Artículos por "ACIPrensa"
3D 40 días por la vida 52 Jornada de las comunicacione sociales Aborto Abusos de ministros ACI América ACI España ACI Perfiles ACI Prensa Mundo ACI Prensa Vaticano ACI Vida y Familia ACIPrensa Adoracion Noctura Diocesana Adoración Nocturna Mexicana Adviento Agencia Zenit Agustinianos Aleteia Animacion Aniversario Aniversarios Antigua Roma Antiguo Egipto Antiguo Testamento Año 1937 Año 1942 Año 1947 Año 1949 Año 1950 Año 1956 Año 1961 Año 1962 Año 1966 Año 1981 Año 1984 Año 1994 Año 1995 Año 1997 Año 1999 Año 2000 Año 2002 Año 2003 Año 2004 Año 2006 Año 2007 Año 2009 Año 2010 Año 2011 Año 2012 Año 2014 Año 2016 Año 2017 Año de la Misericordia Año nuevo 2019 Años 20 Años 30 Apaseo el Grande Aplicaciones Android Arquidiocesis de Morelia Articulos Asamblea Diocesana de Pastoral Asamblea Diocesana de Pastoral 2017 Asamblea Diocesana de Pastoral 2018 Asamblea Diocesana de Pastoral 2019 Asesinatos de sacerdotes Atletismo Audio Aventuras Avisos Urgentes Bajío Basado en hechos reales Bautismo del Señor Bazar de la Fe Beatos de la Diocesis Belico Biblia Bien Común Biografico Boletín Caballeros de Colón Campamentos Capilla del Barrio de Santiaguito Cara a cara Cardenal Cáritas Carmelitas Casa "El Buen Pastor" Casa de Ejercicios de Atotonilco Casa de Oficios Casa de Oracion Silencio y Paz Catedral de Celaya Catequesis Celaya Celebraciones CEM Centro de Tanatologia y Psicologia de Vida AC Centro Humanitario Caminemos Juntos CEPCOM Cine epico Cine Familiar Cine religioso Cineforum Circulares CODIPAC codipaccya Colectas Colegio Mexico Colombia Columna Comedia Comisaria de Tierra Santa Comision de Medios Digitales Comonfort Comunicación Comunicado Conciertos Conferencias Congresos Congresos Eucarísticos Conoce las sectas Conociendo el Seminario Conozca Primero su Fe Conservatorio de Musica Construyendo ciudadanía para el bien común Consultoria Familiar Convivencia Coral La Purísima Cortazar Cortazar. Cristianas de hoy Cristo Cristo te llama Radio Cuaresma Cuasi-Parroquia Fray Elías del Socorro Nieves Cuasi-Parroquia San Juan Pablo II Cuentos Curia Curso Introductorio Cursos Custodia de Tierra Santa Decanato I-San Antonio Decanato II-Sagrario Catedral Decanato III-San Miguel Decanato IV-Divina Providencia Decanato IX - Dolores Hidalgo Decanato V-Apaseo el Grande Decanato VI- Juventino Rosas Decanato VII-Comonfort Decanato VIII_San Miguel Allende Decanato X-San Luis de la Paz Defensa de la Familia Deporte Desastres Naturales Descargables Devociones Día del maestro Diario de María Dibujos Animados Dimension Apostolado para Laicos Dimension Cine Radio y Television Dimension de Medios Digitales Dimension Prensa Escrita Dimension Vida Diocesis de Celaya Diócesis de Celaya Diocesis de Querétaro Diocesis de Tabasco Divina Misericordia Divorciados en Nueva Unión Documental Dolores Hidalgo Domingo de adviento Dominicas de Maria Domund Drama Edad Media Editorial El Espacio del Padre Carlitos El Evangelio de hoy El Papa El Papa en México El Papel de la Mujer en la Sociedad Actual El Sol del Bajio Elecciones Elecciones 2018 Entrevista Escolapios Evangelio Evangelio del domingo Evangelio meditado Evangelio. Eventos Fake News Fallecimientos Familia Fantastico Festejos Festivales Festividades Fiestas Patronales Formación Permanente Franciscanos Francisco Eduardo Tresguerras Fray Arturo Ríos Lara OFM Fray Elias del Socorro Nieves Frayñero Gaudete et exultate Guanajuato Guerra Civil Española Hermanas Misioneras Guadalupanas de Jesus Evangelizador Hermano Asno Historia Historias cruzadas Historico Homilías Hora de la Divina Misericordia Hora Santa Horarios de Misas Ideologia de genero Iglesia Imagenes Imagenes de la Diocesis Indulgencias Infantil Inquietud Nueva Instagram Instituto Misioneras Guadalupanas de Jesús Evangelizador Intenciones de Oración Intenciones para la Santa Misa Interseminarios Intriga Invitación Irapuato ITES Jesus cada Domingo JMJ JMJ 2019 Jornada de las comunicaciones Jóvenes Juegos Olimpicos Jueves Santo Juntos por Mexico Juventino Rosas La Hora de la Misericordia La Hora del Padre Edgar Larrea La Retama La verdad os hará libres La Voz del Pastor Laicos Las Catequesis del Papa Legionarios de Cristo León Libros Liturgia Liturgia de las Horas Madres al Frente de una Familia Mayo mes de la Virgen María MCM Mensaje del Obispo Mensajes Merkabá México Mi Nueva Catedral Miercoles de Ceniza Miniserie de TV Minutos para Dios Misa Crismal Misa de Niños Misioneras Guadalupanas de Jesus Evangelizador Movimiento Familiar Cristiano Catolico Musica Catolica Musical Navidad no al aborto No Fake News Nombramientos Noticias Novenas Obispado Obispo Obispo de Apatzingán Obispo Emerito Obispos Obituario Obras Obras de Misericordia OFM OFS Oraciones Oratorianos Ordenaciones Padre Angel Espinoza de los Monteros Padre Carlos Sandoval Padre Dante Gabriel Jiménez Muñozledo Padre Hugo Valdemar Romero Ascencion Padre Samuel Damian Pascual Padre Vidal Rodriguez Turrubiate Panamá Panegírico papa Francisco Párroco Parroquia Cristo Salvador Parroquia Divina Providencia Parroquia El Sagrario-Catedral - Celaya Parroquia Espiritu Santo - Celaya Parroquia Jesus Nazareno Parroquia La Asuncion - Dolores Hidalgo Parroquia La Asunción de María - Celaya Parroquia La Divina Providencia Parroquia La Inmaculada Concepción - Villagrán Parroquia La Resurreccion - Celaya Parroquia La Sagrada Familia - Celaya Parroquia La Santa Cruz Parroquia La Santísima Trinidad Parroquia Ntra Sra de Guadalupe - Cortazar Parroquia Ntra Sra de Guadalupe - Los Rodriguez - San Miguel Allende Parroquia Ntra Sra de los Dolores - Cañada de Caracheo Parroquia Ntra Sra de los Dolores - Dolores Hidalgo Parroquia Nuestra Señora de Fátima - Celaya Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe - Mexicanos Parroquia Nuestra Señora de la Salud - Celaya Parroquia Nuestra Señora del Carmen - Celaya Parroquia Sagrado Corazón - Celaya Parroquia Sagrado Corazón de Jesús y San Andres - Apaseo el Alto Parroquia San Antonio de Padua - Celaya Parroquia San Antonio de Padua - Dolores Hidalgo Parroquia San Felipe de Jesús - Celaya Parroquia San Francisco de Asis - Comonfort Parroquia San Francisco de Asís - Comonfort Parroquia San José - Celaya Parroquia San Jose - Cortazar Parroquia San José - Xoconoxtle - Dolores Hidalgo Parroquia San Juan Bautista - Apaseo el Grande Parroquia San Judas Tadeo Parroquia San Luis Rey Parroquia San Martín de Porres Parroquia San Miguel Arcángel - Celaya Parroquia San Miguel Arcángel - San Miguel Allende Parroquia San Pedro Apostol - Mineral de Pozos Parroquia San Pedro y San Pablo Parroquia Virgen de las Tres Ave Marías - San Luis de la Paz Parroquia Virgen de los Pobres Parroquia Virgen de los Pobres - Celaya Parroquias Parroquias Ciudad Episcopal Parroquias Foráneas Partituras Pascua Pasionistas Pastoral Campesina Pastoral de la Cultura Pastoral de la Familia Juventud Laicos y Vida Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral del Turismo Pastoral Familiar Pastoral Juvenil Pastoral Liturgica Pastoral para la Comunicación Pastoral Profetica Pastoral Social Pastoral Vocacional Paz y Bien para los Hermanos de Hoy Peliculas Peregrinacion Anual a la Montaña de Cristo Rey Peregrinaciones Periodico Redes Persecucion Religiosa Platicas Cuaresmales Poesia religiosa Politica Posada Sacerdotal 2018 Presbiterio Preseminario Procesiones Profanaciones Promocion Vocacional Provida Provincia Eclesiastica de Morelia Provincia Eclesiástica del Bajío Provincia Franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacan Proyecto Familia Unida Purisima Concepcion Quienes somos Radio en linea Radio en línea Whatsapp Radiovaticano Rectoría Cristo Rey - Apaseo el Grande Rectoria San Martin de Terreros Rectoria Santa Ana Rectoria Santa Teresita - Dolores Hidalgo Rectoria Santuario de Guadalupe - Celaya Rectoria Templo de El Carmen Rectoría Templo de San Francisco-Celaya Rectoria Tercera Orden - Dolores Hidalgo Rectorias Rectorias Ciudad Episcopal Rectorias Foráneas Reflexion del Domingo Regnum Christi Religion Religión Reportajes Representación Via Crucis Resurreción Retiros Rosa Guadalupana Rosario Viviente Sábado Santo Sacerdotes Sacerdotes Operarios Diocesanos Sacrilegios Sagrado Corazón de Jesús San Luis de la Paz San Miguel de Allende Sanación y Liberación Santa Misa Santa Misa en vivo vía TV Santuario de La Villita - Apaseo el Grande Sector Matrimonios Semana Santa Semillas para la Vida Seminario de Celaya Seminario Diocesano Seminario San Felipi Benizi Seminaristas Serie de TV Servidoras de la Palabra Servidores de la Palabra Servitas Siervos de María Siglo XIII Siglo XIX Siglo XVI Siglo XVII Siglo XX Sistema de Información del Vaticano Sitio de Jericó Slider Talleres Tarimoro Telefilm Television Catolica Templo de la Cruz - Rectoria - Celaya Templo de La Piedad - Rectoría - Celaya Templo de Los Remedios - Comonfort Templo de Maria Auxiliadora - Rectoria - Celaya Templo de San Francisco - Salvatierra Templo Tierras Negras - Celaya Toluca Toma de posesion Transmisión en directo Ubicacion Universitarios Vía Crucis Viacrucis Vicaria de Pastoral Vida Vida Consagrada Vidas de Santos Video Viernes Santo Virgen de Guadalupe Virgen Maria Visita del Papa Francisco Visitas Pastorales Celaya Vocación Vocero de la Diocesis Voto Whatsapp Yeshua Zona Norte Zona Sur

2/23/2020 03:57:00 a.m.
VATICANO, 23 Feb. 20 (ACI Prensa).- El Papa Francisco pidió a los obispos de la zona del Mar Mediterráneo que levanten “las ciudades destruidas por la violencia”, que infundan “la esperanza a quienes la han perdido”, así como también que alcen la voz para pedir a los gobiernos que “defiendan las minorías y la libertad religiosa”.

Así lo indicó el Santo Padre este domingo 23 de febrero durante su visita a la ciudad de Bari con ocasión del encuentro “Mediterráneo frontera de paz” organizado por la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) que reunió a 58 obispos procedentes de 20 países.

El Pontífice viajó esta mañana desde el helipuerto vaticano hasta la ciudad italiana de Bari y tras recorrer algunas calles de la ciudad con el papamóvil llegó hasta la Basílica de San Nicolás en donde lo esperaban los cardenales, patriarcas y obispos que participaron desde el 19 de febrero a esta iniciativa, que es el primero de este tipo en la historia.

Tras los discursos del presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Cardenal Gualtiero Bassetti; el Arzobispo de Vrhbosna y presidente de la Conferencia Episcopal de Bosnia y Herzegovina, Cardenal Vinko Puljić y el Administrador Apostólico "sede vacante" del Patriarcado Latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, el Santo Padre dirigió un discurso a los presentes.

El Papa Francisco destacó que “el anuncio del Evangelio no puede separarse del compromiso por el bien común y nos empuja a actuar como perseverantes constructores de la paz”.

“Esta es la tarea que el Señor les confía para esta amada zona del Mediterráneo: reconstruir los lazos que se han roto, levantar las ciudades destruidas por la violencia, hacer florecer un jardín donde hoy hay terrenos áridos, infundir esperanza a quienes la han perdido y exhortar a los que están encerrados en sí mismos a no temer a su hermano”, dijo el Papa.

Una vez más, Francisco advirtió que el Mar Mediterráneo se ha convertido en “cementerio” por lo que llamó a los obispos a mirar la zona del Mediterráneo “como un lugar de futura resurrección a ser protegida”.

Además, el Santo Padre invitó a alzar la voz “para pedir a los gobiernos que defiendan las minorías y la libertad religiosa” porque “la persecución, cuyas víctimas son sobre todo —pero no solo— las comunidades cristianas, es una herida que nos desgarra el corazón y no puede dejarnos indiferentes”.

“Al mismo tiempo, no aceptemos nunca que quien busca la esperanza cruzando el mar muera sin recibir ayuda o que quien viene de lejos sea víctima de explotación sexual, sea explotado o reclutado por las mafias”, pidió el Papa.

En este sentido, el Pontífice aseguró que la guerra es una locura a la cual no podemos resignarnos y reiteró que “es una verdadera locura, porque es irracional destruir casas, puentes, fábricas, hospitales, matar personas y aniquilar recursos en vez de construir relaciones humanas y económicas. Es una locura al que no podemos resignarnos, nunca: la guerra nunca puede confundirse con la normalidad, ni ser aceptada como una forma ineludible para regular las divergencias y los intereses opuestos. Nunca”.

“La guerra se presenta como el fracaso de todo proyecto humano y divino: basta con visitar un lugar o una ciudad, escenarios de conflicto, para darse cuenta de cómo, a causa del odio, el jardín se convierte en una tierra desolada e inhóspita y el paraíso terreno en un infierno”, exclamó el Papa.

De este modo, el Pontífice alertó sobre “el grave pecado de hipocresía” al referirse a “muchos países que hablan de paz y luego venden armas a los países que están en guerra. Esto se llama gran hipocresía”.

“No existe una alternativa sensata a la paz, porque cada proyecto de explotación y supremacía degrada a quien golpea y a quien es golpeado, y revela una concepción miope de la realidad, puesto que priva del futuro no sólo al otro, sino también a uno mismo”, afirmó.

Por ello, el Papa añadió que “la construcción de la paz, que la Iglesia y todas las instituciones civiles deben sentir siempre como prioridad, tiene la justicia como premisa esencial. Esta es pisoteada cuando se ignoran las necesidades de las personas y prevalecen los intereses económicos partidistas sobre los derechos de los individuos y de la comunidad”.

“En este contexto, el anuncio del Evangelio no puede separarse del compromiso por el bien común y nos empuja a actuar como perseverantes constructores de la paz. Hoy el área del Mediterráneo está amenazada por muchos focos de inestabilidad y guerra, tanto en Oriente Medio como en varios Estados del norte de África, y también entre diferentes grupos étnicos o grupos religiosos y confesionales. Tampoco podemos olvidar el conflicto, aún sin resolver, entre israelíes y palestinos, con el peligro de soluciones no equitativas y, por lo tanto, amenazantes de nuevas crisis”, advirtió el Papa.

En esta línea, el Pontífice subrayó la importante vocación del Mediterráneo que es “el mar del mestizaje, culturalmente siempre abierto al encuentro, al diálogo y a la inculturación mutua” porque “las purezas de las razas no tienen futuro” y “el mensaje del mestizaje nos dice tanto”.

“Es por esta razón que se necesita con urgencia un encuentro más vivo entre las diferentes religiones, impulsado por un respeto sincero y por una apuesta por la paz” afirmó el Papa quien deseó a los obispos “que el Señor acompañe sus pasos y bendiga su obra de reconciliación y de paz”.

Al finalizar, el Papa Francisco saludó personalmente a cada uno de los 58 obispos presentes en la Basílica de San Nicolás en Bari.

Posteriormente, el Santo Padre fue a la cripta de la Basílica, en donde rezó ante las reliquias de San Nicolás. Al terminar, saludó a cada religioso de la comunidad de dominicos que custodian la Basílica y salió al atrio de la Basílica en donde lo esperaban numerosos fieles.

Después, el Papa preside la Eucaristía dominical concelebrada por todos los obispos presentes.

2/23/2020 03:57:00 a.m.
VATICANO, 23 Feb. 20 (ACI Prensa).- El Papa Francisco se reunió con 58 obispos del Mediterráneo en la ciudad italiana de Bari para clausurar el encuentro “Mediterráneo frontera de paz”, iniciativa organizada por la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

“Por nuestra parte, hermanos, alcemos la voz para pedir a los gobiernos que defiendan las minorías y la libertad religiosa. La persecución, cuyas víctimas son sobre todo —pero no sólo— las comunidades cristianas, es una herida que nos desgarra el corazón y no puede dejarnos indiferentes. Al mismo tiempo, no aceptemos nunca que quien busca la esperanza cruzando el mar muera sin recibir ayuda o que quien viene de lejos sea víctima de explotación sexual, sea explotado o reclutado por las mafias”, advirtió el Papa.

A continuación, el discurso completo pronunciado por el Papa Francisco:

Queridos hermanos:

Me alegra encontraros y os agradezco a cada uno de vosotros el haber aceptado la invitación de la Conferencia Episcopal Italiana para participar en este encuentro que reúne a las Iglesias del Mediterráneo.

Cuando, en su momento, el cardenal Bassetti me presentó la iniciativa, la acepté inmediatamente con alegría, viendo en ella la posibilidad de iniciar un proceso de escucha y diálogo, mediante el cual contribuir a la construcción de la paz en esta zona destacada del mundo. Por esta razón, quería estar presente y dar testimonio del valor que tiene el nuevo paradigma de fraternidad y colegialidad, del cual vosotros sois expresión.

Considero significativa la decisión de celebrar este encuentro en la ciudad de Bari, tan importante por los lazos que mantiene tanto con Oriente Medio como con el continente africano, signo elocuente de cuán arraigadas están las relaciones entre pueblos y tradiciones diferentes. Además, la diócesis de Bari siempre ha mantenido vivo el diálogo ecuménico e interreligioso, trabajando incansablemente para establecer lazos de estima y de fraternidad mutua. No es casualidad que haya elegido reunirme aquí, hace un año y medio, con los responsables de las comunidades cristianas de Oriente Medio, para un momento importante de diálogo y comunión, que ayudase a las Iglesias hermanas a caminar juntas y a sentirse más cercanas.

En este contexto particular, os habéis reunido para reflexionar sobre la vocación y el destino del Mediterráneo, sobre la transmisión de la fe y la promoción de la paz. El Mare nostrum es el lugar físico y espiritual en el que se formó nuestra civilización, como resultado del encuentro de diferentes pueblos. Precisamente en virtud de su conformación, este mar obliga a las culturas y a los pueblos costeros a una proximidad constante, invitándolos a hacer memoria de lo que tienen en común y a recordar que sólo viviendo en armonía pueden disfrutar de las oportunidades que ofrece esta región desde el punto de vista de los recursos, de la belleza del territorio y de las diversas tradiciones humanas.

En nuestros días, la importancia de esta región no ha disminuido como consecuencia de las dinámicas determinadas por la globalización; al contrario, esta última ha acentuado el rol del Mediterráneo como encrucijada de intereses y acontecimientos relevantes desde un punto de vista social, político, religioso y económico. El Mediterráneo sigue siendo un área estratégica, cuyo equilibrio también manifiesta sus efectos en otras partes del mundo.

Se puede decir que sus dimensiones son inversamente proporcionales a su tamaño, lo que nos lleva a compararlo, más que a un océano, a un lago, como ya lo hizo Giorgio La Pira. Llamándolo “el gran lago de Tiberíades”, sugirió una analogía entre el tiempo de Jesús y el nuestro, entre el ambiente en que Él se movía y el que viven los pueblos que hoy lo habitan. Y así como Jesús obraba en un contexto heterogéneo de culturas y creencias, nos situamos en un marco multiforme y poliédrico, golpeado por divisiones y desigualdades, lo que aumenta su inestabilidad. En este epicentro de profundas líneas de ruptura y de conflictos económicos, religiosos, confesionales y políticos, estamos llamados a ofrecer nuestro testimonio de unidad y paz. Lo hacemos a partir de nuestra fe y de la pertenencia a la Iglesia, preguntándonos qué contribución podemos ofrecer, como discípulos del Señor, a todos los hombres y mujeres de la zona mediterránea.

La transmisión de la fe sólo puede sacar fruto del patrimonio del que el Mediterráneo es depositario. Es un patrimonio custodiado por las comunidades cristianas, que se reaviva a través de la catequesis y la celebración de los sacramentos, la formación de conciencias y la escucha personal y comunitaria de la Palabra del Señor. De modo particular, la experiencia cristiana encuentra en la piedad popular una expresión tan significativa como indispensable: de hecho, la devoción del pueblo es principalmente una expresión de fe sencilla y genuina.

En esta región, un depósito de gran potencialidad es también el artístico, que combina los contenidos de la fe con la riqueza de las culturas y con la belleza de las obras de arte. Es un patrimonio que atrae continuamente a millones de visitantes de todo el mundo y que debe preservarse cuidadosamente, como un legado precioso que ha sido recibido “en préstamo” y que debe entregarse a las generaciones futuras.

En este contexto, el anuncio del Evangelio no puede separarse del compromiso por el bien común y nos empuja a actuar como perseverantes constructores de la paz. Hoy el área del Mediterráneo está amenazada por muchos focos de inestabilidad y guerra, tanto en Oriente Medio como en varios Estados del norte de África, y también entre diferentes grupos étnicos o grupos religiosos y confesionales. Tampoco podemos olvidar el conflicto, aún sin resolver, entre israelíes y palestinos, con el peligro de soluciones no equitativas y, por lo tanto, amenazantes de nuevas crisis.

La guerra, que destina los recursos a la compra de armas y la fuerza militar, desviándolos de las funciones vitales de una sociedad, como el apoyo a las familias, a la salud y a la educación, es contraria a la razón, según la enseñanza de san Juan XXIII (cf. Carta enc. Pacem in terris, 114; 127).

En otras palabras, es una verdadera locura, porque es irracional destruir casas, puentes, fábricas, hospitales, matar personas y aniquilar recursos en vez de construir relaciones humanas y económicas. Es una locura al que no podemos resignarnos, nunca: la guerra nunca puede confundirse con la normalidad, ni ser aceptada como una forma ineludible para regular las divergencias y los intereses opuestos. Nunca.

El objetivo final de toda sociedad humana sigue siendo la paz, tanto que se puede reiterar: «No hay alternativa posible a la paz». No existe una alternativa sensata a la paz, porque cada proyecto de explotación y supremacía degrada a quien golpea y a quien es golpeado, y revela una concepción miope de la realidad, puesto que priva del futuro no sólo al otro, sino también a uno mismo.

La guerra se presenta como el fracaso de todo proyecto humano y divino: basta con visitar un lugar o una ciudad, escenarios de conflicto, para darse cuenta de cómo, a causa del odio, el jardín se convierte en una tierra desolada e inhóspita y el paraíso terreno en un infierno.

A esto yo quisiera agregar el grave pecado de hipocresía. Cuando en las convenciones internacionales, en las reuniones, muchos países que hablan de paz y luego venden armas a los países que están en guerra. Esto se llama gran hipocresía.

La construcción de la paz, que la Iglesia y todas las instituciones civiles deben sentir siempre como prioridad, tiene la justicia como premisa esencial. Esta es pisoteada cuando se ignoran las necesidades de las personas y prevalecen los intereses económicos partidistas sobre los derechos de los individuos y de la comunidad. La justicia se ve obstaculizada, además, por la cultura del descarte, que trata a las personas como si fueran cosas, y que genera y aumenta las desigualdades; así que, de modo escandaloso, en las costas del mismo mar viven sociedades de la abundancia y otras en las que muchos luchan por la supervivencia. Las innumerables obras de caridad, educación y capacitación realizadas por las comunidades cristianas contribuyen decisivamente a contrastar esta cultura. Y cada vez que las diócesis, parroquias, asociaciones, voluntarios, el voluntariado es uno de los grandes tesoros de la pastoral italiana, los voluntarios o los particulares trabajan para sostener a quienes están abandonados o necesitados, el Evangelio adquiere una nueva fuerza de atracción.

En la búsqueda del bien común —que es otro nombre de la paz— se debe asumir el criterio indicado por el mismo La Pira: dejarse guiar por las «expectativas de los pobres». Este principio —que jamás puede ser identificable en base a cálculos o a razones de conveniencia—, si se toma en serio, permite un cambio antropológico radical, que hace a todos más humanos.

Por otra parte, ¿para qué sirve una sociedad que siempre logra nuevos resultados tecnológicos, pero que se vuelve menos solidaria con quien pasa necesidad? En cambio, con el anuncio del Evangelio, nosotros transmitimos la lógica por la cual no hay últimos y nos esforzamos por garantizar que la Iglesia, a través de un compromiso cada vez más activo, sea signo de la atención privilegiada a los pequeños y los pobres, porque «los miembros que parecen más débiles son necesarios» (1 Co 12,22) y, «si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26).

Entre los que más sufren en el área del Mediterráneo, están los que huyen de la guerra o dejan su tierra en busca de una vida humana digna. El número de estos hermanos —obligados a abandonar sus seres queridos y la patria, y a exponerse a condiciones extremadamente precarias— ha aumentado a causa del incremento de los conflictos y las dramáticas condiciones climáticas y ambientales de zonas cada vez más grandes.

Es fácil predecir que este fenómeno, con su dinámica histórica, marcará profundamente la región mediterránea, por lo que los Estados y las comunidades religiosas no pueden encontrarse desprevenidos. Están involucrados los países transitados por los flujos migratorios y los de destino final, pero también los gobiernos y las iglesias de los Estados de origen de los migrantes, que con la partida de muchos jóvenes ven empobrecido su futuro.

Somos conscientes de que en diferentes contextos sociales existe un sentido de indiferencia, sentido de indiferencia e incluso de rechazo, que hace pensar en la actitud, estigmatizada en muchas parábolas evangélicas, de aquellos que se cierran en su propia riqueza y autonomía, sin darse cuenta de quién está pidiendo ayuda con palabras o simplemente con su estado de indigencia. Se abre paso una sensación de miedo que lleva a elevar las defensas frente a lo que se presenta de manera instrumentalizada como una invasión. La retórica del choque de civilizaciones sólo sirve para justificar la violencia y alimentar el odio. El incumplimiento o, en cualquier caso, la debilidad de la política y el sectarismo son causas del radicalismo y del terrorismo. La comunidad internacional se ha quedado en intervenciones militares, mientras que debería construir instituciones que garanticen la igualdad de oportunidades y lugares donde los ciudadanos tengan la posibilidad de asumir el bien común.

Por nuestra parte, hermanos, alcemos la voz para pedir a los gobiernos que defiendan las minorías y la libertad religiosa. La persecución, cuyas víctimas son sobre todo —pero no sólo— las comunidades cristianas, es una herida que nos desgarra el corazón y no puede dejarnos indiferentes. Al mismo tiempo, no aceptemos nunca que quien busca la esperanza cruzando el mar muera sin recibir ayuda o que quien viene de lejos sea víctima de explotación sexual, sea explotado o reclutado por las mafias.

Por supuesto, la hospitalidad y la integración digna son etapas de un proceso difícil; sin embargo, es impensable poder enfrentarlo levantando muros.

A mi, me da miedo cuando escucho, algún discurso de algunos líderes de las nuevas formas de populismo y me hace sentir discursos que sembraban miedo, odio, en la década de los 30 del siglo pasado.

De esta manera, más bien se impide el acceso a la riqueza que trae el otro y que siempre constituye una oportunidad de crecimiento. Cuando se renuncia al deseo de comunión, inscrito en el corazón del hombre y en la historia de los pueblos, se va en contra del proceso de unificación de la familia humana, que ya se está abriendo camino a través de mil adversidades.

La semana pasada un artista de Turín me envió un cuadro sobre la huída del Egipto, y estaba un San José, no así tranquilo como estamos acostumbrados a verlo en las estampitas, sino un San José con una actitud de un refugiado sirio, con el niño en la espalda, con dolor, no endulcen el drama del Niño Jesús cuando tenían que huir en Egipto. Lo mismo que está sucediendo hoy.

El Mediterráneo tiene una vocación peculiar en este sentido: es el mar del mestizaje, «culturalmente siempre abierto al encuentro, al diálogo y a la inculturación mutua». Las purezas de las razas no tienen futuro, el mensaje del mestizaje nos dice tanto. Mirar al Mediterráneo, por lo tanto, representa un potencial extraordinario: no dejemos que una percepción contraria se difunda a causa de un espíritu nacionalista; es decir, que los Estados menos accesibles y geográficamente más aislados sean privilegiados. Sólo el diálogo nos permite encontrarnos, superar prejuicios y estereotipos, hablarnos y conocernos mejor. El diálogo y esta palabra que he escuchado hoy, la convivencia. Una oportunidad particular, en este sentido, está representada por las nuevas generaciones, cuando se les garantiza el acceso a los recursos y se les coloca en las condiciones para convertirse en protagonistas de su camino; entonces se revelan como la savia capaz de generar futuro y esperanza. Este resultado es posible sólo cuando hay una acogida no superficial, sino sincera y compasiva, practicada por todos y en todos los ámbitos, en lo cotidiano de las relaciones interpersonales, así como en lo político e institucional, y promovida por aquellos que crean cultura y tienen una responsabilidad más relevante ante la opinión pública.

Para quien cree en el Evangelio, el diálogo no sólo tiene un valor antropológico, sino también teológico. Escuchar al hermano no es solamente un acto de caridad, sino también una forma de disponernos para oír al Espíritu de Dios, quien ciertamente actúa en el otro y habla más allá de las fronteras, donde a menudo estamos tentados a encadenar la verdad. Además, conocemos el valor de la hospitalidad: «Por ella algunos, sin saberlo hospedaron a ángeles» (Hb 13,2).

Es necesario desarrollar una teología de la acogida y del diálogo que reinterprete y vuelva a proponer la enseñanza bíblica. Puede elaborarse sólo si se hace todo lo posible por dar el primer paso y no se excluyen las semillas de la verdad que los otros también tienen. De esta manera, la comparación entre los contenidos de las diferentes religiones puede referirse no sólo a las verdades creídas, sino a temas específicos, que se convierten en puntos relevantes de toda la doctrina.

Con demasiada frecuencia, la historia ha conocido contrastes y luchas, basados en la persuasión distorsionada de que estamos defendiendo a Dios ante quien no comparte nuestra creencia. En realidad, los extremismos y los fundamentalismos niegan la dignidad del hombre y su libertad religiosa, causando una decadencia moral y alentando una concepción antagónica de las relaciones humanas. Además, es por esta razón que se necesita con urgencia un encuentro más vivo entre las diferentes religiones, impulsado por un respeto sincero y por una apuesta por la paz.

Dicho encuentro surge de la conciencia, establecida en el Documento sobre la fraternidad, firmado en Abu Dabi, de que «las enseñanzas verdaderas de las religiones invitan a permanecer anclados en los valores de la paz; a sostener los valores del conocimiento recíproco, de la fraternidad humana y de la convivencia común». Incluso, con referencia a la ayuda a los pobres y a la acogida a los migrantes, se puede lograr una colaboración más activa entre los grupos religiosos y las diferentes comunidades, de modo que el diálogo esté animado por propósitos comunes y acompañado por un compromiso activo. Los que juntos se ensucian las manos para construir la paz y la acogida, ya no podrán combatir por razones de fe, sino que recorrerán los caminos del diálogo respetuoso, de la solidaridad mutua y de la búsqueda de la unidad.

El contrario, es lo que he sentido cuando fui a Lampedusa, ese aire de indiferencia, en la isla hay acogida, después, en el mundo, la cultura de la indiferencia.  

Estos son los deseos que quiero comunicarles, queridos hermanos, al concluir el encuentro fructuoso y vivificante de estos días. Os encomiendo a la intercesión del apóstol Pablo, que cruzó por primera vez el Mediterráneo, afrontando peligros y adversidades de todo tipo para llevar a todos el Evangelio de Cristo. Que su ejemplo os muestre los caminos para continuar el compromiso alegre y liberador de transmitir la fe en nuestro tiempo.

Como envío, os entrego las palabras del profeta Isaías, para que os den esperanza y valentía, como también a vuestras respectivas comunidades. Ante la desolación de Jerusalén después del exilio, el profeta no dejó de vislumbrar un futuro de paz y prosperidad: «Reconstruirán sobre ruinas antiguas, pondrán en pie los sitios desolados de antaño, renovarán ciudades devastadas, lugares desolados por generaciones» (Is 61,4). Esta es la tarea que el Señor os confía para esta amada zona del Mediterráneo: reconstruir los lazos que se han roto, levantar las ciudades destruidas por la violencia, hacer florecer un jardín donde hoy hay terrenos áridos, infundir esperanza a quienes la han perdido y exhortar a los que están encerrados en sí mismos a no temer a su hermano. Y mirar este, que ya se convirtió en cementerio, como un lugar de futura resurrección a ser protegida. Que el Señor acompañe vuestros pasos y bendiga vuestra obra de reconciliación y de paz.

2/22/2020 10:57:00 p.m.
, 22 Feb. 20 (ACI Prensa).-  

El Obispo de la Diócesis de Córdoba (España), Mons. Demetrio Fernández, aseguró que la “enseñanza original de Jesús”, es decir, algo que no ha enseñado nadie más en toda la historia, es el mandamiento del amor a los enemigos en donde se “resume la quintaesencia del Evangelio, que consiste en tener a Dio como Padre y a tratar a todos como hermanos”.

Mons. Demetrio Fernández explicó en su carta semanal que en el Evangelio “Jesús nos enseña a poner la otra mejilla cuando te abofetean en una de ellas. Es decir, no sólo no respondas con el todo con que has sido ofendido, sino que ‘no hagáis frente al que os agravia’”, algo que “no ha enseñado nadie más en toda la historia de la humanidad”.

Según precisa esta “es una enseñanza original de Jesús que concluye: ‘Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen’”.

El Obispo de Córdoba insistió en que “en este mandamiento del amor a los enemigos Jesús nos resume la quintaesencia del Evangelio, que consiste en tener a Dios como Padre y en tratar a todos como hermanos, hijos del mismo Padre. Y puesto que todos somos limitados y pecadores, en la convivencia de unos con otros es necesario el perdón continuo, pedido con humildad y ofrecido con generosidad”.

De esta manera, “nos parecemos a nuestro Padre Dios, porque tratamos de imitar a Jesucristo, acogiendo el don del Espíritu Santo. Así podemos ser santos como nuestro Padre celestial es santo”.

Mons. Fernández explicó que “la vida cristiana no es una imitación externa de Jesucristo en cualquiera de sus virtudes. La vida cristiana consiste en dejarse mover por el Espíritu Santo, no obstaculizando su acción poderosa y fecunda, y colaborando con Él secundando sus inspiraciones”.

Subrayó que “el planteamiento ha de ser siempre desde Jesús, que nos ha prometido su Espíritu Santo, como el que irá modelando nuestro corazón al estilo del corazón de Jesús”.

En ese sentido, el Obispo de Córdoba destacó que “en las cotas del amor al prójimo, nadie apunta tan alto” como Jesús” porque en la ley de la selva, el más fuerte se come al más débil. En la ley del Talión, “ojo por ojo y diente por diente”, se establece una proporción: te hacen una, tú puedes responder haciendo otra, pero no dos o tres”.

“Ahora bien, al llegar al mandato de Jesús, el que ofende ha de ser objeto de tu amor”, aseguró el Prelado y “aquel amor que nadie puede explicar de dónde viene, ese amor es de Dios en nuestros corazones”.

“En el fondo, Jesús está haciendo un autorretrato de su propia vida. Eso es lo que él ha hecho siempre. De su corazón no brota nunca el odio ni la venganza. De su corazón sólo brota el amor. Y nos pone a su Padre Dios como referente, dándonos su Espíritu Santo como acompañante y abogado permanente”, subrayó.

Puede leer la carta íntegra AQUÍ. 

2/22/2020 07:27:00 p.m.
, 22 Feb. 20 (ACI Prensa).- La Cuaresma es un tiempo litúrgico de penitencia y conversión en la que los fieles se preparan para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo que se recuerdan en Semana Santa.

 

La Cuaresma tiene una duración de 40 días y a lo largo de este tiempo los católicos hacen un esfuerzo por mantener un ritmo y estilo de vida de verdaderos creyentes hijos de Dios.

 

A continuación presentamos cinco puntos importantes a tener en cuenta:

 

1. Las tres prácticas cuaresmales

 

La primera práctica cuaresmal es la oración, condición indispensable para el encuentro con Dios. Con ella, el cristiano dialoga con el Señor, deja que la gracia entre en su corazón y, como la Virgen María, se abre a la acción del Espíritu Santo dando una respuesta libre y generosa (Lc 1,38).

 

La segunda práctica es la mortificación que se realiza cotidianamente y sin necesidad de hacer grandes sacrificios. Con ella se ofrece a Cristo aquellos momentos que generan molestias y se acepta con humildad y alegría las adversidades.

 

La tercera práctica es la caridad y San Juan Pablo II explica que está enraizada "en lo más hondo del corazón humano: toda persona siente el deseo de ponerse en contacto con los otros, y se realiza plenamente cuando se da libremente a los demás".

 

2. El ayuno y la abstinencia

 

El ayuno consiste en ingerir una sola comida "fuerte" al día, mientras que la abstinencia consiste en no comer carne. Con ambos sacrificios se reconoce la necesidad de hacer obras por el bien de la Iglesia y en reparación de nuestros pecados.

 

En esta práctica también se dejan de lado las necesidades terrenales para redescubrir la sed de Dios. "No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mt 4,4).

 

El ayuno es obligatorio desde los 18 hasta los 59 años y no prohíbe tomar un poco de alimento por la mañana y por la noche.

 

En el caso de la abstinencia, si bien se refiere a no comer carnes, no impide el consumo de huevos, lácteos y cualquier condimento con grasa animal. La abstinencia se observa todos los viernes del año y es obligatoria desde los 14 años.

 

3. Inicio y término de la Cuaresma

 

Con el Miércoles de Ceniza comienzan los 40 días de preparación para la Pascua. Ese día el sacerdote bendice e impone las cenizas hechas de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

 

La ceniza representa un signo de humildad y le recuerda al cristiano su origen y su fin. Son impuestas haciendo la señal de la cruz en la frente y pronunciando las palabras bíblicas: «acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás» o «Conviértete y cree en el Evangelio». 

 

La Cuaresma termina en el Jueves Santo. Ese día la Iglesia conmemora la Última Cena en la que el Señor comió con sus apóstoles antes de ser crucificado el Viernes Santo.

  4. Duración de la Cuaresma 

 

La Cuaresma dura 40 días. Un número especial en la Biblia ya que el número cuatro simboliza el universo material el que, seguido de ceros significa el tiempo de la vida en la tierra, con sus pruebas y dificultades.

 

En este tiempo, los 40 días recuerdan los días que Jesús pasó en el desierto antes de comenzar su vida pública. 

 

 

5. El color litúrgico de la Cuaresma 

 

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de conversión espiritual, de preparación al misterio pascual.

2/22/2020 06:57:00 p.m.
, 22 Feb. 20 (ACI Prensa).- Arquidiócesis de Panamá realizará una colecta este Miércoles de Cenizas en todos los templos parroquiales y capillas para cubrir las necesidades de los sacerdotes ancianos y enfermos.

La Arquidiócesis de Panamá invitó el 20 de febrero a todos los fieles a aportar en la “Colecta a favor de los Sacerdotes”, cuyo aporte íntegro servirá para incrementar el “Fondo del Clero” previsto para atender las necesidades de salud de los sacerdotes, en especial, de los mayores o enfermos que “han entregado su vida al ministerio sacerdotal” y “ahora necesitan de ti”.

Mostremos el don de la gratitud para aquellos que han entregado su vida llevando el Evangelio a todos. ❤🤲#ArquiPanama pic.twitter.com/Z8ciyq6New

— Arquidiócesis de Pmá (@ArquiPanama) February 20, 2020

“Es una realidad que todos los sacerdotes, como todo ser humano, requieren de atención médica, por lo que juntos debemos procurar afrontar estos gastos médicos”, dijo Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de Panamá.

También señaló que con la colecta buscan “motivar responsablemente” a los fieles “para que sean solidarios y corresponsables con sus pastores”.

Por ello, exhortó a toda la comunidad religiosa, grupos apostólicos y movimientos a que sensibilicen a las comunidades parroquiales “sobre el don de la gratuidad con los sacerdotes ancianos y enfermos, que durante su vida ministerial han participado en la obra del Creador”.

Por “justicia cristiana estamos comprometidos a proveerles la cobertura integral para atender sus necesidades que son muy especiales y específicas en esa etapa de la vida”, agregó.

La Arquidiócesis también recordó a todos los fieles que “Dios bendice al dador alegre”.

 

2/22/2020 03:57:00 a.m.
VATICANO, 22 Feb. 20 (ACI Prensa).- El Papa Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos promulgar el decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión del venerable Siervo de Dios Carlo Acutis, conocido como el “ciberapóstol de la Eucaristía” porque fue un adolescente que ofreció su enfermedad por la Iglesia y que utilizó su pasión por la informática para evangelizar y difundir el amor a la Eucaristía.

Según informó este sábado la Oficina de Prensa del Vaticano, el Santo Padre recibió el 21 de febrero al Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Becciu, y firmó los decretos que reconocen tres martirios, cuatro virtudes heroicas y tres milagros, entre los cuales se encuentra el de Acutis.

El joven laico Carlo Acutis nació el 3 de mayo de 1991 en Londres (Inglaterra), donde vivía su familia por motivos laborales, y falleció en Monza (Italia) el 12 de octubre de 2006.

En septiembre de 1991 la familia Acutis se trasladó a vivir a Milán (Italia).

Carlo recibió su Primera Comunión a los siete años y desde entonces su vida estuvo marcada por un profundo amor hacia la Eucaristía, a la que consideraba como una “autopista hacia el cielo”.

Asistía a Misa todos los días y también rezaba el Rosario, impulsado por su devoción a la Virgen María, a quien consideraba su confidente. Además, daba clases de catecismo a los niños y ayudaba a los más necesitados.

Su intensa vida espiritual lo llevó a crear lo que algunos llamaron el “kit para hacerse santo”, que estaba compuesto por la Misa, la Comunión, el Rosario, la lectura diaria de la Biblia, la confesión y el servicio a los demás.

Asimismo, Acutis desarrolló desde pequeño su talento por la informática y fue considerado un genio por los adultos que lo conocían.

Así, unió su afición por la informática con su celo evangelizador, y creó exposiciones virtuales sobre temas de fe. Una de las más destacadas la realizó cuando tenía 14 años y trataba sobre los milagros eucarísticos en todo el mundo.

Cuando descubrió que tenía leucemia, Acutis ofreció sus sufrimientos por el Papa y la Iglesia Católica. Murió el 12 de octubre de 2006 en la fiesta de la Virgen del Pilar, a la edad de 15 años.

Sus restos mortales reposan en el Santuario della Spogliazione (Despojo), el lugar donde San Francisco de Asís lo dejó todo para seguir al Señor.

En el año 2007 el periodista del diario vaticano L'Osservatore Romano, Nicola Gori, publicó el libro “Eucaristía. Mi autopista para el cielo: Biografía de Carlo Acutis” y en el 2016 presentó el texto “Un genio de la informática en el cielo: Biografía de Carlo Acutis”.

La fase diocesana de su causa de beatificación fue abierta el 15 de febrero de 2013 y concluyó el 24 de noviembre de 2016. Estuvo a cargo de la Arquidiócesis de Milán.

El 14 de noviembre de 2019 se reunió la Consulta Médica de la Congregación para las Causas de los Santos, fecha en la que los peritos médicos expresaron el dictamen positivo respeto a un posible milagro atribuido a la intercesión del Venerable Carlo Acutis.

En aquel entonces, el postulador de la causa de beatificación de Carlo Acutis, Nicola Gori, afirmó en declaraciones a ACI Stampa - agencia en italiano del Grupo ACI- que el dicasterio vaticano había recibido el dossier de “un presunto milagro ocurrido en Brasil de un niño”.

Por su parte, el Obispo de Asís–Nocera Umbra–Gualdo Tadino, Mons. Domenico Sorrentino, dijo que “se espera que la beatificación no sea lejana” y añadió que “seguimos rezando para que el Señor quiera glorificar pronto a su siervo, alentando el camino de santidad de toda la Iglesia, especialmente de los jóvenes”.

2/21/2020 10:57:00 p.m.
Washington D.C., 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- Catholic Relief Services (CRS), organización de caridad creada por los obispos de Estados Unidos, invita a participar en su emblemática campaña “Plato de Arroz” 2020 con el fin de seguir ayudando a mejorar la alfabetización y nutrición en Honduras.

La campaña de CRS “Plato de Arroz” es una campaña estadounidense de solidaridad católica con más de 40 años de existencia y que trabaja con todas las diócesis del país. El 25% de todos los donativos permanecen en la diócesis local y el resto se destina para ayudar a las personas más pobres y vulnerables en el exterior.

Este año los fondos del programa estarán destinados, en gran parte, a las necesidades en Honduras, uno de los países con los niveles más altos de desigualdad económica en toda la región de América Latina, según información del Banco Mundial en 2016.

Prueba de ello es que el Instituto Nacional de Estadística detectó hace unos años que en el Departamento de Intibucá, el 56.7% de los niños en edad escolar viven en la pobreza y muchos luchan con la inseguridad alimentaria. A nivel nacional, el 23% de los niños menores de 5 años padecen desnutrición crónica, mientras que en Intibucá la cifra es del 48%. Además, en 2014 el Ministerio de Educación de Honduras estimó que de cada 100 estudiantes que ingresan al primer grado, solo 22 terminan el noveno grado a tiempo.

Olga Canela, experta en educación y nutrición de CRS, explicó en una entrevista concedida a ACI Prensa la forma en que la organización trabaja con las comunidades más pobres del país.

“En Honduras trabajamos con el acceso al agua, agricultura, educación. En los últimos cinco años, hemos visto que los niveles de educación son bastante bajos. Estamos trabajando para que las personas puedan tener mayor acceso a la educación. Otro problema es el de la pobreza: Cerca del 23% de la población está en pobreza extrema y en algunos departamentos se puede llegar al doble”, explicó en entrevista con ACI Prensa.

La especialista explicó que con Plato de Arroz se busca “motivar a todos los católicos a que se comprometan con nuestro trabajo de ayuda humanitaria y puedan ayudar con sus donaciones afuera de los Estados Unidos”.

Comentó que cuentan con varias actividades y programas “para cubrir la necesidad básica del hambre”, y que suelen “proveer gratuitamente de alimentos a niños en edad escolar para que tengan una merienda en la mañana y un almuerzo fuerte”. 

Asimismo, destacó que hay “otros programas para ayudar a los agricultores, para que ellos puedan mejorar sus ingresos y puedan trabajar mejor la tierra”. 

“Muchos productores cafeteros han aprendido cómo manejar el suelo para resistir la sequía y utilizar otros tipos de café más resistentes”, añadió.

Entre 2016 y 2019, la organización católica obtuvo resultados positivos en su lucha contra la pobreza hondureña gracias al financiamiento del McGovern-Dole Food for Education Program de los Estados Unidos.

Entre sus logros logró aumentar en 7.4% las tasas de alfabetización para los estudiantes de segundo grado entre 2016-2018, otorgó 26.582.737 comidas escolares diarias a 50.000 estudiantes, 17.800 padres voluntarios recibieron raciones para llevar a casa, 2.3 millones de dólares de inversiones del sector público y privado se ejecutaron gracias a la asistencia del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

También se logró rehabilitar o construir 216 instalaciones escolares, unos 11.833 estudiantes recibieron material educativo y útiles escolares, 1.260 maestros sustitutos voluntarios fueron capacitados, 31.731 escuelas recibieron útiles y materiales escolares, y 1.134 maestros y administradores escolares fueron capacitados.

Al final de la entrevista, Canela dijo que la campaña actual es de suma importancia “porque a través de ella podemos acceder a más fondos para llegar a más familias”.

“Como Iglesia Católica, trabajamos para ayudar y cubrir las necesidades de los más vulnerables sin importar credo ni religión. Trabajamos sobre esa base y bajo alianzas estratégicas con otras religiones”, concluyó.

Para conocer cómo apoyar a Plato de Arroz desde donde te encuentres ingresa AQUÍ. 

2/21/2020 08:57:00 p.m.
Redacción Central, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- Utilizando un mediático caso de homicidio contra una mujer que esta semana puso en tela de juicio la diligencia de la Policía y la Fiscalía del Perú, el escritor Juan Manuel Robles aprovechó para decir que Santa Rosa de Lima afecta negativamente la mente de los oficiales de la policía al ser “su maestra y guía” y también la tildó de “machista y patriarcal”.   

“Bueno, yo creo que lo del caso Solsiret califica como evidencia de que el uso de Santa Rosa de Lima —un personaje virginal de la mitología católica, machista y patriarcal— como maestra y guía de la Policía Nacional tiene consecuencias jodidas en las mentes de sus oficiales”, escribió Robles el 19 de febrero en su cuenta de Twitter.

 

Bueno, yo creo que lo del caso Solsiret califica como evidencia de que el uso de Santa Rosa de Lima —un personaje virginal de la mitología católica, machista y patriarcal— como maestra y guía de la Policía Nacional tiene consecuencias jodidas en las mentes de sus oficiales.

— Juan Manuel Robles (@palidofuego111) February 19, 2020

 

Juan Manuel Robles es un escritor peruano de crónicas y literatura, docente universitario y columnista del semanario local “Hildebrandt en sus 13”. Trabajó como profesor del 2013 al 2018 en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y actualmente está ligado a los talleres que brinda el Centro Cultural de la PUCP.

El caso Solsiret, al que se refiere en su tuit, corresponde al hallazgo el último martes de los restos descuartizados de la joven estudiante de sociología y activista feminista Solsiret Rodríguez Aybar, que fue declarada desaparecida el 23 de agosto del 2016.

La principal sospechosa es su concuñada, Andrea Aguirre Concha, asesina confesa de la joven, y que está bajo resguardo policial junto con su pareja Kevin Villanueva, también sospechoso del asesinato. Aguirre es activista por los derechos humanos y según algunos medios de comunicación también es una activista feminista.

Aguirre guardó por más de cuatro años el cráneo de Solsiret hasta ser descubierta, y ocultó otros restos. Según la investigación preliminar de la policía, la necropsia indica que la víctima recibió un “golpe frontal que ha dañado parte del rostro por el lado central de la nariz”.

Los fiscales que estuvieron a cargo de la investigación desde 2016 fueron Lucila Aliaga Gamarra y María Quicaño Bautista, quienes ahora son indagadas por la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Callao por presuntas irregularidades en el caso. Los restos de Solsiret fueron encontrados luego que el fiscal Jimmy Mansilla Castañeda asumió la investigación en enero de 2019.

En medio de este contexto, el escritor Robles, de tendencia política de izquierda, publicó el tuit en contra de la Policía Nacional del Perú y su patrona Santa Rosa de Lima.

En otro tuit, cuando un usuario le pidió al escritor que no utilice a Santa Rosa en su argumentación, Robles respondió: “Meto a Santa Rosa todas las veces que me da la gana, y me cago en tu susceptibilidad católica, que está bien para tu casa pero no para discutir asuntos públicos. La Policía Nacional de un Estado Laico no puede realzar la deidad de una religión—y sus valores machistas— sobre otras”.

 

Meto a Santa Rosa todas las veces que me da la gana, y me cago en tu susceptibilidad católica, que está bien para tu casa pero no para discutir asuntos públicos. La Policía Nacional de un Estado Laico no puede realzar la deidad de una religión—y sus valores machistas— sobre otras

— Juan Manuel Robles (@palidofuego111) February 21, 2020

 

Tras la publicación de sus tuits, el escritor recibió cientos de críticas de usuarios indignados, entre ellos Ernesto Álvarez, expresidente del Tribunal Constitucional del Perú y actual decano de Derecho de la Universidad de San Martín de Porres.

Álvarez le escribió a Robles que “las evidencias nos muestran que profesores universitarios y activistas de la teoría de género pueden ser tan agresores (o asesinos) de mujeres como cualquier delincuente. Por tanto, de nada sirve inculcar la perspectiva de género, hay que trabajar en salud mental”.

 

Las evidencias nos muestran que profesores universitarios y activistas de la teoría de género pueden ser tan agresores (o asesinos) de mujeres como cualquier delincuente. Por tanto, de nada sirve inculcar la perpectiva de género, hay que trabajar en salud mental.

— Ernesto Alvarez M. (@ernestoam21) February 21, 2020

 

Una usuaria de nombre Cynthia le recriminó: “Hablas de Estado laico y metes religión donde nadie lo ha metido. Y encima violento, wow”.

“Santa Rosa no solo es la patrona de la PNP, el irrespeto que le tienes a ella refleja el que le tienes a las mujeres, después de todo, ¿eso era no?”, dijo otro usuario.

Otra persona llamada Fenix le escribió: “Qué vergüenza. Hay algo que se llama respeto y claramente usted no sabe qué es eso. Y no respeto por los católicos, que va, sino que sus palabras son grotescas para referirse a cualquiera”.

2/21/2020 08:27:00 p.m.
CIUDAD DE MÉXICO, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- El sacerdote africano Cyriaque Mounkoro destacó que frente a la persecución de los extremistas musulmanes, como Boko Haram, los católicos responden con su testimonio de amor y confianza en la oración.

En diálogo con ACI Prensa, el P. Mounkoro, nacido en Mali y que también desarrolló su labor ministerial en Nigeria, dijo que “resumo la fe y el papel de los católicos en un canto que en inglés dice ‘they will know we are christians by our love’, nos conocerán que somos cristianos por nuestro amor, por la calidad de nuestro amor”.

“Los católicos en Mali creen que con la calidad de nuestro estilo de vida de amor, de tolerancia y de perdón, podremos convertir y cambiar los corazones de estos extremistas”, señaló.

El P. Mounkoro participa del 18 al 22 de febrero en la tercera edición de la Noche de los Testigos, evento organizado por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en México, en un esfuerzo por difundir “testimonios de la iglesia necesitada y perseguida”.

La Noche de los Testigos llega este año a Ciudad de México y a los estados mexicanos de Jalisco, Aguascalientes y Estado de México.

El sacerdote africano indicó que en Mali el número de musulmanes alcanza el 94%, mientras que los católicos suman el 3% de la población.

En ese contexto, lamentó, “hay extremistas entre los musulmanes que piensan que todos deben ser musulmanes. Frente a los católicos, los cristianos, aquellos que rechazan ser parte de la religión musulmana, lo que hacen los musulmanes extremistas es matar”.

“Eso crea un conflicto terrible, que divide la sociedad en mi país, que también impide el desarrollo integral humano, educativo, económico, político”, dijo.

El P. Mounkoro señaló que “cuando yo me convierto por la fuerza no es una conversión libre, auténtica. Yo no vivo libre, no vivo contento, estable interiormente, porque me forzaron a convertirme. Hay personas que se encuentran en esta situación y la mejor manera de no morir es aceptar. Lo hacen, pero cuando se encuentran en el lugar donde hay la posibilidad de regresar a su fe, lo hacen”.

Sin embargo, la persecución y matanzas no han cesado. “Los extremistas llegan en un pueblo de noche, por sorpresa, y matan y queman todo lo que se mueve”, dijo, y amenazan con que seguirán actuando así hasta que todos “se conviertan y sean musulmanes”.

La violencia, añadió, alcanza también a aquellos musulmanes “que son abiertos, que no creen en la sharia. La sharia, en la religión musulmana, es decir que si yo mato a una persona que no es musulmana, que rechazó ser musulmana, es una acto de santidad, es un acto bueno que me lleva inmediatamente al cielo. Esa es la sharia, la ley de matar a todo el que no quiere convertirse a la religión musulmana”.

“Hay musulmanes que no creen en esta sharia, que practican la convivencia con los demás”, y a estos “los extremistas los matan también”.

El sacerdote precisó que Boko Haram, que ha jurado lealtad a los terroristas del Estado Islámico, “es un grupo pequeño, pero tiene peso porque es un grupo muy violento”.

Sin embargo, dijo, no todos los musulmanes son extremistas. “La población no debe ver a todos los musulmanes como malas personas, hay musulmanes que son extraordinarios”, dijo.

Más adelante, el sacerdote señaló que la Iglesia sospecha que Boko Haram recibe “una contribución extranjera”, pues “tiene armas que la policía y los demás no tienen, armas muy fuertes. ¿De dónde sacan estas armas? Las sacan de algún lugar, hay alguien que los está ayudando”.

El P. Mounkoro destacó luego que “la única cosa que ayuda a los malienses y a los cristianos que viven en el norte de Nigeria es la oración. Es algo que puede parecer ligero para alguien que no tiene fe, pero es la única cosa, porque yo he visto la experiencia en Nigeria y en mi país”.

El sacerdote señaló que la Iglesia en Mali ha construido un centro, llamado IFIC, Instituto de Formación Islamo-Cristiana, “donde musulmanes y cristianos vienen a aprender sobre la fe cristiana y sobre la fe musulmana, para poder vivir juntos y apoyarse”.

“La peor pobreza es la ignorancia. Cuando soy ignorante es difícil entender, comprender a los demás”, dijo el sacerdote. “Y la ignorancia está causando división y guerra en África. Entonces, la Iglesia Católica en mi país tiene este centro para formar a la población y vivir en armonía”.

El P. Mounkoro subrayó que “somos hijos del mismo Dios que es amor, que quiere que todos los seres humanos vivan en paz y felices”.

Para el sacerdote africano, el mensaje para los católicos tanto en países donde son mayoría o minoría “es el mismo”, y es “el mensaje del amor, que no debemos responder violencia con violencia, insultos por insultos. Debemos hacer la diferencia”.

2/21/2020 07:57:00 p.m.
, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- Los carnavales, celebrados días previos a la Cuaresma, tienen una fuerte relación con este tiempo de preparación. El Vicario de la parroquia Señor de la Paz en Lima (Perú), P. Marco Clavijo, nos explica el origen de estos festejos y cómo vivir bien esta alegría, acercando el corazón y el alma para el Miércoles de Ceniza.

Alrededor del mundo, diferentes carnavales se celebran entre los últimos tres días previos a Cuaresma, siendo los más conocidos los que tienen lugar en Venecia (Italia) y en Brasil. 

El P. Marco señaló a ACI Prensa que este tiempo nace en los primeros siglos, donde los católicos buscaban cambiar las fiestas paganas por otras que tuvieran relación con Jesús y la Iglesia.

El sacerdote indicó que frente a la concepción errónea que algunas personas tienen sobre la Cuaresma, que ven en el ayuno, la limosna, la penitencia y el arrepentimiento algo tedioso, los carnavales son una manera de resaltar la alegría “con la que se tiene que entrar al tiempo de Cuaresma”.

“Para que la gente no pensase mal del tiempo de Cuaresma, ‘ay qué tiempo tan feo, que tiempo tan aburrido’, los carnavales significan justamente esa alegría con la que el pueblo fiel tiene que entrar al tiempo de Cuaresma, para que no lo identifique como un tiempo en el que hay que estar tristes, un tiempo en el que tengo que pasármela llorando todo el tiempo”, indicó. 

Sin embargo, estas celebraciones han cambiado a lo largo del tiempo y actualmente se ha perdido el trasfondo católico, convirtiéndose en una fiesta que en medio de disfraces, danzas y desfiles, también ocurren muchos excesos entre los participantes, producto del alto consumo de alcohol y drogas.

Por ello, el P. Marco señaló que este tiempo, celebrado de manera correcta y enfocada en Dios, es un signo de vivir la Cuaresma con “la bendición, la alegría, la paz que Jesús nos quiere regalar en este tiempo de preparación, a la Semana Santa, al tiempo pascual”.

Los carnavales coinciden con la septuagésima, un periodo del calendario litúrgico del rito romano que comienza con el noveno domingo antes de Pascua, o el tercer domingo antes de la Cuaresma. 

Como detalla la Enciclopedia Católica, el nombre de este tiempo nace del periodo de ayuno que algunos cristianos comenzaban en Cuaresma, donde excluían los días jueves, sábados y domingos de la observancia.

El P. Marco señaló que estas fechas recuerdan que “el sufrimiento, cuando lo vivimos fuera de Dios, fuera de María, es una cosa insoportable, es un infierno en vida, pero cuando nos agarramos de Jesús y de María, las distintas dificultades, incluidas también los actos de penitencia” toman un sentido diferente.

El sacerdote hizo referencia a la frase de Santa Faustina Kowalska, “en cuanto empecé a amar el sufrimiento, dejó de ser sufrimiento para mí”, y comentó que tanto ella como todos los santos entendieron muy bien este aspecto.

“Las cosas que hacemos en la Iglesia no son una tortura, no son para aburrir a la gente que está muy contenta, al contrario, los carnavales resaltan la alegría con la que nosotros nos acercamos a Dios”, agregó. 

Finalmente, el sacerdote señaló que los fieles deben vivir de manera adecuada este tiempo, comenzando la Cuaresma preguntándose “cómo me siento realmente, con toda la sinceridad de sentimientos, si realmente estoy viviendo esa dicha con Jesús y María”.

2/21/2020 06:27:00 p.m.
, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- Próximos al Miércoles de Ceniza, la Arquidiócesis de Panamá anunció que realizará el rito de imposición de las cenizas en la Gran Terminal de Albrook y en el Aeropuerto Internacional de Tocum.

Como una expresión de la Iglesia Católica que “sale en búsqueda del prójimo”, la Arquidiócesis de Panamá enviará sacerdotes para realizar el rito de imposición de las cenizas desde las 7am hasta las 6pm en los dos terminales de transporte más importantes del país.

Participa del Rito de la Imposición de Cenizas:

📍 Terminal de transporte de Allbrook
📍 Capilla del Aeropuerto Internacional de Tocúmen

🕐 7:00 AM a 6:00 PM#ArquiPanama pic.twitter.com/1xaUoS3r1h

— Arquidiócesis de Pmá (@ArquiPanama) February 21, 2020

El Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma con un “gesto muy gráfico, la imposición de la ceniza: donde se traza una cruz sobre la frente de la persona al tiempo que se le dice: ‘Conviértete y cree en el Evangelio’”,dijo la Arquidiócesis en un comunicado.

“La ceniza recuerda que Dios formó al hombre con polvo de la tierra, a la que volveremos. En Job la ceniza simboliza dolor y penitencia. La ceniza nos recuerda gráficamente la fragilidad de esta vida”, explicó.

El trazo de la señal de la cruz significa que “nos reconocemos pequeños (‘humildad’ viene de ‘humus’, tierra), pecadores y necesitados de perdón”, añadió.

El Miércoles de Ceniza es una “llamada a la conversión, a cambiar y a creer en el Evangelio, como persona, como comunidad y como Iglesia”, concluyó.

 

2/21/2020 06:27:00 p.m.
, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- Mons. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba (España) explica en su carta semanal el sentido de la Cuaresma que se inicia con el Miércoles de Ceniza y que es un “tiempo litúrgico que nos prepara a la gran fiesta de la Pascua”, y propone “la oración, el ayuno y la limosna” para “salir renovados con este tiempo de salvación”.

Aunque puede parecer “chocante que pasemos del carnaval a la ceniza tan bruscamente”, el Prelado explica que “los carnavales han surgido como una protesta ante la penitencia que la Iglesia nos invita a realizar para preparar nuestro cuerpo y nuestra alma a la muerte y resurrección del Señor”.

Por eso, indica, “el carnaval se ha convertido así en un hecho cultural, que no tiene que ver para nada con lo religioso, más bien es antípoda del mismo”.

Mons. Fernández explica que la fecha central del calendario litúrgico es la Pascua del Señor en el que “cada año volvemos a celebrar solemnemente este acontecimiento central de la vida de Cristo: su pasión, muerte y resurrección”.

Algo que también “traemos a la memoria en cada celebración de la Eucaristía y celebramos solemnemente una vez al año”.

Para prepararnos al tiempo pascual, Mons. Fernández recuerda que la Iglesia nos da “unas pautas para quien quiera hacer el camino cuaresmal como camino de minicatecumenado que nos conduce a la renovación del bautismo en la vigilia pascual”.

Entre estas pautas se encuentra “la oración más abundante, mejor hecha. En definitiva, volvernos a Dios por la conversión de la vida y recibir de él las luces que motivan nuestro camino de vida”.

En ese sentido el Obispo de Córdoba asegura que “la oración es como la respiración del alma. Si no hay oración, no hay vida de relación con Dios”; y por eso “la Iglesia como buena madre nos recuerda y nos insiste en que volvamos a Dios, intensifiquemos nuestra relación con él, revisemos nuestra oración”.

También se propone en la oración “la lectura de la Palabra de Dios, participación más asidua en los sacramentos; penitencia y eucaristía”, así como el “rezo del rosario como oración contemplativa desde el corazón de María, que contempla los misterios de la vida de Cristo”.

“La cuaresma es una llamada al desierto para escuchar la declaración de amor por parte de Dios y ponernos en camino de combate y de penitencia”, asegura el Obispo.

“En este camino penitencial, otra pauta es el ayuno. Ayunar es privarse de algo para estar más ágil en el trato con Dios y en el servicio a los demás. Hay muchas cosas que se nos van acumulando y nos impiden el camino ligero”, apunta el Prelado.

Por eso anima “ayunar de comida para compartir con quienes no tienen ni siquiera lo elemental. Ayunar de comodidades, para no dejarnos llevar por la pereza y la acedia. Ayunar de descansos y diversiones para que no se relaje el espíritu”.

Aunque el ayuno “está de moda para otros fines no religiosos, como es el deporte o la salud”, el Obispo de Córdoba explica que “la Iglesia nos manda ayunar, con un pequeño símbolo de no comer, pero con la intención de invitarnos a privarnos de tantas cosas que nos estorban. Cosas incluso buenas y legítimas, pero que nos hacen pesada la carrera”.

Es decir, ir “ligeros de equipaje para correr el camino del amor a Dios y al prójimo”.

Como tercer elemento de esta pauta para vivir la Cuaresma, la Iglesia propone la limosna, es decir, “la generosidad con los demás. Si nos volvemos a Dios de verdad y nos privamos de lo que nos estorba, es para abrir el corazón (y el bolsillo) a los demás en tantas formas de servicio”.

“Cuaresma es tiempo de salir al encuentro de los más necesitados”, tiempo de “compartir con los pobres nuestro tiempo, nuestras cualidades, nuestro dinero” y “prolongar la misericordia de Dios, que es bueno con todos, especialmente con sus hijos más débiles”.

“Oración, ayuno, limosna. Es el trípode de la cuaresma. Entremos de lleno desde el comienzo, Dios nos sorprenderá con su gracia y podremos salir renovados con este tiempo de salvación”, aseguró.

Puede leer la carta íntegra AQUÍ. 

2/21/2020 05:12:00 a.m.
VATICANO, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- El Papa Francisco afirmó que “la ley penal” de la Iglesia “también es un instrumento pastoral”. Así lo afirmó en la mañana de este viernes 21 de febrero durante la audiencia que concedió en el Palacio Apostólico del Vaticano a los participantes en la Plenaria del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos.

Debido a ese valor de la ley penal como instrumento pastoral, el Pontífice invitó a los miembros del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos a ayudar “a reflexionar sobre una genuina formación jurídica en la Iglesia, que haga comprender la pastoralidad del derecho canónico”.

Porque “dar a conocer y aplicar las leyes de la Iglesia no es un obstáculo a la presunta ‘eficacia’ pastoral de quien quiere resolver los problemas sin el derecho, más bien garantiza la búsqueda de soluciones no arbitrarias, sino verdaderamente justas y, por ello, verdaderamente pastorales”.

“Evitando soluciones arbitrarias”, continuó el Santo Padre, “el derecho se convierte en un válido baluarte en defensa de los últimos y de los pobres, escudo protector de quien se arriesga a caer víctima de los poderosos de turno”.

Por su parte, “el Obispo debe ser consciente de que, en su Iglesia, de la cual está constituido como pasto y jefe, es también juez entre los fieles a él confiados. Pero el papel de juez tiene siempre una impronta pastoral en cuanto que culmina en la comunión entre los miembros del pueblo de Dios”.

Al contrario del legislador del Estado, explicó el Papa Francisco, “la pena canónica siempre tiene un significado pastoral, y persigue no solo una función de respeto del ordenamiento, sino también la reparación y, sobre todo, el bien del mismo culpable”.

“El fin reparador está destinado a restaurar, en la medida de lo posible, las condiciones precedentes a la violación que ha perturbado la comunión. Cada delito, de hecho, afecta a toda la Iglesia, cuya comunión ha sido violada por quien, deliberadamente, ha atentado contra ella con su comportamiento”.

Finalmente, el Papa Francisco insistió en que la pena canónica “representa un medio positivo para la realización del Reino, para reconstruir la justicia en la comunidad de fieles, llamados a una personal y común santificación”.

2/21/2020 01:12:00 a.m.
ROMA, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- El 21 de febrero de 2001, hace 19 años, San Juan Pablo II creó cardenal al entonces Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, que hizo parte del primer grupo de 43 nuevos purpurados del tercer milenio.

Años despues, el 27 de abril de 2014, el Papa Francisco declaró santos a San Juan Pablo II y San Juan XXIII, en una ceremonia histórica y sin precedentes en la que se reunió a cuatro Papas, pues en ella participó el Papa Emérito Benedicto XVI.

Juan Pablo II, quien creó 231 cardenales durante sus casi 27 años de pontificado, señaló en 2001 que “después de haber tomado en abundancia de las fuentes de la misericordia divina durante el Año Santo”, la nave de la Iglesia se aprestaba a “navegar mar adentro” de nuevo para llevar al mundo el mensaje de la salvación.

En aquella oportunidad, el Papa peregrino dijo a los nuevos cardenales que “el mundo se hace cada vez más complejo y mudable, y la viva conciencia de las discrepancias existentes produce o aumenta las contradicciones y los desequilibrios”.

“Las enormes potencialidades del progreso científico y técnico, así como el fenómeno de la globalización, que se extiende continuamente a campos nuevos, nos exigen estar abiertos al diálogo con toda persona y con toda instancia social, a fin de dar a cada uno razón de la esperanza que llevamos en el corazón”, refirió.

“Para poder afrontar adecuadamente las nuevas tareas es necesario cultivar una comunión cada vez más íntima con el Señor. El mismo color púrpura de las vestiduras que lleváis os recuerda esta urgencia".

"¿No es ese color un símbolo del amor apasionado a Cristo? Ese rojo encendido, ¿no indica el fuego ardiente del amor a la Iglesia que debe alimentar en vosotros la disponibilidad, si es necesario, incluso a dar el supremo testimonio de la sangre?”.

“Al contemplaros, el pueblo de Dios debe poder encontrar un punto de referencia concreto y luminoso que lo estimule a ser verdaderamente luz del mundo y sal de la tierra”, alentó San Juan Pablo II.

2/21/2020 12:12:00 a.m.
REDACCIÓN CENTRAL, 21 Feb. 20 (ACI Prensa).- “Tras la tristeza, espera con alegría el gozo que vendrá”, decía el benedictino San Pedro Damián, Doctor de la Iglesia. En una dura época, ayudó con sus escritos y legaciones a la reforma eclesiástica y clerical. Damián significa “el que doma su cuerpo” y su fiesta se celebra cada 21 de febrero.

“Que la esperanza te levante ese gozo, que la caridad encienda tu fervor. Así tu mente, bien saciada, será capaz de olvidar los sufrimientos exteriores y progresará en la posesión de los bienes que contempla en su interior”, decía San Pedro Damián.

El Santo nació en el 1007 en Ravena (Italia). Perdió a sus padres cuando era niño y quedó al cuidado de un hermano suyo que lo trató como esclavo. Otro hermano, arcipreste de Ravena, se compadeció y se encargó de su educación. Al sentirse como un hijo, Pedro tomó de su hermano el nombre de Damián.

San Pedro desde joven se acostumbró a la oración, vigilia, ayuno, invitaba a los pobres a su mesa y les servía personalmente. Ingresó a la vida monacal con los benedictinos de la reforma de San Romualdo.

Para dominar sus bajas pasiones, se colocaba correas con espinas (cilicio) debajo de su camisa, se azotaba y ayunaba con pan y agua. Pero su cuerpo, al no estar acostumbrado, se debilitó y empezó a sufrir de insomnio.

Es así que comprendió que estos castigos no debían ser tan severos y que la mejor penitencia es la paciencia con las penas que Dios permite que nos lleguen. Esta experiencia le sirvió más adelante para acompañar espiritualmente a otros.

Cuando murió el Abad, Pedro asumió por obediencia la dirección de la comunidad. Fundó otras cinco comunidades de ermitaños y en todos los monjes buscaba que se fomente el espíritu de retiro, caridad y humildad. De ellos surgieron Santo Domingo Loricato y San Juan de Lodi.

Varios Papas acudían a San Pedro por sus consejos. En 1057 fue ordenado Cardenal y Obispo de Ostia, aun cuando el santo siempre prefirió su vida de ermitaño. Más adelante se le concedería el deseo de volver al convento como simple monje, pero con la condición de que se le podía emplear en el servicio de la Iglesia.

Se dedicó a enviar cartas a muchos Pontífices y personas de alto rango para que se erradique la simonía, que era la compra o venta de lo que es espiritual por bienes materiales, incluyendo cargos eclesiásticos, sacramentos, sacramentales, reliquias y promesas de oración.

Escribió el “libro Gomorriano” (haciendo alusión a la ciudad de Gomorra del Antiguo Testamento) y habló en contra de las costumbres impuras de aquel tiempo. De igual manera escribía sobre los deberes de los clérigos, monjes y recomendaba la disciplina más que ayunos prolongados.

Solía decir: “Es imposible restaurar la disciplina una vez que ésta decae; si nosotros, por negligencia, dejamos caer en desuso las reglas, las generaciones futuras no podrán volver a la primitiva observancia. Guardémonos de incurrir en semejante culpa y transmitamos fielmente a nuestros sucesores el legado de nuestros predecesores”.

Era una persona severa, pero sabía tratar a los pecadores con indulgencia y bondad cuando la prudencia y caridad lo requerían. En sus ratos libres, acostumbraba hacer cucharas de madera y otros utensilios para no permanecer ocioso.

El Papa Alejandro II envió a San Pedro Damián para que resolviera un problema con el Arzobispo de Ravena, que estaba excomulgado por ciertas atrocidades que cometió. Lamentablemente el Santo llegó cuando el Prelado había fallecido, pero convirtió a los cómplices, a quienes les impuso una justa penitencia.

De regreso a Roma, cae enfermo por una aguda fiebre en un monasterio de las afueras de Faenza. Partió a la Casa del Padre el 22 de febrero de 1072. Dante Alighieri, en el canto XXI del Paraíso, coloca a San Pedro Damián en el cielo de Saturno, destinado a los espíritus contemplativos. Fue declarado Doctor de la Iglesia en 1828.

2/20/2020 09:12:00 p.m.
Washington D.C., 20 Feb. 20 (ACI Prensa).- Cincuenta de las principales organizaciones provida y profamilia de Latinoamérica enviaron una carta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para pedirle que no ceda ante las presiones que buscan deshacer las políticas provida aprobadas durante su mandato, especialmente la extensión de la “política de Ciudad de México” en 2017.

La misiva fue enviada el 14 de febrero y está firmada por el presidente de Alianza por la Familia (Honduras), Leonardo Casco Fortin. La carta también agradece a Trump por la defensa de la vida desde la concepción durante su mandato y que se evidenció en el discurso que dio en la March for Life 2020 en Washington DC.

“En nombre de muchas organizaciones provida de muchos países latinoamericanos y los presentes en la March for Life 2020, nos gustaría agradecerle por su coraje para hablar a favor del niño no nacido, tanto a nivel nacional como internacional”, inicia el texto.

Más adelante, la carta resalta los esfuerzos de Trump “y los del vicepresidente [Mike] Pence y el secretario [Mike] Pompeo, para proteger la soberanía de los estados latinoamericanos sobre nuestras leyes provida”.

“El retiro de fondos de su administración para evitar que la Organización de Estados Americanos (OEA) defienda el aborto y viole la política de Ciudad de México, fue un paso muy esperado que brinda un enorme apoyo a nuestra lucha contra la imposición de la agenda del aborto en nuestros países”, indica la carta.

La política de Ciudad de México se instauró durante el Gobierno de Ronald Reagan (1981-1989) y prohíbe el uso de los fondos provenientes del dinero de los contribuyentes para financiar las ONG que “hagan o activamente promuevan” el aborto como una forma de planificación familiar.

El 26 de marzo de 2019 el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció la ampliación de la política de Ciudad de México con nuevas restricciones, como respuesta al lobby que promueve esta práctica a través de la OEA. Una de las medidas es la plena entrada en rigor de la “Enmienda Siljander” que prohíbe el uso de fondos federales, incluida la ayuda exterior, para el lobby a favor o en contra del aborto. Pompeo también indicó que se reduciría la cantidad de dinero que Estados Unidos entrega a la OEA anualmente.

“La fuerte postura del secretario Pompeo contra la presión de la OEA para revocar nuestras leyes nacionales provida no ha tenido precedentes y ha sido muy bien recibida por nuestros países, así como su denuncia del lenguaje eufemístico sobre los derechos sexuales y reproductivos diseñados para imponer el aborto a la demanda en los países que los rechazan”, prosigue la carta.

“Les agradecemos a usted y a su administración por defender la legislación democrática y el derecho a la vida de todos los seres humanos en foros internacionales”, añade.

Finalmente, las diversas organizaciones provida y profamilia se comprometieron “a apoyar cualquier esfuerzo para lograr que nuestros países se unan a iniciativas lideradas por los Estados Unidos para proteger la vida humana en las Naciones Unidas y la OEA, como la Declaración conjunta sobre la cobertura universal de salud de la Organización Mundial de la Salud”.

“Con mucha gratitud y apoyo por su trabajo provida y el de su administración, rogamos que Dios continúe brindándole la oportunidad de hablar por aquellos que no pueden hablar por sí mismos”, concluye la carta enviada a Trump.

En declaraciones a ACI Prensa, Casco Fortin comentó que actualmente se vive “una coyuntura sumamente importante y única” debido a que “el presidente Trump ha asumido el liderazgo provida a nivel continental”.

“Gracias a su tenacidad y compromiso no ha desaprovechado el tiempo. Desde que asumió la presidencia de Estados Unidos ha debilitado la maquinaria abortista y fortalecido la cultura provida como ningún presidente antes”, afirmó Casco, quien firma la carta en la que participan 50 de los grupos provida y profamilia más importantes de habla hispana.

El presidente de Alianza por la Familia de Honduras también dijo que es momento “de aprovechar el liderazgo de Trump y esforzarnos para que nuestros gobiernos, basados en nuestra idiosincrasia, leyes y valores, apoyen su esfuerzo en los foros internacionales tales como las Naciones Unidas y la OEA”.

Finalmente, hizo un llamado a los gobiernos latinoamericanos para que “propongan políticas y acciones en favor del no nacido y la familia y a no permanecer pasivos”.

“Es un momento decisivo para nuestros países”, acotó.

Actualmente, Trump es atacado por representantes del Partido Demócrata que defienden las posturas proaborto más radicales en los Estados Unidos.  

Para ver la carta completa y los grupos firmantes ingrese AQUÍ. 

2/20/2020 08:12:00 p.m.
, 20 Feb. 20 (ACI Prensa).- Este miércoles, luego de la Audiencia General, la imagen de un hombre dando un beso en la frente al Papa Francisco dio la vuelta al mundo, el protagonista se llama Phillippe Naudin, que sufre una discapacidad psíquica y suele pedir limosna en uno de los accesos al Santuario de Lourdes, en Francia.

Phillippe fue reconocido por los voluntarios que ayudan en el santuario mariano y, según informa la prensa internacional, este francés nacido en 1971 sufre una discapacidad psíquica debido a la meningitis que lo afectó de niño y que además lo ha dejado paralizado.

En 1978, a los siete años, su madre lo llevó al Santuario de Lourdes en una peregrinación organizada por la Diócesis de Moulin. Según su testimonio, en esa ocasión se levantó por primera vez de su silla de ruedas, después de rezar a la Virgen María; y durante el retorno a casa, dijo su primera palabra: mamá.

Desde entonces, Phillippe ha mejorado y entre los 10 y 12 años asistió a la escuela Nuestra Señora de Lourdes de Vichy. Incluso, ya adulto llegó a cumplir su deseo de ser actor, participando en algunas piezas teatrales y haciendo de clown.

2/20/2020 07:12:00 p.m.
, 20 Feb. 20 (ACI Prensa).- La Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) pidió al pueblo y a los líderes políticos del país mantener la calma y sensatez frente a la suspensión de las elecciones municipales, y animó a las autoridades a deponer sus intereses particulares para centrarse en aquello que la patria necesita.

Este 16 de febrero, la República Dominicana celebró sus elecciones municipales usando por primera vez en el país el voto electrónico. Sin embargo, debido a un fallo en el sistema informático, el Consejo Central Electoral (JCE) anuló las elecciones a cuatro horas de abrirse los centros de votación.

Según señalan los medios locales, el fallo provocó que determinados partidos y candidatos no aparecieran en la pantalla de la máquina de sufragio, lo que ocasionó reclamos entre los afectados.

Las elecciones han sido reprogramadas para el 15 de marzo.

A través de un comunicado, la Conferencia Episcopal agradeció a la población por acudir desde muy temprano a las urnas para cumplir con su deber cívico, incluso si significaba viajar desde lugares lejanos.

“Lamentamos que la conducta ejemplar de nuestro pueblo se viera frustrada por los lamentables hechos que provocaron la suspensión del proceso electoral. Es indudable que lo acontecido empaña la larga tradición democrática de nuestro país”, señaló.

Las elecciones en República Dominicana se celebran de manera regular desde 1966.

Los obispos indicaron que es un momento adecuado para que los líderes políticos dejen los intereses particulares y den importancia a aquello que conviene a la patria.

“Es urgente favorecer un clima de confianza que propicie el diálogo para la búsqueda de consenso, a fin de dar cumplimiento a lo previsto por la Constitución y las leyes”, resaltaron.

Frente a la reprogramación de las elecciones, la Conferencia Episcopal pidió al pueblo y a los líderes políticos mantener la calma y la sensatez, y exhortó a la JCE aclarar prontamente los hechos que provocaron la cancelación de las elecciones.

“Invitamos al pueblo cristiano a orar con nosotros por un clima de paz, desarrollo y armonía social y así lograr la consolidación de nuestras instituciones democráticas”, concluyeron.

2/20/2020 06:42:00 p.m.
, 20 Feb. 20 (ACI Prensa).- El Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra, Mons. Sergio Gualberti, llamó a los bolivianos a colaborar para detener la propagación del dengue, pues están en alerta máxima al registrar picos muy altos de contagio.

“El Señor nos pide que seamos corresponsables en la implementación de las medidas preventivas que las autoridades de salud han planeado”, dijo Mons. Sergio Gualberti durante una reciente Misa. También llamó a “ser solidarios con los enfermos pero también a confiarlos junto con sus familias a la Virgen María”.

Asimismo, manifestó que los contagios por dengue en Bolivia y la amenaza global del coronavirus cobran una especial importancia al ocurrir en el mes de la Jornada Mundial del Enfermo, celebrada el 11 de febrero.

Según una reciente nota de prensa de la Agencia Boliviana de Información (ABI), el Ministerio de Salud de Bolivia reportó hasta hoy cinco fallecimientos por dengue, 29.915 casos sospechosos y 5.600 casos confirmados. La situación es particularmente alarmante en el departamento de Santa Cruz, pues tiene el 80% (21.961) de casos sospechosos.

"La prioridad es la salud y nosotros vamos a trasladarnos a partir de ahora a Santa Cruz para estar visitando los diferentes barrios, porque se registra un alto índice de dengue", señaló la presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, informó ABI el 19 de febrero.

Según los datos publicados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en 2019 la propagación del virus del dengue en América del Sur ha registrado 3 millones 140 mil casos de contagios, con un total de más de 1.500 muertes. 

En las primeras cuatro semanas de este año, ya ha habido más de 125 mil casos nuevos, que están en crecimiento neto, informó la agencia vaticana Fides. Por ello, las instituciones, la Iglesia y la sociedad civil de Bolivia piden a la población que colabore activamente para frenar la propagación de la enfermedad.

2/19/2020 11:12:00 p.m.
REDACCIÓN CENTRAL, 20 Feb. 20 (ACI Prensa).- "Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, pues muchas almas van al infierno porque no hay quien se sacrifique y pida por ellas", les pidió la Virgen de Fátima a Francisco, Jacinta y Lucía.

Francisco nació en 1908 y Jacinta, dos años después. Desde pequeños aprendieron a cuidarse de las malas compañías y por eso preferían estar con su prima Lucía, quien solía hablarles de Jesús. Los tres cuidaban las ovejas, jugaban y rezaban juntos.

Del 13 de mayo al 13 de octubre de 1917 la Virgen se les apareció en varias ocasiones en Cova de Iría (Potugal). Durante estos sucesos, soportaron con valentía las calumnias, injurias, malas interpretaciones, persecuciones y la prisión. Ellos decían: “Si nos matan, no importa; vamos al cielo”.

Luego de las apariciones, Jacinta y Francisco siguieron su vida normal. Lucía fue a la escuela, tal como se lo pidió la Virgen, y era acompañada por Jacinta y Francisco. De camino pasaban por la Iglesia y saludaban a Jesús Eucaristía.

Francisco, sabiendo que no viviría mucho tiempo, le decía a Lucía: “Vayan ustedes al colegio, yo me quedaré aquí con Jesús Escondido”. A la salida del colegio, las chicas lo encontraban lo más cerca posible del Tabernáculo y en recogimiento.

El pequeño Francisco era el más contemplativo y quería consolar a Dios, tan ofendido por los pecados de la humanidad. En una ocasión Lucía le preguntó: "Francisco, ¿qué prefieres más, consolar al Señor o convertir a los pecadores?" Él respondió: "Yo prefiero consolar al Señor”.

“¿No viste qué triste estaba Nuestra Señora cuando nos dijo que los hombres no deben ofender más al Señor, que está ya tan ofendido? A mí me gustaría consolar al Señor y después, convertir a los pecadores para que ellos no ofendan más al Señor." Y siguió, "Pronto estaré en el cielo. Y cuando llegue, voy a consolar mucho a Nuestro Señor y a Nuestra Señora."

Jacinta participaba diariamente de la Santa Misa y tenía gran deseo de recibir la Comunión en reparación de los pobres pecadores. Le atraía mucho el estar con Jesús Sacramentado. "Cuánto amo el estar aquí, es tanto lo que le tengo que decir a Jesús", repetía.

Cierto día, poco después de la cuarta aparición, Jacinta encontró una cuerda y acordaron partirla en tres y ponérsela a la cintura, sobre la carne, como sacrificio. Esto los hacía sufrir mucho, contaría Lucía después. La Virgen les dijo que Jesús estaba muy contento con sus sacrificios, pero que no quería que durmieran con la cuerda. Así lo hicieron.

A Jacinta se le concedió la visión de ver los sufrimientos del Sumo Pontífice. "Yo lo he visto en una casa muy grande, arrodillado, con el rostro entre las manos, y lloraba. Afuera había mucha gente; algunos tiraban piedras, otros decían imprecaciones y palabrotas", contó ella.

Por esto y otros hechos, los niños tenían presente al Santo Padre y ofrecían tres Ave María por él después de cada Rosario. Asimismo, las familias acudían a ellos para que intercedieran por sus problemas.

En una ocasión, una madre le rogó a Jacinta que le pidiera por su hijo que se había ido como el hijo pródigo. Días después, el joven regresó a casa, pidió perdón y le contó a su familia que después de haber gastado todo lo que tenía, robado y estado en la cárcel, huyó a unos bosques desconocidos.

Cuando se halló completamente perdido, se arrodilló llorando, y rezó. En eso, vio a Jacinta que lo tomó de la mano y lo condujo hasta un camino. Así pudo regresar a casa. Luego interrogaron a Jacinta si se había encontrado con el muchacho y ella dijo que no, pero que sí había rogado mucho a la Virgen por él.

El 23 de diciembre de 1918, francisco y Jacinta enfermaron de una terrible epidemia de bronco-neumonía. Francisco se fue deteriorando poco a poco durante los meses posteriores. Pidió recibir la Primera Comunión  y para ello se confesó y guardó ayuno. La recibió con gran lucidez y piedad. Luego pidió perdón a todos.

“Yo me voy al Paraíso; pero desde allí pediré mucho a Jesús y a la Virgen para que os lleve también pronto allá arriba”, le dijo a Lucía y Jacinta. Al día siguiente, el 4 de abril de 1919, partió a la casa del Padre con una sonrisa angelical.

Jacinta sufrió mucho por la muerte de su hermano. Más adelante su enfermedad se complicó. Fue llevada al hospital de Vila Nova, pero regresó a casa con una llaga en el pecho. Luego le confiaría a su prima: "Sufro mucho; pero ofrezco todo por la conversión de los pecadores y para desagraviar al Corazón Inmaculado de María".

Antes de ser llevada al hospital de Lisboa le dijo a Lucía: “Ya falta poco para irme al cielo… Di a toda la gente que Dios nos concede las gracias por medio del Inmaculado Corazón de María. Que las pidan a Ella, que el Corazón de Jesús quiere que a su lado se venere el Inmaculado Corazón de María, que pidan la paz al Inmaculado Corazón, que Dios la confió a Ella”.

Operaron a Jacinta, le quitaron dos costillas del lado izquierdo y quedó una llaga ancha como de una mano. Los dolores eran espantosos, pero ella invocaba a la Virgen y ofrecía sus dolores por la conversión de los pecadores.

El 20 de febrero de 1920 pidió los últimos sacramentos, se confesó y rogó que le llevaran el Viático porque pronto moriría, pero poco después partió a la Casa del Padre con diez años de edad. Entre las cosas que le dictó a su madrina están:

Los pecados que llevan más almas al infierno son los de la carne

Las guerras son consecuencia del pecado del mundo. Es preciso hacer penitencias para que se detengan.

No hablar mal de nadie y huir de quien habla mal.

Tener mucha paciencia porque la paciencia nos lleva al cielo.

Los cuerpos de Francisco y Jacinta fueron trasladados al Santuario de Fátima. Cuando abrieron el sepulcro de Francisco, vieron que el Rosario que le colocaron sobre su pecho estaba enredado entre los dedos de sus manos. Mientras que el cuerpo de Jacinta, 15 años después de su muerte, estaba incorrupto.

"Contemplar como Francisco y amar como Jacinta", fue el lema con el que estos dos videntes de la Virgen de Fátima fueron beatificados por San Juan Pablo II el 13 de mayo del año 2000.

El Papa Francisco los canonizó el 13 de mayo del 2017 en Fátima, dentro del marco de las celebraciones por el 100 aniversario de las Apariciones de la Virgen.

Más información AQUÍ

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets