v. 33). El secreto del Reino de Dios está contenido en las pequeñas cosas, en lo que a menudo no se ve ni hace ruido. El apóstol Pablo, cuyo nombre remite a la pequeñez, vivió en la confianza porque acogió en el corazón estas palabras del Evangelio, hasta el punto de enseñarlas a los hermanos de Corinto: «lo que parece debilidad en Dios es más fuerte que todo lo humano», «escogió a los que el mundo tiene por débiles, para avergonzar a los fuertes» (1 Co 1,25.27).

Entonces, queridos amigos, quisiera decirles: bendigan la pequeñez y acójanla, los dispone a confiar en Dios y sólo en Él. Ser minoría —y en el mundo entero la Iglesia es minoritaria— no quiere decir ser insignificantes, sino recorrer el camino que abrió el Señor, que es el de la pequeñez, el de la kénosis, el abajamiento y la condescendencia. Él descendió hasta llegar a esconderse en los pliegues de la humanidad y en las llagas de nuestra carne. Nos ha salvado, sirviéndonos. Él, en efecto —afirma Pablo—, «se despojó de sí mismo asumiendo la condición de esclavo» (Flp 2,7). Muchas veces tenemos la obsesión de querer aparecer, de llamar la atención, pero «el Reino de Dios no viene de manera que lo puedan detectar visiblemente» (Lc 17,20). Ayudémonos a renovar esta confianza en la obra de Dios, a no perder el entusiasmo del servicio. ¡Ánimo y adelante!

Ahora quisiera destacar una segunda actitud de Pablo en el Areópago de Atenas: la acogida. Es la disposición interior necesaria para la evangelización, se trata de no querer ocupar el espacio y la vida de los demás, sino de sembrar la buena noticia en el terreno de su existencia, aprendiendo sobre todo a acoger y reconocer las semillas que Dios ya ha puesto en sus corazones, antes de nuestra llegada. Recordemos que Dios siempre precede nuestra siembra. Evangelizar no es llenar un recipiente vacío, es ante todo dar a luz aquello que Dios ya ha empezado a realizar. Y esta extraordinaria pedagogía es la que el Apóstol demostró ante los atenienses. No les dijo “se están equivocando en todo” o “ahora les enseño la verdad”, sino que comenzó acogiendo su espíritu religioso: «Atenienses, veo que ustedes son, desde todo punto de vista, personas muy religiosas.

Porque mientras paseaba y contemplaba sus monumentos sagrados encontré un altar en el que estaba escrito: “Al dios desconocido”» (Hch 17,22-23). El Apóstol reconoció la dignidad de sus interlocutores y acogió su sensibilidad religiosa. Aun cuando las calles de Atenas estaban llenas de ídolos, que lo habían hecho “estremecerse dentro de sí” (cf. v. 16), Pablo acogió el deseo de Dios escondido en el corazón de esas personas y amablemente quiso transmitirles el asombro de la fe. Su estilo no fue impositivo, sino propositivo; no estaba fundado en el proselitismo, sino en la mansedumbre de Jesús. Y eso fue posible porque Pablo tenía una mirada espiritual sobre la realidad, creía que el Espíritu Santo trabaja en el corazón del hombre, más allá de las etiquetas religiosas.

Hemos escuchado esto en el testimonio de Rokos. En un cierto momento, los hijos se alejan un poco de la práctica religiosa, pero el Espíritu Santo había obrado y continúa obrando, y de ese modo ellos creen mucho en la unidad y en la fraternidad con el prójimo. El Espíritu trabaja siempre, más allá de lo que se ve exteriormente, ¡acordémonos de esto! La actitud del apóstol en todo tiempo comienza, pues, por acoger al otro, no olvidemos que «la gracia supone la cultura, y el don de Dios se encarna en la cultura de quien lo recibe» (Exhort ap. Evangelii gaudium, 115).

A propósito de la visita de Pablo al Areópago, Benedicto XVI dijo que debemos interesarnos mucho por las personas agnósticas o ateas, pero que tenemos que estar atentos porque «cuando hablamos de una nueva evangelización, estas personas tal vez se asustan. No quieren verse a sí mismas como objeto de misión, ni renunciar a su libertad de pensamiento y de voluntad» (Discurso a la Curia Romana, 21 diciembre 2009). También hoy a nosotros se nos pide la actitud de la acogida, el estilo de la hospitalidad, un corazón animado por el deseo de crear comunión en medio de las diferencias humanas, culturales y religiosas. El desafío es elaborar la pasión por el conjunto, que nos conduzca —católicos, ortodoxos, hermanos y hermanas de otros credos— a escucharnos recíprocamente, a soñar y trabajar juntos, a cultivar la “mística” de la fraternidad (cf. Exhort ap. Evangelii gaudium, 87). La historia pasada permanece todavía como una herida abierta en el camino de este diálogo afable, pero abrazamos con valentía el desafío que hoy se nos presenta.

Queridos hermanos y hermanas, aquí en tierra griega, san Pablo manifestó su serena confianza en Dios y eso hizo que acogiera a los areopagitas que sospechaban de él. Con estas dos actitudes anunció a ese Dios que era desconocido para sus interlocutores, y llegó a presentarles el rostro de un Dios que en Cristo Jesús sembró el germen de la resurrección, el derecho universal a la esperanza.

Cuando Pablo anunció esta buena noticia, la mayor parte lo ridiculizó y se fue. Sin embargo, «algunos hombres se unieron a él y abrazaron la fe, entre ellos Dionisio, el areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos más» (Hch 17,34). La mayoría se fue, un pequeño resto se unió a Pablo, entre ellos Dionisio, titular de esta Catedral. Era una pequeña porción, pero es así como Dios teje los hilos de la historia, desde entonces hasta hoy.

Les deseo de corazón que prosigan la obra en su histórico taller de la fe, y que lo hagan con estos dos ingredientes: la confianza y la acogida, para saborear el Evangelio como experiencia de alegría y fraternidad. Los llevo conmigo en el afecto y en la oración.

Y ustedes, por favor, no se olviden de rezar por mí. O Theós na sas evloghi! [¡Que Dios los bendiga!]

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- La policía detuvo este sábado a un hombre que insultó al Papa Francisco antes del inicio de uno de los eventos en los que participa el Santo Padre en Grecia, en el marco de su viaje apostólico que concluirá el lunes 6 de diciembre.

“¡Papa eres herético!”, gritó el clérigo ortodoxo en dos ocasiones cuando el Papa ingresaba a la casa del arzobispo ortodoxo, Su Beatitud Ieronymos II, en Atenas, con quien sostuvo un encuentro.

Los gritos del hombre alertaron rápidamente a la seguridad personal del Santo Padre y a los agentes de policía que estaban en el lugar y que rápidamente detuvieron al ortodoxo.

Luego del encuentro con el arzobispo Ieronymus, el Papa Francisco se dirigió a la Catedral católica de San Dionisio, para un encuentro con los obispos, religiosos, seminaristas y catequistas.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- El viernes 3 de diciembre falleció, a causa del COVID en Estados Unidos, el sacerdote colombiano Darío Betancourt, un conocido referente de la Renovación Carismática Católica. Tenía 82 años de edad.

“Nuestro querido amigo el padre Darío Betancourt ya se encuentra en la casa del padre reunido con su familia y amigos que partieron antes”, informaron desde la cuenta de Facebook del sacerdote.

“Damos gracias a Dios por su vida entregada al servicio a los demás y agradecemos al Señor este regalo de amor suyo que ha sido para todos nosotros el padre Darío”, agregaron.

“Dios les pague por sus oraciones y rogamos sigan orando por sus familiares y por nosotros los servidores de sus grupos y redes sociales y amigos cercanos que estamos tristes por la partida para que el Señor nos fortalezca y consuele en estos momentos”, concluyeron.

En los últimos días la página de Facebook del P. Betancourt pedía oraciones por el presbítero que estaba internado por el coronavirus.

"Unidos intensamente en oración por el padre Darío. Él se encuentra delicado porque tiene Covid. Tanto que ha orado por nosotros por favor no dejen de orar por él”, señalaron.

El sacerdote es muy recordado en Argentina, país que visitó en numerosas ocasiones. Aunque tenía fama de “cura sanador”, el P. Betancourt repetía con frecuencia una firme aclaración: “Los curas sanadores no existen, el único que cura es Dios”.

El Consejo Carismático Católico Latinoamericano también lamentó el fallecimiento del sacerdote colombiano y se unió “en oración a toda la familia de la Renovación Carismática Católica en ocasión de la partida a la casa del Padre de un gran misionero latinoamericano de esta bendita corriente de gracia, el Padre Darío Betancourt”.

“Nuestro amado Jesús lo reciba en su infinita misericordia en el Reino Celestial”, indicaron en su cuenta de Facebook.

Darío Betancourt nació en Medellín (Colombia) el 6 de septiembre de 1944. Estudió filosofía y teología en la Universidad Gregoriana de Roma.

En la Pontificia Academia Alfonsiana, también en Roma, obtuvo el doctorado en Teología Moral. En la Universidad de Fordham en Nueva York (Estados Unidos), obtuvo la licenciatura en Psicología.

Fue párroco en la Diócesis de Brooklyn, en Nueva York y de asesor de los cursillos de Cristiandad.

Se dedicaba a dar cursos y seminarios de espiritualidad en muchos países del mundo, especialmente con médicos y sacerdotes de la Renovación Carismática Católica.

Es autor de varios libros inspirados en la espiritualidad de la Renovación Carismática, especialmente en el don de la sanación.

VATICANO, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco lamentó “con vergüenza” las acciones y decisiones de la Iglesia Católica basadas “en la sed de ganancias y de poder” y pidió perdón “por los errores que han cometido tantos católicos”.

Así lo dijo el Santo Padre este 4 de diciembre durante su visita a Atenas, la capital de Grecia, al encontrar a una delegación de la Iglesia Ortodoxa autocéfala griega presidida por el Arzobispo ortodoxo, Su Beatitud Ieronymos II.

Después de reunirse en privado con el primado de la Iglesia Ortodoxa autocéfala de Grecia en la sede del arzobispado ortodoxo, el Pontífice señaló que visita “como peregrino, con gran respeto y humildad, para renovar esa comunión apostólica y alimentar la caridad fraterna”.

El Santo Padre admitió “con vergüenza -lo reconozco por la Iglesia católica- acciones y decisiones que tienen poco o nada que ver con Jesús y con el Evangelio, basadas más bien en la sed de ganancias y de poder, han hecho marchitar la comunión”.

“Hoy aquí siento la necesidad de renovar la súplica de perdón a Dios y a los hermanos por los errores que han cometido tantos católicos. Pero es un gran consuelo la certeza de saber que nuestras raíces son apostólicas y que, no obstante las distorsiones del tiempo, la planta de Dios crece y da frutos en el mismo Espíritu. Y es una gracia que reconozcamos los unos los frutos de los otros y que juntos agradezcamos al Señor por ello”, afirmó el Papa.

En esta línea, el Santo Padre  recordó que en abril de 2016 visitó junto al Patriarca Ecuménico Bartolomeo y el Arzobispo de Atenas, Ieronymos II, el campo de refugiados Morias, en la isla griega de Lesbos.

La visita se realizó “en la emergencia de uno de los dramas más grandes de nuestro tiempo, el de tantos hermanos y hermanas migrantes que no pueden ser dejados en la indiferencia y vistos sólo como una carga que hay que gestionar o, todavía peor, que hay que delegar a otro”.

“Ahora volvemos a encontrarnos para compartir la alegría de la fraternidad y mirar al Mediterráneo que nos rodea no sólo como un lugar que preocupa y divide, sino también como un mar que nos une”, dijo el Santo Padre.

En este sentido, el Papa reflexionó en el árbol de olivo, y su fruto final que es el aceite, para recordar que “el aceite nos evoca al Espíritu Santo, que dio a luz a la Iglesia” e invocar al Espíritu Santo que es aceite de comunión, de sabiduría y de consolación.

Al destacar que “la comunión entre los hermanos trae consigo la bendición divina” el Papa invitó a invocar “al Espíritu de comunión para que nos impulse en sus caminos y nos ayude a fundar la comunión no en base a cálculos, estrategias y conveniencias, sino sobre el único modelo al que hemos de mirar: la Santísima Trinidad”.

“No nos tengamos miedo, ayudémonos a adorar a Dios y a servir al prójimo, sin hacer proselitismo y respetando plenamente la libertad de los demás, porque -como escribió San Pablo- donde está el Espíritu del Señor hay libertad”, alentó el Pontífice.

De este modo, el Santo Padre exhortó también a desarrollar juntos “formas de cooperación en la caridad” y animó “abrámonos y colaboremos en cuestiones de carácter ético y social para servir a los hombres de nuestro tiempo y llevarles la consolación del Evangelio”.

“En efecto, el Espíritu nos llama, hoy más que en el pasado, a curar las heridas de la humanidad con el óleo de la caridad”, advirtió.

Finalmente, el Papa Francisco invocó la intercesión de los numerosos santos y mártires de estas tierras para que “intercedan para que el Espíritu, óleo santo de Dios, se infunda sobre nosotros en un renovado Pentecostés como sobre los apóstoles de los que descendemos, que encienda en nosotros el deseo de la comunión, que nos ilumine con su sabiduría y que nos unja con su consolación”.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- El Departamento de Liturgia del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano ofrece un subsidio para la clausura del Año de San José el miércoles 8 de diciembre, día en que también la Iglesia celebra la Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

El Año de San José fue convocado por el Papa Francisco el 8 de diciembre de 2020 para conmemorar los 150 años del decreto Quemadmodum Deus, con el cual el Beato Papa Pío IX declaró a San José como Patrono de la Iglesia universal. Además, el Santo Padre escribió la Carta Apostólica Patris Corde (Amor de Padre).

En un comunicado, el departamento de liturgia indicó que, para conmemorar el fin de este año especial cuando se cumplen 151 años de la declaración de San José como Patrono de la Iglesia, se presenta el subsidio con orientaciones para la celebración de la Eucaristía de clausura y la realización de una hora santa de adoración al Santísimo Sacramento.

“Unidos en la fe para concluir solemnemente este año en el que la Iglesia nos ha puesto como modelo de vida al glorioso Patriarca San José, recordemos que se nos ha ofrecido el regalo admirable de la indulgencia plenaria que es perdón y misericordia, gozo y esperanza que nos asegura el don de Dios que nos ama y nos perdona”, indica el documento.

Durante este año se ofrecieron muchas formas nuevas en que los católicos pueden recibir una indulgencia plenaria, que remite todo castigo temporal causado por el pecado, entre las que están el encomendar su trabajo diario a la protección de San José Obrero o rezar el Santo Rosario con sus familias. 

La indulgencia plenaria purifica el alma a un estado similar como si recién el fiel católico se hubiese bautizado.

Las acciones para obtener la indulgencia deben ir acompañadas de las tres condiciones habituales para obtenerla: Confesión sacramental, la Comunión Eucarística y la oración por las intenciones del Papa. 

En caso existan impedimentos de fuerza mayor, la persona debe tener la intención de cumplirlas lo antes posible y debe desapegarse totalmente del pecado.

Puedes encontrar el subsidio AQUÍ.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- El Papa Francisco tuvo este sábado un encuentro con los líderes de la Iglesia Ortodoxa de Grecia, lideradas por Su Beatitud Jerónimo II, a quienes dirigió un discurso en el que animó a seguir trabajando para lograr la unidad de los cristianos.

A continuación el discurso completo del Papa Francisco.

Beatitud:

«Gracia y paz de parte de Dios» (Rm 1,7). Lo saludo con estas palabras del gran apóstol Pablo, las mismas con las que, mientras se encontraba en tierra griega, se dirigió a los fieles de Roma. Hoy nuestro encuentro renueva esa gracia y esa paz. Rezando ante los trofeos de la Iglesia de Roma, que son las tumbas de los apóstoles y de los mártires, me he sentido impulsado a venir aquí como peregrino, con gran respeto y humildad, para renovar esa comunión apostólica y alimentar la caridad fraterna. En este sentido deseo agradecerle, Beatitud, por las palabras que me ha dirigido y que correspondo con afecto, saludando, por medio suyo, al clero, a las comunidades monásticas y a todos los fieles ortodoxos de Grecia.

Hace cinco años nos encontramos en Lesbos, en la emergencia de uno de los dramas más grandes de nuestro tiempo, el de tantos hermanos y hermanas migrantes que no pueden ser dejados en la indiferencia y vistos sólo como una carga que hay que gestionar o, todavía peor, que hay que delegar a otro. Ahora volvemos a encontrarnos para compartir la alegría de la fraternidad y mirar al Mediterráneo que nos rodea no sólo como un lugar que preocupa y divide, sino también como un mar que nos une. Hace un tiempo recordé los olivos centenarios que aúnan estas tierras. Volviendo a evocar estos árboles que nos vinculan, pienso en las raíces que compartimos: son subterráneas, están escondidas, a menudo descuidadas, pero existen y lo sostienen todo. ¿Cuáles son nuestras raíces comunes que han atravesado los siglos? Son las raíces apostólicas. San Pablo las ponía de manifiesto recordando la importancia de estar «edificados sobre el cimiento de los apóstoles» (Ef 2,20). Estas raíces, que han crecido de la semilla del Evangelio, comenzaron a dar grandes frutos precisamente en la cultura helénica, pienso en tantos Padres y en los primeros grandes Concilios ecuménicos.

Lamentablemente, después hemos crecido alejados: nos han contaminado venenos mortales, la cizaña de la sospecha aumentó la distancia y dejamos de cultivar la comunión. San Basilio Magno afirmó que los verdaderos discípulos de Cristo están «modelados solamente en base a lo que ven en Él» (Moralia, 80,1). Con vergüenza —lo reconozco por la Iglesia católica— acciones y decisiones que tienen poco o nada que ver con Jesús y con el Evangelio, basadas más bien en la sed de ganancias y de poder, han hecho marchitar la comunión. De este modo hemos dejado que la fecundidad estuviera amenazada por las divisiones. La historia tiene su peso y hoy aquí siento la necesidad de renovar la súplica de perdón a Dios y a los hermanos por los errores que han cometido tantos católicos. Pero es un gran consuelo la certeza de saber que nuestras raíces son apostólicas y que, no obstante las distorsiones del tiempo, la planta de Dios crece y da frutos en el mismo Espíritu. Y es una gracia que reconozcamos los unos los frutos de los otros y que juntos agradezcamos al Señor por ello.

El fruto final del árbol de olivo es el aceite, ese aceite que tiempo atrás se contenía en preciosos vasos y recipientes, que abundan entre los tesoros arqueológicos de este país. El aceite ha proporcionado la luz que iluminó las noches de la antigüedad. Durante milenios fue el «sol líquido, el primer misterioso estado de la llama de las lámparas» (C. BOUREUX, Les plantes de la Bible et leur symbolique, París 2014, 65). A nosotros, querido hermano, el aceite nos evoca al Espíritu Santo, que dio a luz a la Iglesia. Sólo Él, con su esplendor que no conoce el ocaso, puede disipar las oscuridades e iluminar los pasos de nuestro camino.

Sí, porque el Espíritu Santo es, sobre todo, aceite de comunión. En la Escritura se habla del aceite que hace brillar el rostro del hombre (cf. Sal 104,15). Cuánto se necesita hoy reconocer el valor único que resplandece en todo hombre, en cada hermano. Reconocer esta característica común de la humanidad es el punto de partida para edificar la comunión. Pero, lamentablemente —como ha escrito un gran teólogo—, «la comunión parece tocar una cuerda sensible», un tema delicado, no sólo en la sociedad, sino a menudo también entre los discípulos de Jesús «en un mundo cristiano nutrido de individualismo y de rigidez institucional». Con todo, si las tradiciones propias y las especificidades de cada uno llevan a atrincherarse y a tomar distancia de los demás, si «la alteridad no es algo cualificado por la comunión, difícilmente se puede dar vida a una cultura adecuada» (I. ZIZIOULAS, Comunione e alterità, Roma 2016, 16). En cambio, la comunión entre los hermanos trae consigo la bendición divina. Los Salmos la comparan con un «perfume precioso que se derrama sobre la cabeza, que desciende sobre la barba» (Sal 133,2). El Espíritu que se derrama en las mentes nos impulsa en efecto a una fraternidad más intensa, a estructurarnos en la comunión. Por eso, no nos tengamos miedo, ayudémonos a adorar a Dios y a servir al prójimo, sin hacer proselitismo y respetando plenamente la libertad de los demás, porque —como escribió san Pablo— «donde está el Espíritu del Señor hay libertad» (2 Co 3,17). Rezo para que el Espíritu de caridad venza nuestras resistencias y nos haga constructores de comunión, porque «si el amor logra expulsar completamente al temor y éste, transformado, se convierte en amor, entonces veremos que la unidad es una consecuencia de la salvación» (S. GREGORIO DE NISA, Homilía 15, sobre el libro del Cantar de los cantares). Por otra parte, ¿cómo podemos dar testimonio al mundo de la concordia del Evangelio si nosotros cristianos todavía estamos separados? ¿Cómo podemos anunciar el amor de Cristo que reúne a las gentes, si no estamos unidos entre nosotros? Muchos pasos se han realizado para encontrarnos. Invoquemos al Espíritu de comunión para que nos impulse en sus caminos y nos ayude a fundar la comunión no en base a cálculos, estrategias y conveniencias, sino sobre el único modelo al que hemos de mirar: la Santísima Trinidad.

En segundo lugar, el Espíritu es aceite de sabiduría. Él ungió a Cristo y desea inspirar a los cristianos. Dóciles a su sabiduría humilde, crecemos en el conocimiento de Dios y nos abrimos a los demás. Quisiera en este sentido expresar mi reconocimiento por la importancia que da esta Iglesia ortodoxa, heredera de la primera gran inculturación de la fe —la inculturación con la cultura helénica— a la formación y a la preparación teológica. También quisiera recordar la fructífera colaboración en el ámbito cultural entre la Apostolikí Diakonía de la Iglesia de Grecia —cuyos representantes tuve la alegría de encontrar en el 2019— y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, así como la importancia de los simposios intercristianos promovidos por la Facultad de Teología ortodoxa de la Universidad de Salonicco junto a la Universidad Pontificia Antonianum de Roma. Son ocasiones que nos han permitido instaurar cordiales relaciones y llevar adelante útiles intercambios entre los académicos de nuestras confesiones. Agradezco además la activa participación de la Iglesia ortodoxa de Grecia en la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico. ¡Que el Espíritu nos ayude a proseguir con sabiduría en estos caminos!

Por último, el mismo Espíritu es aceite de consolación, Paráclito que está cerca de nosotros, bálsamo del alma, curación de nuestras heridas. Él ha consagrado a Cristo con la unción para que proclamara la buena noticia a los pobres, la liberación a los cautivos, la libertad a los oprimidos (cf. Lc 4,18). Y Él todavía nos impulsa para que nos hagamos cargo de los más débiles y los más pobres, y para que su causa —primordial a los ojos de Dios— se dé a conocer al mundo. Aquí, como en cualquier otro sitio, ha sido indispensable el apoyo ofrecido a los más necesitados durante los períodos más duros de la crisis económica. Desarrollemos juntos formas de cooperación en la caridad, abrámonos y colaboremos en cuestiones de carácter ético y social para servir a los hombres de nuestro tiempo y llevarles la consolación del Evangelio. En efecto, el Espíritu nos llama, hoy más que en el pasado, a curar las heridas de la humanidad con el óleo de la caridad.

Cristo mismo pidió a los suyos, en el momento de la angustia, el consuelo de la cercanía y la oración. La imagen del aceite nos conduce así al huerto de los olivos. Dijo Jesús: «Quédense aquí y vigilen» (Mc 14,34). Su petición a los apóstoles fue en plural. También hoy desea que vigilemos y recemos. Para llevar al mundo el consuelo de Dios y sanar nuestras relaciones heridas se necesita que recemos unos por otros. Es indispensable que lleguemos «a la necesaria purificación de la memoria histórica. Con la gracia del Espíritu Santo, los discípulos del Señor, animados por el amor, por la fuerza de la verdad y por la voluntad sincera de perdonarse mutuamente y reconciliarse, están llamados a reconsiderar juntos su doloroso pasado y las heridas que desgraciadamente éste sigue produciendo también hoy» (S. JUAN PABLO II, Carta. enc. Ut unum sint, 2).

A esto nos exhorta, en particular, la fe en la Resurrección. Los apóstoles, temerosos y titubeantes, se reconciliaron con la lacerante desilusión de la Pasión cuando vieron al Señor resucitado delante de ellos. Precisamente de sus llagas, que parecían imposibles de cicatrizar, encontraron una esperanza nueva, una misericordia inaudita, un amor más grande que sus propios errores y miserias, que los transformaría en un solo Cuerpo, unido por el Espíritu en la multiplicidad de muchos miembros diferentes. Que venga sobre nosotros el Espíritu del Crucificado Resucitado, que nos conceda «una sosegada y limpia mirada de verdad, vivificada por la misericordia divina, capaz de liberar los espíritus y suscitar en cada uno una renovada disponibilidad» (ibíd.); que nos ayude a no quedarnos paralizados por la negatividad y los prejuicios del pasado, sino a mirar la realidad con ojos nuevos. Entonces, las tribulaciones de ayer dejarán espacio a las consolaciones del presente, y seremos confortados por tesoros de gracia que redescubriremos en los hermanos. Como católicos, acabamos de comenzar un itinerario para profundizar la sinodalidad y sentimos que tenemos que aprender mucho de ustedes; lo deseamos con sinceridad. Es verdad que, cuando los hermanos en la fe se acercan, se derrama en los corazones el consuelo del Espíritu.

Beatitud, querido hermano, que en este camino nos acompañen los numerosos e insignes santos de estas tierras, y los mártires, que lamentablemente hoy en el mundo son más que en el pasado. De diversas confesiones en la tierra, habitan juntos el mismo Cielo. Que intercedan para que el Espíritu, óleo santo de Dios, se infunda sobre nosotros en un renovado Pentecostés como sobre los apóstoles de los que descendemos, que encienda en nosotros el deseo de la comunión, que nos ilumine con su sabiduría y que nos unja con su consolación.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- En una de sus primeras actividades de este sábado, el Papa Francisco hizo una visita de cortesía a Su Beatitud Ieronymos II, Arzobispo ortodoxo de Atenas y de toda Grecia, con quien se encontró en la sede del arzobispado ortodoxo.

Esta visita al también primado de la Iglesia Ortodoxa autocéfala de Grecia se realiza luego del encuentro del Papa Francisco con las autoridades, sociedad civil y cuerpo diplomático; así como de la visita de cortesía a la presidenta Katerina Sakellaropoulou y de la reunión privada con el primer ministro Kyriakos Mitsotakis.

Luego de ingresar a la sede del arzobispado ortodoxo, el Santo Padre se detuvo brevemente ante una imagen de la Virgen María para entregar dos coronas del Rosario.

No es la primera vez que el Papa Francisco se encuentra con Su Beatitud Ieronymos II.

El 16 de abril de 2016, el líder ortodoxo visitó el campo de Morias, en la isla griega de Lesbos, junto al Papa Francisco y al Patriarca Ecuménico Bartolomeo para concientizar a la opinión pública sobre el problema de los refugiados.

, 04 Dic. 21 (ACI Prensa).- La Arquidiócesis de Los Ángeles, liderada por el Arzobispo José Gomez, invita este domingo 5 de diciembre a la 90° procesión y Misa en honor a la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego.

La procesión y Misa llevan por lema este año “Siempre adelante en misión y esperanza”, y se da luego de dos meses de que las imágenes de la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego peregrinarán por las parroquias de Los Ángeles.

Estos eventos sirven también para conmemorar el 490 aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego en el cerro del Tepeyac en diciembre de 1531.

La procesión comenzará a las 10:30 am. En la Our Lady of Solitude Parish en East Los Angeles, ubicada en el 4561 East Cesar Chavez Avenue.

Mons. José Gomez, también presidente del Episcopado estadounidense, celebrará la Misa a la 1:00 p.m. en el estadio del East L.A. College.

La Eucaristía será precedida por un homenaje musical a la Virgen de Guadalupe; y una ceremonia en la que un grupo de cinco estudiantes de un secundaria local entregarán una antorcha guadalupana tras correr 10 kilómetros desde la Misión San Gabriel.

La Arquidiócesis explica que esta celebración guadalupana es la procesión más antigua en Los Ángeles y fue iniciada en 1931 por católicos mexicanos que huían de la persecución religiosa durante la Guerra Cristera.

Más información en este enlace https://lacatholics.org/guadalupe/

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets